La prueba de ingreso, otra vez

Algunos reclamos al Ministerio de Educación de Cuba a propósito de varias arbitrariedades recientes.

Foto: Tomada de Cubadebate.

Después de varias ocasiones anulando la prueba de ingreso en la especialidad de matemáticas porque determinados trabajadores del MINED habían vendido el contenido de la misma a personas que, a su vez, lo vendían a quienes iban a realizar el examen, el Ministerio de Educación debió poner especial énfasis en que en este año 2015, no ocurriera lo mismo pero tampoco, nada que la entorpeciera y empañara la transparencia que ella debe exhibir.

Repetir una prueba porque se ha efectuado con ella un proceder fraudulento, desdice de la seriedad del Ministerio mismo y, por supuesto de los que tuvieron a su cargo la confección del cuestionario y del secreto que debe acompañarlo hasta el momento en que se da a conocer a los estudiantes que deben responderlo.

Repetir la prueba, además, perjudica a los alumnos que la aprobaron sin cometer fraude: ahí, pagan justos por pecadores.

Este año 2015, en el cuestionario aplicado en todo el país, figuraba una pregunta cuya solución conducía a un resultado absurdo.

La pregunta planteaba la existencia de un total de 360 alumnos, repartidos en tres especialidades.  Los de Ciencias Médicas exceden en 228 a los de Ciencias Técnicas  y  estos representan el 20% de los de Ciencias Pedagógicas. Se pedía que se calculara el número de alumnos en cada especialidad.

De cualquier forma en que se resolviera, con esos datos, el resultado era un número decimal, que no puede representar un total de personas.

La pregunta estaba mal planteada, pero a los alumnos que lo advertían, los profesores encargados de cuidar la prueba, no les permitieron decir lo que pensaban y, sin oír sus argumentos, aseguraban que en la prueba no había error alguno. No puede haber peor conducta en un educador, que debe enseñar a sus alumnos a razonar y no creer en una supuesta infalibilidad.

Pero, ¿quién formuló esta pregunta para aplicarse en todo el país?

¿Nadie la revisó? ¿Nadie controló su pertinencia?

No es la primera vez en que en estas pruebas aparecen preguntas mal concebidas y/o mal formuladas. ¿No tiene el MINED trabajadores que eviten que ello ocurra?

Este año, además, la prueba apenas tenía espacio para que el alumno escribiera sus respuestas, y no se pueden usar hojas adicionales.

La prueba de ingreso a la educación superior, es un hecho de enorme importancia para un joven pues ella, de cierta manera, está condicionando su futuro.

Lo cierto es que el MINED sigue mostrando incompetencia en la realización de esa importante actividad que además de serlo para cada alumno, lo es también para el país en su conjunto.

Un saludo de Guillermo Rodríguez Rivera.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.