Actrices esperan más personajes relevantes de mujeres

Una actividad por el Día Internacional del Teatro abordó la situación de las mujeres en la escena cubana contemporánea.

Tomado de La Jiribilla

La “jinetera” es uno de los personajes femeninos más frecuentes en la filmografía cubana actual. En la foto, las actrices Yuliet Cruz y Laura de la Uz en un fotograma de

La Habana, 27 mar.- Las experiencias de un grupo de actrices cubanas, relatadas a propósito del Día Internacional del Teatro, reflejan la incidencia en la actualidad de diversos patrones sexistas en medios artísticos como el cine, las tablas y la televisión. Reunidas en la sede de la institución cultural Casa de las Américas, tres cubanas de distintas generaciones aseguraron que las actrices transitan por un camino mucho más azaroso y con menos oportunidades que el de los hombres en esa profesión artística.

Esta situación se hace aún más evidente en el cine que en el teatro, especificaron las protagonistas del encuentro celebrado la víspera.

“No hay un personaje femenino con tanta fuerza como el Sergio de ‘Memorias del subdesarrollo’ (1968) en la historia de la filmografía cubana”, citó como ejemplo Mirta Ibarra, uno de los rostros emblemáticos del cine de esta isla caribeña.

La protagonista de filmes como “Hasta cierto punto” (1983) y “Adorables mentiras” (1991) recordó también que desde “Lucía” (1968) casi ningún largometraje de ficción ha abordado el tema de la violencia de género.

A juicio de Ibarra, quien fuera además actriz de teatro y televisión, y uno de personajes más importantes de la cinta emblemática “Fresa y Chocolate” (1993), es preocupante que los artistas no atiendan con más frecuencia el tema, a pesar de que su incidencia es visible en la realidad cubana.

Por su parte, Yuliet Cruz, quien participó en cuatro películas cubanas de ficción estrenadas en 2012, denominó “la nueva era de la prostitución” a la tendencia de abordar historias relacionadas con el negocio del sexo en el cine y el teatro del país.

La actriz de teatro interpretó también a prostitutas en películas como “Pompas de jabón” (2004) y “Habana Eva” (2010). El pasado año, Cruz encarnó a dos jóvenes que buscan mejorar su situación económica vendiendo su cuerpo en “Melaza” y “La película de Ana”.

Si bien Cruz bromea con que un día escribirá un manual sobre cómo interpretar 25 “jineteras” (localismo que se refiere a las prostitutas cubanas cuyos clientes son extranjeros) distintas sin repetirse, se preocupa porque en Cuba se escriben poco personajes interesantes para las mujeres.

“La realidad es muy rica y hay historias profundas de mujeres muy diversas, que a veces no se cuentan por miedo a caer en el melodrama”, afirmó.

Para ella, los espacios artísticos en el país deberían abordar los problemas de las personas a pesar de su crudeza, en lugar de acomodarse en la comedia y la risa fácil, que conducen en ocasiones a producir obras “superficiales”.

La participación en el encuentro de la joven egresada de la Universidad de las Artes, Daysi Forcade, aportó uno de los ejemplos más recientes de cómo algunos creadores se interesan en asuntos medulares de la sociedad cubana y tienen en cuenta la perspectiva de género.

Forcade protagoniza, junto con Giselda Calero, “Antigonón, un contingente épico”, una puesta teatral que se estrenará en junio próximo. En la obra, la patria y la familia se convierten en dos ámbitos imprescindibles para hablar sobre el papel de la mujer en la historia. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.