Cuba ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial

Tras más de una década, el gobierno cubano presenta un informe periódico condensado ante Naciones Unidas.

Jorge Luis Baños - IPS

La noción de raza se asume como una construcción social en Cuba

Un comunicado de prensa de la Embajada de Cuba en Ginebra informó, en febrero de 2011, sobre la presentación del informe periódico cubano al Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD, por sus siglas en inglés) durante las sesiones de este órgano de Naciones Unidas, los días 16 y 17 de febrero de ese año. Según en texto, en los debates que sucedieron a la presentación del documento, a cargo del viceministro de Relaciones exteriores Abelardo Moreno, varios miembros del comité “encomiaron los esfuerzos de la Revolución Cubana en la lucha por la eliminación de la discriminación racial”.

“Expertos de China, Guatemala, Rusia, Brasil, Tanzania, India, Argelia, Togo y Pakistán, entre otros, destacaron los logros de Cuba en el combate contra el racismo, criticaron el bloqueo de los Estados Unidos contra la isla y resaltaron el papel desempeñado por Cuba en las luchas de liberación en África, como contribución importante a la eliminación de la discriminación racial en el mundo”, añadió el comunicado.

En tanto, Moreno reconoció en su presentación que, aunque “los esfuerzos y avances en el combate a la discriminación y la promoción de la igualdad han sido notables” desde el triunfo de la Revolución en 1959, “aún subsisten ciertos prejuicios raciales derivados de factores históricos y socioculturales” pues “la estructura y funcionamiento de la familia no cambian al ritmo que lo pueden hacer las disposiciones jurídicas y las políticas de Estado”.

Por ese motivo, añadió, el gobierno cubano “ha promovido numerosas iniciativas de conjunto con organizaciones de la sociedad civil para enfrentar este problema por las vías que mayor impacto pueden ejercer en este campo, como los medios de difusión, la cultura y la educación”. Entre estas iniciativas, Moreno mencionó:

1. Creación de un grupo coordinador anexo al Comité Central del Partido que desarrolla importantes acciones vinculadas con la cuestión racial.

2. El Instituto Cubano de Antropología mantiene el tema como una de las líneas esenciales de su trabajo.

3. La Unión de Escritores y Artistas de Cuba constituyó la Comisión contra el Racismo y la Discriminación Racial que promueve actividades concretas dirigidas a erradicar los vestigios de discriminación racial en la sociedad cubana.

4. Bajo la coordinación de la Fundación Fernando Ortiz, se lleva adelante el Proyecto Internacional “La ruta del esclavo”, promovido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Detalles del Informe

El Estado cubano mantiene una constante preocupación por la cuestión racial y los prejuicios raciales1. Cuba no posee minorías étnicas, sino representantes de otros grupos étnicos en forma de pequeñas comunidades o familias, que por separado ninguno alcanza el uno por ciento de la población. Entre ellos pueden mencionarse canarios, catalanes, gallegos, vascos, chinos, haitianos, jamaicanos, japoneses y otros de muy variada procedencia.

2. La población cubana exhibe un variado polimorfismo derivado de la confluencia, interacción e intensos procesos de hibridación entre individuos de diversa apariencia racial: caucasoides, negroides, mongoloides y amerindios.

3. El carácter uniétnico de la población cubana no excluye que uno de sus rasgos distintivos sea su multirracialidad, entendida esta como categoría sociocultural.

4. La noción de raza se asume como una construcción social, que en Cuba, según han venido develando las investigaciones del Instituto Cubano de Antropología, se configura en torno al núcleo de representación “color de la piel”.

5. La política de Cuba contra cualquier tipo de discriminación y en favor de la igualdad tiene rango constitucional y su punto de partida fundamental se encuentra en los capítulos I “Fundamentos políticos, sociales y económicos del Estado”, VI “Igualdad” y VII “Derechos, deberes y garantías fundamentales” de la Carta Magna, aprobada en 1976 y modificada en 1992.

6. La política de desarrollo social del Estado cubano a partir de 1959 y hasta la actualidad, tiene como uno de sus principios fundamentales el tratamiento preferencial, sin distinción alguna, a los grupos sociales más carentes y marginados en la etapa prerrevolucionaria.

7. Además de las políticas sociales que establecieron igualdad de oportunidades para la población negra y mestiza cubana, se aplica una política de promover como cuadros de dirección del país, a todos los niveles, a personas negras y mestizas.

8. En la sociedad cubana actual los prejuicios raciales no tienen una significativa entidad y se expresan particularmente en las esferas más intimas de la vida, con mayor frecuencia en la relación de parejas.

9. El significativo incremento del número de familias racialmente mixtas, corrobora positivamente el impacto de las acciones promovidas contra la discriminación racial en la vida privada de las personas.

10. Los prejuicios raciales no se manifiestan en la vida pública porque son combatidos y rechazados tanto por ley como por los cánones y valores compartidos por la sociedad.

11. Los prejuicios raciales son particularmente atemperados por un discurso político que enfatiza la igualdad, la estigmatización del racismo y una tradición revolucionaria que tiene sus raíces en la historia de Cuba.

12. La supervivencia de ciertos prejuicios personales parten de factores históricos y socioculturales. Cincuenta años de revolución antidiscriminatoria no pueden borrar totalmente estereotipos que caracterizaron una sociedad que fue racista por más de 500 años.

13. Se ha comprobado que existe un criterio extendido en la población del país de que el prejuicio racial es negativo e inaceptable.

14. Hay comprensión de que existen condicionantes históricas, económicas y socioculturales que colocan a unos grupos en desventaja frente a otros

15. Se reconoce el mestizaje biológico y cultural como algo intrínseco del pueblo cubano y también se constata un incremento progresivo de las relaciones interraciales en las más diversas esferas de la vida.

16. A nivel social general se observa una interrelación mayor, con casos de notoria intensidad, en cuanto a las relaciones vecinales, laborales y educacionales, así como en la participación en actividades culturales, recreativas y deportivas.

17. La gran mayoría de la población cubana reconoce poseer algún grado de mestizaje, que para algunos especialistas podría sobrepasar el 80 por ciento. En las últimas décadas, estos procesos se han intensificado, haciéndose cada vez más visibles las parejas interraciales, hacia las cuales la sociedad y las personas no manifiestan radicales prevenciones.

18. El Estado cubano mantiene una constante preocupación por la cuestión racial y los prejuicios raciales, por insignificantes que sean. Numerosos investigadores, instituciones académicas y científicas estatales investigan aspectos relacionados con la temática racial.

Datos sociodemográficos

Población (en por ciento) 2002 1981
Blanca 65,0 66,0
Mestiza 24,9 22,0
Negra 10,1 12,0

El censo de 2002 y diversas investigaciones muestran que:

– La población negra tiene una alta concentración urbana (85,1%) y en determinadas regiones del país: occidente (50,5%) y la región oriental (31,3%).

– Las provincias de mayor población negra son Ciudad de La Habana (30,5%), Santiago de Cuba (15,7%), Pinar del Río (7,2%), Matanzas (6,6%) y Guantánamo (6,5%).

– La diferencia en cuanto a la esperanza de vida al nacer entre los grupos blancos y no blancos, que era de seis años de vida más para los blancos antes de 1959, se redujo a un año.

– La población empleada en 2002 por color de la piel se correspondía con la composición demográfica del país: 64 por ciento era blanca, 11,9 por ciento negra y 24,1 por ciento, mestiza.

– Al mismo tiempo, los datos censales confirmaban la persistencia de brechas en la estructura social y del empleo: la población blanca sigue siendo mayoría entre los profesionales, científicos y en los cargos de dirección.

Evaluación del Comité

El Comité por la Eliminación de la Discriminación Racial insta al Estado a velar por que los medios de comunicación eviten los estereotipos basados en la discriminación racialTras examinar el informe cubano y reconocer los avances de los últimos años, el CERD enumeró un grupo de preocupaciones y recomendaciones, entre las que aparecen:

– Lamenta que la información contenida no sea lo suficientemente concreta, y en particular la ausencia de datos sobre la puesta en práctica de la legislación nacional en materia de discriminación racial.

– Preocupa la ausencia de denuncias, enjuiciamientos y sentencias por actos de discriminación racial durante el período que abarca el informe.

– Recuerda que la ausencia de causas puede deberse a la falta de información de las víctimas sobre los recursos judiciales existentes.

– Recomienda que el Estado Parte vele por que en la legislación nacional haya disposiciones apropiadas en materia de protección efectiva y se informe debidamente al público en general de sus derechos y de los recursos legales de que dispone.

– Recomienda establecer la motivación racial como una circunstancia agravante de los delitos.

– Invita a considerar la posibilidad de abolir la pena de muerte o, en su defecto consagrar oficialmente la actual moratoria de facto.

– Alienta a crear un órgano independiente para el seguimiento, supervisión y evaluación de los progresos alcanzados en la lucha contra el racismo y la discriminación racial, detección de manifestaciones de discriminación indirecta y formulación de propuestas de mejora.

– Sigue preocupando la prevalencia de prejuicios y estereotipos raciales negativos profundamente arraigados así como su dimensión sexista.

– Insta al Estado Parte a velar por que los medios de comunicación eviten los estereotipos basados en la discriminación racial.

– Recuerda la necesidad de integrar una perspectiva de género en todas las políticas y estrategias contra la discriminación racial.

– Constata la dificultad que entraña la identificación de políticas que puedan corregir con éxito la situación de grupos históricamente excluidos resultado de la acción combinada de la discriminación racial y la privación económica.

– Alienta a intensificar los esfuerzos dirigidos a asegurar una mejor representación de la población afrodescendiente en la administración pública y en las empresas estatales.

– Insta al Estado Parte a mantener una vigilancia activa sobre la incidencia de la discriminación racial en aquellos sectores de la población en los que persisten altos índices de exclusión o marginación económica.

– Pide al Estado Parte que en su próximo informe periódico incluya información detallada, desglosada por sexo, edad, grupo étnico y nacionalidad de las víctimas, sobre el número de investigaciones, condenas y penas impuestas en casos de trata de seres humanos con fines de explotación laboral o sexual.

Informaciones complementarias

Entre las intervenciones de miembros de la delegación cubana en las sesiones del CERD en Ginebra, destacó la de la master en Derecho Hortensia Bonachea sobre el sistema de protección jurídico en la isla, la composición de quiénes ejercen justicia y también de la población penal.

De acuerdo con esta contribución:

– El 72 por ciento de las fuerzas laborales del Sistema de Tribunales (judicatura) son afro descendientes y el 63 por ciento son mujeres.

– Más de 70.000 personas acuden a los órganos de la Fiscalía General de la República cada año. Según estadísticas reportadas por la institución, los reclamantes tienen razón en cerca del 27 por ciento de las quejas tramitadas por violaciones de la legalidad.

– El 65,5 por ciento de la población penal cubana se encuentra entre 31 y 59 años. Las mujeres privadas de libertad representan el 3,2 por ciento. El 43. 2 por ciento de la población de internos son blancos, el 29 por ciento son mestizos y el 27,8 por ciento son negros.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.