Avanzan obras en Centro Histórico de La Habana

La villa de San Cristóbal de La Habana fue fundada en 1519 por los colonizadores españoles.

Archivo IPS-Cuba

Obras de elevada complejidad se desarrollan en La Habana Vieja

La Habana, 2 sep.-   Rescate de espacios coloniales para fines culturales e inversiones de interés turístico se desarrollan en el Centro Histórico de La Habana en inmuebles de valor patrimonial que cambian de uso para contribuir al desarrollo económico y al bienestar espiritual.

Estas obras tienen una elevada complejidad, pues en no pocos casos se trata de edificaciones que datan de la etapa colonial, entre los siglos XVI y XVIII, e incluso, aquellas que datan del siglo XX requieren de muchas adecuaciones para dotarlas de los requisitos constructivos actuales.

El Museo de Arqueología tendrá como sede casas coloniales ubicadas en la calle Tacón, donde desde 1987 funcionaba el Gabinete de Arqueología, así como otras que hasta hace unos años albergaban al restaurante Don Giovanni y sus instalaciones de almacén y cocina.

Como todas las inversiones de su tipo que se emprenden en el Centro Histórico, estas incluyeron un proceso de excavaciones arqueológicas y diagnóstico para el estudio de daños, que arrojaron problemas típicos de las construcciones coloniales: afectaciones por la humedad, ataque de las termitas, y deterioro de los enviguetados de madera, sobre todo porque, debido a intervenciones anteriores, no son las originales.

“Las más antigua de las casas, del siglo XVII,  tiene muchos elementos que indican antigüedad: los puntales, el uso de balcones de madera de poco porte en el interior y restos de pavimentos anteriores, entre otros”, destacó la arquitecta Ayléen Robaina, de la Oficina del Historiador de la Ciudad.

“Cuando comenzamos a reparar, una parte de los trabajos consistieron en tratar de rescatar los espacios originales de las casas, quitar todas esas subdivisiones que se levantaron para otros usos, tanto como viviendas como para instituciones”, destacó.

En general, en las obras “tratamos de concientizar a los obreros para que no den golpes con hachas y picoleta, pues en las paredes, detrás del yeso, puede haber tesoros como pinturas murales, que luego permitirán a las personas ver los colores originales y los daños, que enseñan a no repetir los errores”, insistió la profesional.

La casa ubicada en Tacón no. 4, explicó la arquitecta, en una privilegiada esquina cercana al Castillo de la Real Fuerza, las cocinas y almacenes estaban en una casa muy antigua, los equipos de refrigeración producían vibraciones y había usos inadecuados, uno de los elementos que más afecta el patrimonio.

Una vez concluido el proceso, que tomaría otros dos años, el museo tendrá salas expositivas, un centro de formación para consultas sobre arqueología, y espacios para restauración y desalinización de piezas.

Otra vieja edificación, con salidas a la calle Empedrado y a la Plaza de la Catedral, la otrora casa del Marqués de Arcos, un inmueble amplio de varios niveles, patio interior y muchas habitaciones, se convertirá en un espacio dedicado a la poesía y la literatura, con salones para escritores, navegación en Internet, entre otros usos.

Entre las obras en construcción, indicó Robaina,  se encuentra el hotel Catedral, en la calle Empedrado,  que contará con unas 40 habitaciones, lobby bar y mirador, entre otros servicios.

“Se trata de una edificación concebida para oficinas del año 1953, construida donde para ese fin fue demolida una vivienda de la etapa colonial. Se encuentra en perfecto estado técnico, pero requerirá la construcción de las habitaciones, baños, instalaciones gastronómicas. Pero, por muy bien conservada que esté la edificación, adaptar un edificio de oficinas a un nuevo uso siempre tiene sus problemas”, explicó recientemente en recorrido por las obras en ejecución por la Oficina del Historiador.

Darles uso de alojamiento a algunos inmuebles tiene un sentido práctico. “De acuerdo a las necesidades actuales de desarrollo del país y del Centro Histórico, hoy no se necesitan tantas oficinas y sí hoteles, debido al desarrollo del turismo, que es lo que aporta y sostiene todos estos y proyectos”, señaló la especialista.

Otro edificio que será reconvertido será la conocida Manzana de Gómez, un amplio espacio de cuatro plantas creado para oficinas en las primeras décadas del siglo XX, que  devendrá hotel de alto estándar.

Las fuerzas técnicas y constructivas de la Oficina del Historiador de la Ciudad trabajan también en la rehabilitación del teatro Martí, el Capitolio Nacional, el Almacén de  Madera y Tabaco- donde funcionará una nueva cervecería-, el Muelle de Luz y la Aduana, entre otras, todas de elevada complejidad. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.