Antiguo teatro de Matanzas resurge lentamente de sus cenizas

Es considerado una joya arquitectónica por estar concebido como la caja armónica de un instrumento musical.

Poco a poco el antiguo coliseo recupera su esplendor.

Foto: Archivo IPS-Cuba

Matanzas, Cuba, 7 sep.- El equipo de restauradores reproduce con esmero los marcos de los espejos mientras los electricistas se empeñan en el montaje de la araña del salón principal. Con altas y bajas, avanza en la ciudad de Matanzas el rescate de uno de los teatros más antiguos del país.

El Sauto, que según los historiadores precedió y sirvió de modelo a otros como La Caridad y El Terry, acogió su última función en 2010, cuando el mal estado constructivo no pudo más ser resuelto con mantenimientos y reparaciones menores.

La obra de restauración es costosa e involucra a las más diversas especialidades: carpinteros para muebles antiguos y nuevos; diseñadores que han trabajado el telón (guillotina), artesanos en la producción de elementos de acabado de la carpintería y albañilería; ingenieros eléctricos en la creación de estos planos ausentes, entre otros.

El edificio resulta un fiel ejemplo del estilo neoclásico y destaca por su escala y tratamiento estilístico. Con cuatro fachadas, entre las que sobresale la principal, de estilo jónico, tiene una sala en forma de herradura que lo incluye en la familia de teatros “a la italiana”.

Montaje de la mampara en el interior del teatro, a fin de iluminar y al mismo tiempo embellecer la sala con forma de herradura.

Foto: Archivo IPS-Cuba

Considerado una joya arquitectónica por estar concebido como la caja armónica de un instrumento musical, el Sauto tiene una capacidad para 775 espectadores y sorprende por la funcionalidad, la relación que se establece entre los distintos espacios y la sobria decoración.

La sala principal está rodeada por tres palcos y dispone de una glorieta interior que, al erguirse, se convierte en pista de baile. En su vestíbulo se alzan estatuas de mármol de diosas griegas, y las musas parecen revoletear en los frescos del techo de la sala principal.

Según especialistas del teatro, en la actual restauración se restablecen elementos que habían sido clausurados en obras anteriores, en las décadas de los 60 y 70 del siglo XX, entre ellas el movimiento hacia arriba y abajo de la platea, que permite convertir el espacio en un amplio salón de baile.

“Al no contar con las herramientas y materiales necesarios para este tipo de labor, hay mucho de improvisación y creatividad en las técnicas empleadas, lo que complejiza y demora las acciones”, explicó un integrante del equipo de restauradores.

No obstante, se trabaja de forma paralela en el interior y los exteriores con la intención de concluirlo en 2018 y reinaugurarlo en el año en que el Sauto celebrará su aniversario 155 y el 40 de que fuera declarado Monumento Nacional.

Numerosos objetos del inmueble se somenten a minuciosas labores de restauración.

Foto: Archivo IPS-Cuba

Nombrado en sus inicios Teatro Esteban, en homenaje al gobernador del territorio, Pedro Esteban Arraz; fue conocido después como Colón, por el descubridor de América; Martí, en honor al Héroe Nacional de Cuba; La Vigía, por su proximidad a los ríos San Juan y Yumurí, hasta su nombre actual, en memoria del doctor Ambrosio de la Concepción Sauto y Noda, amante de las artes y benefactor de Matanzas.

De reconocida acústica, en su escenario han actuado figuras como el tenor Enrico Caruso (1873-1921), la actriz Sara Bernhardt (1844-1923), las bailarinas Anna Pávlova (1881-1931) y Alicia Alonso, el músico cubano Ernesto Lecuona (1895-1963), el dramaturgo y Premio Nobel de Literatura Jacinto Benavente (1866-1954), la actriz y cantante Libertad Lamarque (1908-2000), el bailarín español Antonio Gades (1936-2004), y el compositor, guitarrista y director de orquesta Leo Brouwer.

También en sus salas el más reconocido ajedrecista cubano de todos los tiempos, José Raúl Capablanca (1888-1942), jugó una partida simultánea de ajedrez, indican los historiadores.

Además de la dilatada reparación del Sauto, en la ciudad fue sometida a un proceso restaurador la Catedral, concluida en 2016, luego de permanecer más de diez años de cerrada.

Habitantes de la provincia expresan descontento con el estado constructivo de algunas de las edificaciones emblemáticas del territorio y el lento proceso de reparación en la urbe.

En la actualidad, se realizan trabajos de mejoramiento de redes y fachadas en la primera manzana de la conocida Calle del Medio, arteria cultural y comercial, donde en los últimos tiempos han proliferado negocios privados. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.