2014: El año del gran cambio

Resumen político de un año con interesantes transformaciones para Cuba.

El 17 de diciembre de 2014 los gobiernos de Cuba y Estados Unidos anunciaron el reinicio de las relaciones diplomáticas entre ambos países

Foto: Jorge Luis Baños- IPS

Sin pronósticos de los expertos ni trascendidos que indicaran que algo sin precedentes se estaba cocinando entre las más altas esferas de Estados Unidos y Cuba, los presidentes Barack Obama y Raúl Castro dieron comienzo el 17 de diciembre de 2014 al difícil, complejo y aún incierto camino de normalización de sus relaciones. Con el anuncio del restablecimiento de vínculos diplomáticos, ambos mandatarios dieron un golpe de timón a la historia de más de medio siglo entre ambos países.

Con esa noticia que puso a Cuba en el centro noticioso mundial, la diplomacia isleña cerró un año exitoso en que consolidó sus lazos con América Latina y el Caribe; estrechó sus vínculos con China y Rusia, dos importantes aliados tradicionales y estratégicos; e inició negociaciones con la Unión Europea (UE) para un diálogo político y un eventual acuerdo de colaboración.

Para analistas, esos resultados en el escenario internacional son fruto de las transformaciones emprendidas por Castro que, aún al ritmo señalado por el propio gobernante de “sin prisa, pero sin pausa”, responden a un programa de más de 300 medidas recogidas bajo el nombre de Lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución (2011).

El plan de transformaciones entró en 2014 en su etapa de mayor complejidad económica (ver resumen económico 2014). En el plano social, persiste el desafío de elevar la calidad de vida de la población cubana, enfrentada aún al impacto de una recesión iniciada hace más de 20 años que truncó sus aspiraciones de equidad. El asunto preocupa a la Iglesia católica, que en su plan pastoral 2014-2020 se queja de que sectores amplios de población padecen “pobreza material, producto de salarios que no alcanzan para sostener dignamente a la familia”. Esa situación impacta tanto a trabajadores de nivel técnico medio como a profesionales, asegura.

Probablemente el tema resurja en los debates, durante 2015, sobre la marcha de la actualización del modelo, como parte de los preparativos del VII Congreso del gobernante Partido Comunista, único legal en el país, previsto para abril de 2016.

Reforma por dentro

Para ampliar este tema, consultar:

Ceños fruncidos en EE.UU. ante cambios en Cuba

Las reformas cubanas no creen en lágrimas

Ataque a la rigidez empresarial

Reformas cubanas a la zaga de cambios sociales

En ese contexto resalta la decisión de Castro, anunciada el 26 de septiembre, de que Marino Murillo Jorge, vicepresidente del Gobierno y jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, retomara la cartera de Economía y Planificación. La nota oficial no da mayores detalles sobre la sustitución de Adel Izquierdo, quien ocupaba hasta ese momento la cartera de economía, aunque explica que la implementación de los lineamientos “se adentra en las cuestiones complejas y profundas” que se necesitan “armonizar e integrar a un nivel superior el proceso de actualización del modelo económico y la planificación como principio de la conducción de la economía”.

Al calor de su reforzada inserción externa, Cuba espera atraer un capital foráneo entre 2.000 y 2.5000 millones de dólares para asegurar el aumento del Producto Interno Bruto (PIB), que en el año que concluye creció solo 1,3 por ciento.

Con tales aspiraciones en mente, Castro aprovechó la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), celebrada en la Habana en enero de 2014, para inaugurar la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM). Con similar fin aprobó el 29 de marzo la nueva Ley de inversiones extranjeras, que convoca  a los inversores extranjeros a operar en todos los sectores de la planificada economía cubana, menos en cuatro considerados estratégicos: salud, educación, medios de comunicación y militar. Pero aunque la bandera de Estados Unidos vuelva a ondear en territorio cubano, los potenciales inversores estadounidenses tendrán que esperar la eliminación del embargo económico y comercial para negociar con Cuba.

 

El camino del deshielo

 

En lo inmediato, la atención hacia el histórico diferendo cubano-estadounidense se movió hacia el inicio de las negociaciones para restablecer las relaciones diplomáticas, con un primer encuentro previsto para enero de 2015 en La Habana entre delegaciones de ambos países. Los dos mandatarios podrán verse frente a frente durante la Cumbre de las Américas que se celebrará el 10 y 11 de abril de este mismo año en Panamá.  Cuba fue invitada por primera vez a esa cita y Castro confirmó que asistirá.

Castro y Obama anunciaron simultáneamente, desde La Habana y Washington, la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas interrumpidas desde enero de 1961. La noticia tomó por sorpresa a la mayoría de la población de Cuba. Cada uno en su país y en horario coincidente, los dos mandatarios pusieron sus cartas sobre la mesa respecto de un proceso a todas luces complicado. El anuncio estuvo precedido de 18 meses de conversaciones secretas y una plática de 45 minutos sostenida el día 16 de diciembre por los dos gobernantes.

 

La Habana organizó una Cumbre extraordinaria del ALBA para abordar el tema del ébola

Un factor de acercamiento

Cuba fue el primer país en responder de manera inmediata con el envío de personal sanitario al llamado de la Directora General de la OMS y el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para enfrentar el virus del ébola. Más de 250 colaboradores del contingente médico Henry Reeve laboran desde octubre de 2014 en Sierra Leona, Liberia y Guinea, en seis centros de tratamiento, con favorables resultados. Entre las estrategias desarrolladas en Cuba de cara a la posibilidad de entrada del virus del ébola en América, sobresale la capacitación de cientos de miles de profesionales de la salud, no solo del país, sino también de América Latina, el Caribe y África. (Ver: El ébola podría acabar con el embargo de EE.UU. a Cuba)

Este proceso encaminado al mejoramiento de las relaciones bilaterales contó con el apoyo del Vaticano y, especialmente, del Papa Francisco. Igualmente, el Gobierno de Canadá contribuyó con la creación de facilidades para la realización del diálogo de alto nivel entre los dos países. (Ver: Bandera estadounidense vuelve  a Cuba).

Los primeros resultados de estas pláticas incluyeron la excarcelación de los tres agentes cubanos que cumplían en Estados Unidos largas condenas bajo cargos de espionaje. Antonio Guerrero, quien debía salir de prisión en 2017; Ramón Labañino, sentenciado a 30 años, y Gerardo Hernández, condenado a dos prisiones perpetuas, llegaron a la Habana en horas de la mañana del  miércoles 17. Los otros dos integrantes del grupo de “Los Cinco”, René González y Fernando González (sin lazos de parentesco), cumplieron sus sentencias y se encuentran en Cuba desde 2013 y febrero de 2014, respectivamente.

De manera simultánea fue liberado, por “razones humanitarias”, el contratista estadounidense Alan Gross, cuyo arresto y condena a 15 años, acusado de implementar planes subversivos contra Cuba, era considerado por Washington un escollo fundamental para la normalización de relaciones con La Habana. El gobierno cubano tampoco estaba dispuesto a un avance en ese sentido sin la excarcelación de sus connacionales.

Castro anunció además la excarcelación y envío a Estados Unidos de “un espía de origen cubano que estuvo al servicio de esa nación”, a quien no identificó. “De manera unilateral, como es nuestra práctica y en estricto apego a nuestro ordenamiento legal, han recibido beneficios penales los reclusos correspondientes, incluida la excarcelación de personas sobre las que el Gobierno de los Estados Unidos había mostrado interés”, añadió.


El cambio según Raúl Castro

 

En su alocución trasmitida a todo el país a las 12 del mediodía del 17 de diciembre, Castro hizo  las precisiones siguientes sobre este acercamiento.

– Disposición a sostener con Estados Unidos un diálogo respetuoso, basado en la igualdad soberana, para tratar los más diversos temas de forma recíproca, sin menoscabo a la independencia nacional y la autodeterminación de nuestro pueblo.

– Los progresos alcanzados en los intercambios sostenidos demuestran que es posible encontrar solución a muchos problemas.

– Ambos países deben aprender el arte de convivir, de forma civilizada, con sus diferencias.

– Queda por resolver el principal escollo para una relación normal: el bloqueo económico, comercial y financiero, causante de “enormes daños humanos y económicos a Cuba”.

– Es posible adoptar medidas mutuas para mejorar el clima bilateral y avanzar hacia la normalización de los vínculos bilaterales, basados en los principios del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas.

– Es posible la cooperación en los organismos multilaterales, como la Organización de Naciones Unidas.

– Las diferencias son profundas, fundamentalmente, en materia de soberanía nacional, democracia, derechos humanos y política exterior, pero por la parte cubana existe voluntad de dialogar.

– El gobierno de los Estados Unidos debería remover los obstáculos que impiden o restringen los vínculos entre los dos pueblos, las familias y los ciudadanos de ambos países, en particular los relativos a los viajes, el correo postal directo y las telecomunicaciones.

Tres días más tarde, en su discurso ante el parlamento, Castro puntualizó que la decisión de Obama de excarcelar a los tres agentes cubanos eliminó un obstáculo en las relaciones bilaterales y abundó más sobre la postura cubana:

– “El resultado de las pláticas fue posible, además, gracias a los profundos cambios ocurridos en América Latina y el Caribe, cuyos gobiernos y pueblos comparten el reclamo de una nueva política de Estados Unidos hacia Cuba”.

– Puede abrirse una nueva etapa entre los Estados Unidos y Cuba, que se inicia con el restablecimiento de relaciones diplomáticas, las cuales deberán estar basadas en las Convenciones sobre Relaciones Diplomáticas y Consulares que regulan la conducta de las Misiones Diplomáticas y Consulares y de sus funcionarios.Clausura del Pleno de la Asamblea Nacional del Poder Popular

– Cuba acudirá a los contactos de alto nivel entre ambos gobiernos con espíritu constructivo, de respeto y reciprocidad.

– Cuba espera que el Presidente de los Estados Unidos utilice con determinación sus prerrogativas ejecutivas para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo, en aquellos aspectos que no requieran la aprobación del Congreso.

– Al propio tiempo, estudiaremos el alcance y forma de aplicación de las positivas medidas ejecutivas anunciadas por el presidente Obama.

– Es alentadora su instrucción de revisar la injustificable inclusión de Cuba en la Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo Internacional.

– Desde Cuba jamás se ha organizado, financiado ni ejecutado un acto terrorista contra personas, intereses o territorio alguno de los Estados Unidos, ni se permitirá. Cada vez que se ha conocido cualquier información sobre planes terroristas contra Estados Unidos, se ha informado a su Gobierno, al cual desde hace años se ha propuesto establecer un acuerdo de cooperación en esa materia.

– Entre los gobiernos de los Estados Unidos y Cuba hay profundas diferencias que incluyen, entre otras, distintas concepciones sobre el ejercicio de la soberanía nacional, la democracia, los modelos políticos y las relaciones internacionales.

– No debe pretenderse que, para mejorar las relaciones con los Estados Unidos, Cuba renuncie a las ideas por las que ha luchado durante más de un siglo, por las que su pueblo ha derramado mucha sangre y ha corrido los mayores riesgos.

– Ambos gobiernos deben adoptar medidas mutuas para prevenir y evitar hechos que puedan afectar los progresos en la relación bilateral, basados en el respeto a las leyes y el ordenamiento constitucional de las partes.

– Las fuerzas que se oponen a la normalización de las relaciones con Cuba “harán todo lo posible por sabotear este proceso, sin descartar acciones provocativas de toda índole. Por nuestra parte primará una conducta prudente, moderada y reflexiva, pero firme”.

El cambio según Obama

 

El gobernante estadounidense defendió su nueva política con el argumento de que se trata de terminar con un enfoque obsoleto que, por décadas, fracasó en promover los intereses de su país. “A través de estos cambios, es nuestra intención crear más oportunidades para el pueblo estadounidense y para el pueblo cubano y comenzar un nuevo capítulo entre las naciones del continente americano”, indicó.

Obama señaló que no tiene la autoridad para levantar el embargo comercial que Washington impuso a La Habana hace 53 años, pero espera que el Congreso legislativo de Washington participe en “un debate honesto y serio sobre el levantamiento del embargo”.  Agregó que se revisaría  la permanencia cubana en la lista de “Estados que apoyan el terrorismo”.

Barack Obama's Cuba speechEl mandatario mencionó salud, inmigración, antiterrorismo, tráfico de drogas y respuesta a catástrofes entre los intereses compartidos en que ambos países podrían trabajar. “Cuba ha enviado a cientos de trabajadores de la salud a África a ayudar en la lucha contra el ébola y creo que los trabajadores de salud de Estados Unidos y Cuba deberían trabajar mano a mano para detener la transmisión de esta enfermedad fatal”, recalcó.

Entre los desacuerdos y diferencias figuran los asuntos relacionados con la democracia y los derechos humanos en Cuba, temas que serán planteados de manera directa. Pero yo creo que podemos hacer más para apoyar al pueblo de Cuba y promover nuestros valores a través de la participación. “Después de todo, estos 50 años han demostrado que el aislamiento no funcionó. Es hora de un nuevo enfoque”, indicó Obama.

De forma paralela, una nota informativa difundida por la Oficina del Secretario de Prensa de la Casa Blanca detalló los principales pasos previstos por el gobierno de Obama en su nueva política hacia Cuba, el primero de los cuales es el comienzo de las pláticas para reanudar los vínculos diplomáticos rotos en enero de 1961.

– Remesas: “Se efectuará un aumento de los niveles de las remesas de 500 a 2.000 dólares por trimestre para las remesas de donativos para ciudadanos cubanos (quedarán excluidos ciertos funcionarios del Gobierno o del Partido Comunista); y las remesas de donativos para proyectos humanitarios, apoyo al pueblo cubano y actividades de respaldo al desarrollo de empresas privadas en Cuba ya no requerirán una licencia específica”.

– Viajes: “Se otorgarán licencias generales a todos los viajeros autorizados que se encuentren en alguna de las siguientes categorías existentes: visitas familiares; actividades oficiales del gobierno de EE.UU., gobiernos extranjeros y determinadas organizaciones intergubernamentales; actividades periodísticas; investigación profesional y reuniones profesionales; actividades educativas; actividades religiosas; espectáculos públicos, clínicas, talleres, torneos deportivos y demás competiciones y exhibiciones; actividades de apoyo al pueblo cubano; proyectos humanitarios; actividades de fundaciones privadas o de instituciones educativas o de investigación; exportación, importación o transmisión de información o materiales informativos; y determinadas transacciones de exportación que pueden ser susceptibles de autorización conforme a las normas y pautas existentes”.

Apoyo al sector privado y campesino: “La nueva política hace que sea más fácil para las personas que viven en Estados Unidos brindar capacitación comercial a las empresas privadas cubanas y a los pequeños agricultores, además de proporcionar apoyo adicional para el crecimiento del naciente sector privado de Cuba”.

Comercio: “Los artículos que estarán autorizados para exportación incluyen ciertos materiales de construcción para la construcción privada residencial, bienes para el uso del sector privado de empresarios cubanos y equipo agrícola para los pequeños agricultores. Este cambio hará que sea más fácil que los ciudadanos cubanos tengan acceso a ciertos bienes con precios más bajos, para así mejorar su nivel de vida y obtener una mayor independencia económica del Estado”.

Transacciones financieras: “Se permitirá que las instituciones de EE.UU. abran cuentas corresponsales en instituciones financieras cubanas para facilitar el procesamiento de transacciones autorizadas. Se permitirá que los viajeros a Cuba usen tarjetas de crédito y débito de EE.UU”.

Acceso en Cuba a las comunicaciones: “Se autorizará la exportación comercial de ciertos artículos que contribuirán a la capacidad de los cubanos para comunicarse con personas en Estados Unidos y el resto del mundo. Esto incluirá la venta comercial de ciertos dispositivos de comunicaciones del consumidor, software relacionado, aplicaciones, hardware y servicios, y artículos para establecer y actualizar los sistemas relacionados con las comunicaciones”.

“Se permitirá que los proveedores de telecomunicaciones establezcan los mecanismos necesarios en Cuba, incluida la infraestructura, para proporcionar telecomunicaciones comerciales y servicios de internet, lo que mejorará las telecomunicaciones entre Estados Unidos y Cuba”.

El presidente Raúl Castro se dirigió a la nación el 17 de diciembre para anunciar sus conversaciones con Barak Obama a fin de reestablecer los diálogos bilaterales.Sanciones de Cuba en terceros países: “Las entidades que son propiedad o controladas por los EE.UU. en países terceros generalmente tendrán licencia para prestar servicios a, y participar en transacciones financieras con individuos cubanos en países terceros. Además, las licencias generales desbloquearán las cuentas de ciudadanos cubanos en bancos de EE.UU., que se hayan trasladado fuera de Cuba; permitirá que los ciudadanos de EE.UU. participen en reuniones y conferencias profesionales de países terceros relacionadas con Cuba; y permitirá que las embarcaciones extranjeras entren a los Estados Unidos después de participar en cierto comercio humanitario con Cuba, entre otras medidas”.

Sociedad civil y derechos humanos: “Estas medidas servirán para fomentar aún más los contactos personales, respaldar con mayor fuerza a la sociedad civil en Cuba y seguir mejorando el intercambio de información entre los cubanos y el flujo de información hacia y desde la isla (…) Un enfoque crítico de nuestra mayor participación incluirá un apoyo fuerte de los Estados Unidos para que haya mejores condiciones de derechos humanos y reformas democráticas en Cuba”.

 

Reacciones en ambas orillas

 

En Estados Unidos, la decisión de Obama de modificar la política hacia Cuba fue considerada una medida audaz, que recibió tanto elogios de quienes consideran que el intento de Washington de aislar a Cuba fue un fracaso total, como fuertes críticas de legisladores del opositor Partido Republicano.

Varios congresistas republicanos hicieron oír de inmediato sus críticas:

Marco Rubio, senador cubano-estadounidense del estado de Florida: El anuncio “es el último en una larga serie de intentos fallidos del presidente Obama de apaciguar a toda costa a los regímenes delincuentes”. Al asumir “la presidencia del subcomité del Hemisferio Occidental del Comité de Relaciones Exteriores del Senado haré todo lo posible para bloquear este intento peligroso y desesperado del presidente por realzar su legado a costa del pueblo de Cuba”.

Robert Menéndez, presidente saliente del Comité de Relaciones Exteriores: Washington “acaba de lanzar al régimen cubano un salvavidas económico. Con el colapso de la economía venezolana, Cuba está perdiendo a su principal benefactor, pero ahora recibirá el apoyo de Estados Unidos, la mayor democracia del mundo”.

Patrick Leahy, senador demócrata: “Hoy el presidente Obama y el presidente Raúl Castro hicieron historia”. “Quienes se aferran a una política fracasada” y se oponen “a las acciones del presidente no tienen nada que ofrecer, sino más de lo mismo. Eso no serviría ni a los intereses de Estados Unidos y su pueblo, ni a los del pueblo cubano. Es hora de un cambio”, dijo.

William LeoGrande, académico especializado en Cuba de la American University: “La decisión de Obama será saludada y aplaudida en toda América Latina. El tema de Cuba dividió profundamente a Washington del resto del hemisferio durante décadas, y esta medida… hace mucho para eliminar una fuente clave de irritación en las relaciones entre Estados Unidos y América Latina”.

Voces diversas se hicieron escuchar desde Cuba:

La normalización de relaciones crea expectativas entre la población cubanaAurelio Alonso, sociólogo: “Para nosotros los cubanos esta fecha tendrá que ser recordada por abrir la oportunidad de reconstruir un camino de desarrollo, de rescatar incluso un modelo propio de socialismo “próspero y sostenible”, e incluso como un escalón esencial para el avance de las relaciones americanas, en la nueva correlación que predomina en el continente, cuyo concierto se ve obstaculizado hoy por el diferendo en torno al reconocimiento de Cuba”.

Conferencia de Obispos Católicos de Cuba: “Agradecemos al Señor, ya en vísperas de la Navidad, que nuevos horizontes de esperanza iluminen la vida del pueblo cubano, pues la distensión y las buenas relaciones entre pueblos tan cercanos son el fundamento de un futuro prometedor”.

Hugo Cancio, empresario cubanoamericano: “Algunos de nosotros hemos trabajado muy duro por muchos años para fomentar el cambio de política entre Cuba y los Estados Unidos. Hoy es un gran día, un día histórico, el comienzo de un nuevo sueño, una nueva oportunidad para todos los cubanos”.

– Rita María García, directora del Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba: “El pueblo cubano ha anhelado por muchos años el restablecimiento de la relaciones entre Cuba y los Estados Unidos. Una política racional y de respeto había sido desmesuradamente retardada. Confiamos que, en el futuro, todos aportemos y apostemos desde nuestras instituciones, organizaciones y proyectos al bien común para nuestras naciones. Sin un esfuerzo conjunto eso no será posible.”

Roberto Veiga, Coordinador general de Cuba Posible: El restablecimientos de vínculos diplomáticos entre Cuba y Estados Unidos “significa el desate del mayor nudo que ha estrangulado las posibilidades de sostener una dinámica amplia, intensa y serena de desarrollo en Cuba. (….) Ambos países resultarán beneficiados, pero sobre todo Cuba, que podrá robustecer con equilibrio la economía y las dinámicas sociales, lo cual a su vez crearía condiciones para reformar, incluso, el modelo político”.

La oposición interna, que actúa sin reconocimiento legal en el país, recibió con criterios divididos el deshielo cubano estadounidense.

Silencio de Fidel Castro

El líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, se abstuvo de comentarios, al menos públicos, sobre el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos. Al finalizar el año, tampoco se conocía que hubiese recibido a los cinco agentes cubanos excarcelados, como se esperaba en Cuba.  Durante 2014 se le vio poco en público, aunque la prensa oficial reseñó varios encuentros privados que sostuvo, en enero, con visitantes extranjeros como el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, y los presidentes Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador), Daniel Ortega (Nicaragua), Nicolás Maduro (Venezuela) y Enrique Peña Nieto (México).  En julio también recibió a los mandatarios Vladimir Putin, de Rusia, y Xi Jinping, de China.

(Ver: Fidel Castro cumple 88 años con renovada actividad)

Elizardo Sánchez, de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, consideró que las diferencias existentes son una exageración de los medios internacionales de noticias. En todo caso, estas fuentes sitúan a Sánchez entre quienes apoyan el proceso de acercamiento, junto a José Daniel Ferrer, de la Unión Patriótica de Cuba, Martha Beatriz Roque,  Guillermo Fariñas y Miriam Leiva, entre otros.

Entre los disidentes que no estarían de acuerdo con la manera en que se presenta el cambio de política figuran Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, y Antonio González Rodiles, del proyecto Estado de Sats. Soler estima que Estados Unidos no está escuchando por igual a los disidentes que critican el proceso que a los que lo apoyan. Lo considera un “desbalance”, pese a que son mayoría los que en la oposición apoyan el cambio de rumbo de Washington.

Leiva piensa que no se trata, necesariamente, de cambiar de estrategia ante el nuevo panorama geopolítico, sino de estar a su altura. “No es un problema de cambiar métodos, es un problema de entender el momento y qué es lo más positivo para el pueblo cubano”, subraya esta activista, cofundadora de las Damas de Blanco, grupo del cual posteriormente se marginó.

En sentido general, la disidencia interna reclama un papel más protagónico tanto en el deshielo con Estados Unidos como en el diálogo con la UE, pero el gobierno cubano no ha dado muestras de ceder en este sentido e insiste en que los grupos opositores carecen de representatividad en el país. A su vez, Washington ha dejado claro que continuará apoyando a estos sectores que sitúa  como parte de la sociedad civil cubana, en tanto fuentes de la UE sostienen que su diálogo con La Habana es institucional, lo que deja al margen del proceso a la disidencia.

 

El embargo, un tema pendiente

 

Pero el fin del bloqueo, que Estados Unidos llama embargo, es un capítulo aparte que continuará obstaculizando una relación normal entre ambos países, aunque hayan restablecido sus vínculos diplomáticos. El gobierno cubano espera que el jefe de la Casa Blanca utilice con determinación sus prerrogativas ejecutivas para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo, en aquellos aspectos que no requieran la aprobación del Congreso. No obstante, Obama ha alertado que carece de autoridad para poner fin a esas sanciones, codificadas en la Ley Helms-Burton, aunque espera que el Congreso legislativo de su país participe en “un debate honesto y serio sobre el levantamiento del embargo”.

El 28 de octubre, con 188 votos a favor, al igual que el año pasado, la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) aprobó por vigésima tercera ocasión consecutiva la resolución titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”. Estados Unidos e Israel mantuvieron su tradicional voto en contra, y Palau, Islas Marshall y Micronesia se abstuvieron.

Lo nuevo en esta ocasión es que se llevó a cabo a menos de dos meses de concluir las conversaciones secretas entre Washington y La Habana y era evidente el mayor apoyo de la opinión pública estadounidense y sectores de la diáspora cubana para poner fin a las restricciones de viaje y el embargo.

A la vez, el diario The New York Times dedicó en semanas previas tres editoriales al tema del bloqueo y a la necesidad de la normalización de relaciones bilaterales.

“Por primera vez en más de medio siglo, cambios en la opinión pública estadounidense y una serie de reformas en Cuba han hecho que sea políticamente viable reanudar relaciones diplomáticas y acabar con un embargo insensato”, comentó en uno de sus textos, en tanto en otro consideró “impresionante” la cooperación cubana en la lucha contra el ébola en África.

Las manifestaciones adversas al embargo, desde esferas influyentes en Estados Unidos, han sido numerosas este año y van desde el presidente de la Cámara de Comercio, Thomas Donohue, hasta Hillary Clinton, posible candidata presidencial del gobernante Partido Demócrata en 2016.

Durante una visita a Cuba del 27 al 29 de mayo, que incluyó un encuentro con Castro, Donohue consideró que ya es “hora de eliminar las barreras políticas y trabajar por salvar nuestras diferencias” y recordó que su institución presiona desde hace años por la eliminación del embargo comercial.

El interés por una nueva política hacia Cuba abarca sectores del empresariado estadounidense y de la emigración cubana, inclusive aquellos otrora opuestos al gobierno de La Habana. Alfonso Fanjul, un multimillonario de origen cubano con ciudadanía española y negocios en Estados Unidos, visitó Cuba en dos ocasiones (abril de 2012 y febrero de 2013) para verlo todo por sí mismo.

 

Un sondeo revelador

Una encuesta realizada en enero de 2014 por consultores de los dos grandes partidos de Estados Unidos –el gobernante Demócrata y el opositor Republicano– arrojó que:

  • 63 % de los encuestados en el sudoriental estado de Florida apoyan la reanudación de relaciones y un mayor compromiso.

  • Los hombres son más favorables a la normalización (61 %) que las mujeres (51 %).

  • 52 % de quienes se identificaron como republicanos quieren un cambio en las relaciones con Cuba.

  • 62 % está a favor de que las empresas estadounidenses hagan negocios en Cuba.

  • 61 % está a favor de levantar todas las restricciones de viajes.

  • Casi 80 % está a favor de diálogos con La Habana sobre temas como contrabando y tráfico de drogas.

(Ver: Miami quiere amigarse con La Habana)

 La Usaid al desnudo

 

Mientras transcurrían las conversaciones de acercamiento entre Washington y La Habana, la agencia Associated Press (AP) de Estados Unidos divulgó el resultado de sus investigaciones sobre planes para Cuba financiados por la Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (Usaid), que restaron argumentos a la supuesta inocencia de esa institución.

El primer caso, publicado por ese medio noticioso el 3 de abril, reveló en detalle la operación ZunZuneo, una red social que la Usaid hizo funcionar entre 2009 y 2012 dirigida a los jóvenes de Cuba y que llegó a tener 40.000 suscriptores. El proyecto se financió con 1,6 millones de dólares que estaban públicamente asignados a un proyecto no especificado de la agencia en Pakistán.

Su presunto fin era desestabilizar al gobierno de Raúl Castro y provocar su caída, y dejó de funcionar cuando se quedó sin recursos. Los usuarios nunca supieron que detrás de la red estaba una agencia estadounidense vinculada al Departamento de Estado, ni que el programa suponía almacenar sus datos personales para su eventual uso futuro con fines políticos.

Un nuevo artículo de la AP divulgado el 4 de agosto documenta un segundo programa de la Usaid para “influir negativamente sobre la juventud cubana”, según advirtió en un comunicado del 6 de agosto la Directora General de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal Ferreiro. La funcionaria afirmó que este plan “pretendía convertir en actores políticos a jóvenes cubanos, previamente identificados por emisarios latinoamericanos reclutados con este fin, y organizarlos para actuar contra el gobierno cubano”.

El texto asegura que cada año el gobierno estadounidense destina alrededor de 50 millones de dólares para financiar su política subversiva contra Cuba (Ver: Cuba denuncia nuevo plan subversivo de Washington)

De acuerdo con un tercer artículo de AP, publicado el 11 de diciembre, estos dos programas operaron de manera simultánea con otro encaminado a influir en el movimiento Hip Hop para  “para ayudar a la juventud cubana a romper el bloqueo informativo” y crear “redes juveniles para el cambio social.

El director de la agencia Usaid, Rajiv Shah, renunció al cargo un día antes del anuncio del restablecimiento de las relaciones bilaterales. Peter Kornbluh, analista del Archivo de Seguridad Nacional de Estados Unidos y autor del libro Back Channel to Cuba: The Hidden History of Negotiations Between Washington and Havana, vinculó ambos hechos  y alertó que uno de los  posibles obstáculos futuros en las negociaciones entre Estados Unidos y Cuba será la “burocracia” estadounidense.

 


El frente europeo

 

A la par que tanteaba secretamente las posibilidades de acercamiento con Washington, el gobierno cubano comenzó también sus pláticas con la Unión Europea (UE) para un acuerdo de diálogo político y cooperación.  El 10 de febrero, el Consejo de Ministros de Exteriores de la UE aprobó el mandato para abrir la negociación y el 29 y 30 de abril se realizó en La Habana la primera ronda de conversaciones, en las cuales acordaron una hoja de ruta para un proceso que debe culminar en un acuerdo marco de colaboración (Ver: Mientras Washington lo piensa, Bruselas negocia con Cuba).

Las delegaciones negociadoras, encabezadas por el director general de América del Servicio Europeo de Acción Exterior de la UE, y Abelardo Moreno, viceministro cubano de Relaciones Exteriores, se reunieron por segunda ocasión en Bruselas, los días 27 y 28 de agosto. “El proceso de negociación se desarrolla con normalidad. Este segundo encuentro permitió a las partes iniciar el análisis de uno de los componentes fundamentales del acuerdo, concerniente a la cooperación y al diálogo sobre políticas sectoriales. Los intercambios entre las partes se desarrollaron de forma constructiva”, afirmaron fuentes oficiales cubanas. Los temas de comercio exterior y cooperación conformaron la agenda de trabajo de la primera y segunda rondas, aunque aún no existe un texto consolidado. Derechos humanos, sociedad civil y buena gobernanza son asuntos de un futuro acuerdo.

Las negociaciones no se han visto entorpecidas por la Posición Común que la UE adoptó en 1996 y que constituye para Cuba una injerencia en sus asuntos internos. Entre los elementos que favorecen el  buen clima en que comenzaron estas negociaciones figuran la NO imposición de condicionamientos políticos. “Si queremos negociar un acuerdo, no es muy constructivo venir con un punto inicial de condiciones e imposiciones”, comentó  Leffler, de nacionalidad sueca.

Sin embargo, el gobierno cubano pidió a mediados de diciembre aplazar de manera indefinida la tercera ronda de pláticas, que estaba prevista para el 8 y 9 de enero. La postergación causó inicialmente confusión y variadas conjeturas, pese a que un breve comunicado de la delegación (embajada) de la UE en La Habana aclaró que ambas partes se pondrían “en contacto a su debido tiempo para acordar una nueva fecha mutuamente conveniente para la próxima sesión de negociaciones”.

III Ronda de negociaciones hacia un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre la Unión Europea y Cuba.el Vice Canciller cubano Abelardo Moreno (I) conversa con el Sr. Christian Leffler (D), Director General de la Dirección de América del Servicio Europeo de Acción Exterior de la Unión Europea durante el Inicio de primera sesión conjunta de trabajo UE-Cuba, en el Salón Félix García,  en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX),  4 de marzo 2015, en La Habana, Cuba. “En un primer momento pensamos que habíamos perdido un poco de prioridad, ahora el mensaje es que no, que el Estado cubano quiere mantener equilibrio entre los dos procesos, lo que es una buena noticia para nosotros”, confió en entrevista con IPS el embajador de la UE ante La Habana, Herman Portocarero. (Ver: Diplomacia cubana con la mira en Bruselas y Washington).

Según analistas, el gobierno de Raúl Castro espera que una relación estable y amparada por un acuerdo marco como el que se busca con el bloque de 28 países ayudará a mejores negocios, pero también a la diversificación de sus relaciones económicas y comerciales ante la perspectiva de que la normalización con Estados Unidos derive en la eliminación del embargo.

Bruselas comenzó a ver con preocupación que algunas medidas anunciadas por Estados Unidos favorecen a su sector financiero, mientras que el europeo sigue sujeto a millonarias multas por la aplicación extraterritorial de la Ley Helms Burton, que codificó en 2006 el conjunto de sanciones de Washington contra Cuba y solo las puede derogar su Congreso legislativo.

Expertos como Arturo López Levy, politólogo cubano residente en Estados Unidos, advertían desde principios de año que las transformaciones llevadas a cabo por el gobierno cubano comenzaron a “abrir los apetitos empresariales norteamericanos, incluso de los cubanos acaudalados” y Europa tiene un tiempo limitado para posicionarse en Cuba antes de la arrancada empresarial estadounidense.

“Estratégicamente, Bruselas tiene también tiempo limitado para aprovechar la posición privilegiada que le confieren las circunstancias, donde EE.UU restringe a sus propias empresas competir por el mercado cubano. Sin embargo, Europa lleva cierta ventaja por los intereses estratégicos y económicos cultivados durante décadas y asociados a la presencia de sus empresas y redes de influencia dentro de Cuba.

 

Canciller español visita Cuba

El ministro de exteriores de España, José Manuel García-Margallo, visitó Cuba los días 24 y 25 de noviembre. Su agenda incluyó una reunión a puerta cerrada con empresarios de su país y encuentros con altos funcionarios cubanos.

Margallo no fue recibido por el presidente Raúl Castro, como esperaba, sino por el Primer Vicepresidente  Miguel Díaz-Canel, lo cual fue motivo de malestar para el visitante. La agenda incluyó una conferencia en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales sobre “Vivir la transición. Una visión biográfica del cambio en España” y un recorrido por La Habana Vieja, el casco histórico de la capital cubana, acompañado del historiador de la ciudad, Eusebio Leal.

Integración latinoamericana, una prioridad

 

La Habana fue sede durante 2014 de tres cumbres regionales que remarcaron el reforzamiento de la integración latinoamericana y el protagonismo de Cuba en su espacio regional.

  • CELAC: En la primera de ellas, los días 28 y 29 de enero, Castro entregó la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) a Costa Rica. A la cita acudieron los gobernantes de todos los países latinoamericanos y caribeños, salvo los de Panamá, Belice y El Salvador, los dos últimos por enfermedad. Los 30 gobernantes presentes consagraron así, además, la inserción de Cuba en América Latina, recalcaron analistas.

Castro aprovechó la ocasión para inaugurar, junto a la presidenta brasileña Dilma Rousseff y otros mandatarios que asistieron a la cita de Celac, la ampliación del puerto de Mariel y la base de contenedores de la Zona Especial de Desarrollo. La construcción de esta primera fase del estratégico proyecto contó con ayuda financiera de Brasil, en una cooperación que abarca, entre otros, temas agrícolas y de la salud.

La Declaración de La Habana, de 83 párrafos, emitida por la cumbre de la Celac  ratificó el compromiso de promover la inclusión social y el desarrollo sostenible con políticas, medidas y metas cuantificables, para universalizar “el disfrute y ejercicio de los derechos económicos, sociales y culturales”, con atención prioritaria a grupos identificados como los más vulnerables.

 

  • CARICOM-CUBA: El 8 de diciembre, los Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad del Caribe (Caricom) y la República de Cuba efectuaron la Quinta Cumbre Caricom-Cuba y conmemoraron el cuadragésimo segundo aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y los primeros cuatro Estados caribeños que habían alcanzado su independencia.

La coo­pe­ración cubana con Caricom incluye  la Operación Milagro, me­diante la cual hasta octubre de 2014 se ha­bían operado más de 118.000 pacientes ca­ribeños; la presencia de Brigadas Médicas en 12 paí­ses; el estudio psicogenético y la construcción de la pista y otras obras del aeropuerto en San Vi­cente y las Granadinas; el programa de co­laboración para el ahorro de energía en el Ca­ribe; así como la asistencia técnica en mate­rias como la reducción de riesgos de desastres. La Habana tiene 1.806 colaboradores en las 15 naciones que conforman la Caricom, de ellos 1.461 médicos y paramédicos. Además, 4.991 estudiantes caribeños se han graduado en  Cuba y actualmente otros 1.055 estudian en universidades cubanas.

El intercambio comercial está por debajo de las potencialidades y se concentra en pocas naciones y productos. Trabajar en la ampliación del comercio intrarregional y fortalecer los vínculos económico-comerciales, con vistas a resultados concretos y eficaces, es una asignatura pendiente analizada en el encuentro.

 

Sesión inaugural de La V Cumbre de la CARICOM-Cuba en el Palacio de la Revolución de La Habana, con la asistencia de mandatarios y representantes de 14 naciones caribeñas y 3 organizaciones regionales, en La Habana, Cuba 08 de  diciembre de 2014. Declaración final de la V Cumbre Caricom-Cuba     

ALBA-TCP: El 14 de diciembre, la XIII cumbre del Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) celebró en La Habana el surgimiento del ALBA, hace una década, por iniciativa del líder histórico Fidel Castro y su colega venezolano Hugo Chávez (1954-2013). En esta ocasión, Granada y San Cristóbal y Nieves se unieron al bloque integrado por Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Dominica, Antigua y Barbuda, y Santa Lucía.

En su discurso de bienvenida, Raúl Castro resaltó como logros significativos en el área social, durante el decenio transcurrido, los siguientes:

Tres millones de personas de 10 países han recuperado la visión, gracias a la Operación Milagro. Se diagnosticaron y atendieron un millón de pacientes tras la puesta en marcha del estudio clínico genético y psicosocial de personas con discapacidad.

Cinco millones de ciudadanos de 18 países de la región fueron alfabetizados mediante la aplicación del método “Yo sí puedo”. Además, 23.944 médicos integrales comunitarios de América Latina y el Caribe se han graduado gracias a programas desarrollados por el ALBA, de ellos 10.228 son de países de la Alianza.

 

Declaración final de la XIII Cumbre del Alba-TCP en La Habana

 

Aliados estratégicos

 

Rusia, China y Vietnam, aliados tradicionales de Cuba, estrecharon lazos con la nación caribeña en productivas visitas del más alto nivel durante 2014.

Vladímir Putin, presidente de la República Federativa de Rusia, quien visitó La Habana el 11 de julio, no dejó pasar la ocasión de resaltar los lazos de intercambio y cooperación de su país con varias naciones de la alianza, en un mensaje de saludo por la XIII Cumbre del Alba.

Antes de iniciar su viaje, Putin promulgó la decisión rusa de condonar el 90 por ciento de la deuda cubana con la antigua Unión Soviética. El 10 por ciento restante, 3.500 millones de dólares, serán pagados en 10 años y reinvertidos en Cuba. Desde la capital cubana, Putin viajó a Argentina, donde se entrevistó el 12 con la presidenta Cristina Kirchner, y luego a Brasil, para participar el 15 de julio en la cumbre del grupo de países de economía emergente BRICS, que integran Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

Durante su estancia en la capital cubana, el gobernante ruso presidió, el 11 de julio, junto a su anfitrión Raúl Castro, la firma de 10 nuevos acuerdos de cooperación que, según especialistas, confirman el estrechamiento de nexos políticos, comerciales, de inversión y financieros entre ambos países.  El mismo día sostuvieron conversaciones oficiales en las que constataron el “excelente estado de las relaciones bilaterales”.

A la inversa de su colega ruso, el presidente de China Xi Jinping cerró, con una visita a Cuba, una gira regional, después de la reunión del Grupo BRICS. Acompañado por una amplia delegación de ministros y empresarios, Xi Jinping asistió el 21 de julio, con el Presidente cubano Raúl Castro, a la firma de 29 acuerdos de cooperación, comerciales y de inversión, en un intento expreso por ampliar la integración económica y ratificarse como segundo socio comercial de la nación caribeña.

En línea con los esfuerzos cubanos para reordenar o reestructurar sus finanzas externas, las partes acordaron esta vez aplazar por 10 años el inicio del pago del crédito gubernamental libre de interés otorgado al amparo del Convenio de Cooperación Económica y Técnica, suscrito el 24 de diciembre de 2003. Esta maniobra se suma a la decisión rusa de condonarle a Cuba el 90 por ciento de la deuda arrastrada desde tiempos soviéticos. (Ver: Otro gigante a la mesa de negocios)

A fines de marzo, una visita del Primer Ministro de Vietnam, Nguyen Tan Dung, confirmó el excelente estado de las relaciones políticas entre ambos países y la voluntad oficial de ampliar los nexos económicos bilaterales. Durante la visita, ambos países firmaron, entre otros documentos, la Agenda Económica Bilateral a Mediano Plazo, con la intención de que constituya “una guía para las relaciones económicas en los próximos cinco años”. En un comunicado conjunto, las partes acordaron “acciones para fortalecer las relaciones entre Vietnam y Cuba, con especial énfasis en las áreas en que cada país posee potencialidades y ventajas para complementarse, tales como comercio, agricultura, telecomunicaciones, energía, salud pública, biotecnología, farmacología, construcción, defensa, turismo, educación y capacitación”.

Autoridades cubanas consideran que los tradicionales nexos de amistad no han logrado similar expresión en el campo económico, a juzgar por datos oficiales y expresiones de dirigentes cubanos. Vietnam es el principal exportador de arroz a Cuba, pero, según el Anuario Estadístico de Cuba, ocupa el décimo cuarto lugar entre los países que comercian con el país caribeño. (Ver: Con los ojos en Asia)

 

Otros hechos, otros retos

 

CORRUPCION: Un sonado caso de corrupción que involucró a empresarios extranjeros y funcionarios cubanos terminó con condenas que van de seis a 20 años de cárcel dictadas por el Tribunal Provincial Popular de La Habana, informó una nota oficial del 3 de octubre. Entre los sancionados con las mayores penas figuran Nelson Labrada, ex viceministro del azúcar, sentenciado a 20 años de prisión, y  el empresario canadiense Vahe Cy Tokmakjian, condenado a 15 años de privación de libertad. (Ver: Cuba condena por corrupción a funcionarios)

En tanto, el 26 de noviembre, el diario Tribuna de La Habana informó que 60  funcionarios de la empresa Servicios Comunales, que recoge la basura en La Habana, 20 de los cuales fueron detenidos, serían juzgados por corrupción. Al detallar, agregó que se encuentran en tramitación 21 procesos,  con 60 acusados, de ellos 20 asegurados con medida cautelar de prisión provisional.

Entre las más graves irregularidades detectadas y reiteradas durante la investigación, aparecen el descontrol y uso inadecuado de las tarjetas magnéticas para el combustible, aparente consumo de petróleo y gasolina sin justificaciones de peso, manejos turbios con las nóminas y pagos salariales inapropiados.

 

EMIGRACION: Cuba y Estados Unidos celebraron con normalidad sus dos rondas migratorias del año, un tema que logró sentar a los dos países a la mesa de conversaciones a mediados de la pasada década de los noventa, mediante convenios (1994 y 1995) que comprometieron a los dos países a mantener una inmigración “segura, legal y ordenada” y a revisar regularmente la implementación de esos pactos.

Al término del primer encuentro, celebrado en La Habana, el jefe de la delegación estadounidense Edward Alex Lee, Subsecretario Adjunto en funciones para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, señaló que la liberación migratoria aplicada por el gobierno cubano en enero de 2013 fue “un paso importante y positivo”, al que su gobierno respondió ampliando las facilidades de viaje hacia su país.

La segunda ronda de estas pláticas se efectuó en Washington el 9 de julio, encabezada como siempre por Alex Lee y la directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal Ferreiro. En ambas quedó pendiente el reclamo cubano de que el tráfico de emigrantes y la emigración ilegal no podrán erradicarse, ni se podrá lograr una emigración legal, segura y ordenada entre los dos países, mientras sigan vigentes la política de “pies secos-pies mojados” y la Ley de Ajuste Cubano, que alientan además las entradas irregulares a Estados Unidos, desde terceros países, de ciudadanos cubanos que salen legalmente del país.

(Ver: Más visas a Estados Unidos tras reforma migratoriaLos balseros siguen como herida abierta en Cuba 20 años después )

 

OBSTACULOS BANCARIOS: El año terminó sin solución para el problema creado en 2013 en el servicio consular cubano en Estados Unidos, tras quedar interrumpidas las operaciones bancarias. La Sección de Intereses de Cuba en Washington dijo en un comunicado de diciembre que, mientras encuentra una solución definitiva, extenderá sus servicios hasta el 31 de marzo de 2015, para renovar pasaportes y prorrogar su vigencia a aquellos ciudadanos cubanos que tengan reservaciones para viajar a Cuba. Estos trámites se continuarán realizando a través de las agencias de viajes que tienen vínculos con la Oficina Consular y directamente en su sede en Washington.

(Ver: Cuba suspende operaciones consulares en EE.UU )

 

 A observar en 2015

En su último discurso de 2014 ante el parlamento, Castro reiteró su decisión de seguir cumpliendo los acuerdos del VI Congreso del PCC “con responsabilidad y firmeza, y a la velocidad que soberanamente decidamos aquí, sin poner en riesgo la unidad de los cubanos, sin dejar a ninguno abandonado a su suerte, sin aplicar terapias de choque y sin renunciar a la justicia social”. En el transcurso de 2015 habrá que observar, en materia política interna:

 

– Debates sobre el proceso de actualización.

– Preparación del VII Congreso del PCC.

-Desarrollo y alcance de una eventual reforma constitucional.

– Diseño y proceso hacia aprobación de nueva ley electoral.

– Proceso de generalización del nuevo modelo de funcionamiento de los Órganos Locales del Poder Popular y desarrollo simultáneo de los estudios e implantación de la nueva División Político Administrativa.

 

Respecto a las relaciones con Estados Unidos:

 

–  Curso de las negociaciones para el restablecimiento de relaciones diplomáticas.

–  Decisión de Obama sobre inclusión de Cuba entre los estados patrocinadores del terrorismo.

– Debates en Congreso de EE.UU. sobre el embargo.

–  Participación de Cuba en la Cumbre de las Américas en Panamá.

En cuanto al diálogo con la UE:

-Avances en el capítulo de cooperación.

-Desarrollo de capítulo político que incluye asuntos de gobernanza y derechos humanos.

-Enfoque de la UE al tema de los derechos humanos.

-Destino de la llamada Posición Común.

– Influencia en las negociaciones del proceso de acercamiento entre Cuba y Estados Unidos.

– Ajustes de Cuba a Ley de inversiones para atraer capital europeo y respuesta de este a las ofertas.

(2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.