Carlos Velazco: La oportunidad multiplicada de iniciar una conversación

Palabras de Carlos Velazco en la presentación de su libro Sobre los pasos del cronista.

Dalia Acosta - IPS

Carlos Velazco y Elizabeth Mirabal, autores del libro

Decía Reinaldo Arenas que la literatura era consecuencia de una hipocresía legendaria, pues los hombres se atrevían a escribir lo que no decían de voz a voz. Veo en la dicha de la publicación de este libro, la oportunidad multiplicada de iniciar una conversación, y a diferencia de cuando hablamos, por esa extraña y cotidiana facultad de la letra impresa, que no se nos interrumpa.

Hay varias barreras a la hora de referirse a la persona de Guillermo Infante. Una, que es una moda denigrarlo. En el propio país del escritor, más se le discute su premio Cervantes, como si se prefiriera que hubiese un Cervantes cubano menos, con tal, precisamente, que no lo tuviese él. “Es que Cabrera Infante hizo mucho daño”, me dijo alguien. No entiendo todavía cuán grande puede ser un cúmulo de miserias, para que se imponga al legado de los números de una publicación como Lunes de Revolución, de una recopilación de críticas de cine nunca superada en Cuba como Un oficio del siglo XX, o la novela Tres tristes tigres.

Por suerte lo escrito permanece, y la lectura nos descubre una tradición literaria afortunada con nombres que engrandecen una isla pequeña: Lino Novás Calvo, Alejo Carpentier, José Lezama Lima, Virgilio Piñera, Eliseo Diego. Nos acercamos Elizabeth y yo a la figura de Cabrera Infante, con la misma curiosidad que despiertan los vacíos. ¿Pero cómo puede ser un vacío algo que existe? Aún no lo sé. Sus libros confirman a mediados de los sesenta a un joven autor cubano con una obra madura, autónoma, cristalizada. Solo vino a comprenderse con la aparición de Tres tristes tigres, aquello de lo que ya existían pistas en el periodismo de Carteles, Ciclón y Lunes de Revolución.

“Maestro, ¿qué debo hacer de bueno para alcanzar la vida eterna?”, preguntaba Abilio Estévez a Virgilio Piñera desde el exergo de una cita bíblica. Piñera respondía en Tuyo es el reino transfigurado en Scherezade, con la misma consagración a la literatura que asumió hasta el final de sus días reales. Leemos a Cabrera Infante, y encontramos otra ciudad sumergida en la misma que habitamos y a personajes que paradójicamente no se recordarían si no fuese por las ofensas, mentiras y burlas que les hizo. Son libros que al final de cada jornada lo esperan a uno en casa, y al abrirlos, lo hacen recuperar el impulso. Y las veces que no se tienen a mano, con un poco de esfuerzo, se hojean en la memoria.

Pueden parecer demasiado entusiastas estas palabras, y lo son, por una heredada convección: en ocasiones –como las que aquí nos reúne– la palabra “presentación” más se confunde con “promoción”. Pero ya por mucho tiempo se le ha restado entre nosotros a Cabrera Infante. Pienso en una frase del Marat/Sade: “Si nuestra actuación causa algún agravio, esperamos que se traguen su indignación. Y recuerden que mostramos solo cosas que pasaron hace mucho tiempo.”

Un comentario

  1. Pasquale Catanzaro

    Es esperanzador e indudablemente conmovedor observar como existen todavia mentes que pasan inmunes a la confusión de la sociedad actual,conservando la inocencia y el romanticismo que tantos añoramos pero que resignados seguimos en la corriente!
    Elizabeth y Carlos FELICIDADES en la presentación de su Libro y les deseamos mucho exito!
    Pasquale, Olguita, Conchita, Francesco, Luigi, Liz Luca y Enzo.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.