Carta abierta a la UNEAC

La Habana, octubre 28, 2018

Gisela Arandia durante la presentación del libro Población afrodescendiente cubana actual

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Querida membresía de la UNEAC:

Carta abierta a la UNEAC para expresar mi inconformidad  y al mismo tiempo una reclamación del derecho a participar comomembresía del debate nacional al que ha sido convocada la sociedad cubana para emitir sus criterios sobrela consulta del proyecto constitucional. La reclamación está avalada en el derecho como ONG del país a la inclusión junto al resto de los grupos sociales dígase maestros, médicos, juristas, campesinos, obreros, científicos de las ciencias y las ciencias sociales, estudiantes, cuentapropistas, iglesias, amas de casa y de toda persona que sienta el deseo de decir sus puntos de vista.

Considero pertinente hacer una aclaración de una informaciónque hace referencia a la realización de una reunión en la Sala Villena, un encuentrocon los trabajadores de esa organizacióna donde fueron invitados personalidades escogidas. En ese caso la UNEAC tiene todo el derecho de elegir quienes participaran. Las cartas que han circulado incluida ésta no se refieren a ese tipo de reunión. Lo que se está reclamando con fuerza es la participación de la membresía, dígase el conjunto de escritores y artistas donde la información ofrecida lejos de justificar la exclusión muestra el déficit político y la débil comprensión acerca de los derechos individuales de quienes integran esta organización.

Cuando Fidel dijo que lo más importante que había para salvar de la revolución era la cultura, sentí que sus palabras eran un llamamiento colectivo pero a su vez, lo interpreté también como una tareapersonal para cumplir la misión de salvaguardar la cultura como una prioridad, algo que seguramente entendieron del mismo modo, muchas personas.Quizás con ingenuidad y orgullo asumí que sus palabras formaban parte de un deber pero también de un derecho socialque me comprometíaen la defensa de la revolución.

La convocatoria nacional para discutir el proyecto de la nueva constitución convertida en  expresión del consenso social ocupa un lugar trascendente en la consciencia social, loque es para la sociedad como los latidos del corazón para los seres humanos. Un rasgo distintivo e intransferible de la consciencia social es que su existencia está condicionada precisamente a su carácter participativo a través de discusiones, intercambio de opiniones y disensos, de lo contrario la consciencia social, prácticamente muere de muerte natural, o simplemente languidece, porque pierde su energía creadora.

Escribir un libro, una pieza musical, una obra de teatro, filmar un audiovisual, pintar un cuadro, hacer una escultura puede ser y generalmente lo es, una acción en solitario,  pero la consciencia social, tiene una función colectiva que solo crece y se fortalece a partir del debate permanente por eso esta carta abierta plantea la urgencia de reclamar el espacio de participación.

Así las cosas, parece inconcebible que mientras que millones de personas han encontrado los espacios para discutir el proyecto de la llamada ley de leyes, la membresía de la UNEAC no ha sido convocada a ese debate.

¿Cómo es posible que la ONG que reúne a intelectuales y artistas no incluya a su membresía para ofrecer sus reflexiones haciendo uso de ese derecho como parte de la sociedad cubana? Se dice que participemos del debate barrial.  Aunque debatir el proyecto de la constitución en el barrio es un honor, porque allí participan casi todas las personas que cumplen las funciones sociales o privadas del país, considero que no debe ser solo el barrio el único contexto de participaciónpara lamembresía de la UNEAC.

Aprovecho esta carta abierta para recordarle a la UNEAC, con el debido respeto, el derecho ciudadano que asiste a su membresía como ejercicio participativo en suacompañamientocomo representación de una organización no gubernamental que reúne a intelectuales y artistas.La reclamación enfatiza desde unposesionamiento histórico, el derecho de participación en el espacio correspondiente para ofrecer también su contribución al debate nacionalpara preservar y enriquecer la obra revolucionaria. No se trata de un favor ni de un privilegio sino del derecho de participación junto al resto de la sociedad, como membresía de la organización de intelectuales y artistas, que por cierto, no es poca cosa…

Gisela Arandia Covarrubias

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.