Uno de los momentos más trascendentales de la historia cubana

Declaración de Cuba Posible.

El 17 de diciembre de 2014 ha sido percibido, dentro y fuera de Cuba, como uno de los momentos más trascendentales de nuestra historia. Nos estremecemos por la conmoción y la esperanza manifestadas por el pueblo cubano ante lo que puede representar este acontecimiento para el presente y el futuro de la nación. Queremos agradecer públicamente a todos los actores sociales y políticos, cubanos y extranjeros, que se han esforzados para hacer posible este tiempo de inflexión. Es necesario resaltar la valentía y la altura política de los presidentes Barak Obama y Raúl Castro, quienes sin renunciar a sus principios han desafiado las cargas de la historia. Esta actitud, de ambos, debe constituirse en referente del complejo escenario que ha comenzado.

Sin embargo, estamos conscientes de que será un proceso político no exento de tensiones, pues desatará la polarización entre numerosos sectores, dentro y fuera de Cuba. El éxito de este nuevo camino dependerá de la capacidad de concertación que logremos sobre algunos temas tratados, con amplitud y solidez, por ambos mandatarios y bien sintetizados, con claridad y firmeza, por el general Raúl Castro: la soberanía nacional, los derechos humanos, la democracia y la política internacional. Estas cuestiones constituyen un desafío porque se remiten al diferendo histórico entre ambos países y porque, por otra parte, atañen a la responsabilidad de hacer evolucionar continuamente todo modelo sociopolítico. Esos cuatro pilares retarán la sabiduría y la buena voluntad en las conversaciones entre ambos gobiernos y, sobre todo, dentro de la sociedad norteamericana y la sociedad cubana transnacional.   

Cuba Posible seguirá trabajado incansablemente a favor de la apertura entre cubanos y entre Cuba y el resto del mundo. Asimismo, apoyará y participará en todo diálogo encaminado a lograr una concertación en torno a la defensa irrestricta de la soberanía nacional y ciudadana, de la libertad responsable y la justicia social, de la esperanza y la solidaridad, de una visión económica orientada al desarrollo y al bien común, y del compromiso con los débiles y la no violencia. En tal sentido, abogamos por una relación bilateral entre Cuba y Estados Unidos signada por políticas que destierren la hostilidad que hemos vivido durante este medio siglo, sin incurrir además en los graves errores cometidos antes de 1959.

Continuaremos esforzándonos para hacer posible que la relación entre cubanos, y con otros países, con pensamientos diferentes, conduzcan a un vínculo civilizado capaz de restituir la confianza política para así abrir las puertas de un futuro de colaboración y de paz.

Reverendo Raimundo García, Rita García, Aurelio Alonso, Julio César Guanche, Mayra Espina, Pavel Vidal, Lenier González y Roberto Veiga.

Un comentario

  1. Orlando Bertran

    A Dios le doy gracias haber podido ver tan luminoso dia. Nos satisface enormemente a todos los cubanos de a pie este acuerdo con EE. UU. Sufiecientes ejemplos de todo lo que se puede hacer mal existen en los dos paises como para que hombres de buena voluntad no lo vuelvan a repetir. Que Dios ilumine a todos de quienes dependemos para que eso no vuelva a ocurrir nunca jamas.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.