Cantautor llama a decir lo que se piensa

Pedro Luis Ferrer vuelve a los escenarios a pesar de su poca presencia en medios de difusión masiva.

Jorge Luis Baños - IPS

Pedro Luis Ferrer une a la trova géneros cubanos como la guaracha y el changüí.

La Habana, 9 jul.- “Si no decimos lo que pensamos, no podemos defender este país”, expresó el trovador cubano Pedro Luis Ferrer ante su público en el céntrico Teatro Mella, en la capital de Cuba, al tiempo que agradeció la inusual cobertura en los medios de prensa nacionales durante los días previos al concierto.

Considerado uno de los más altos exponentes de la llamada “canción inteligente” en Cuba, Ferrer colmó la noche del 3 de julio las cerca de 1.500 capacidades de la sala teatral, insuficientes para la cantidad de personas que apostaba por el reencuentro con un de los máximos exponentes de la llamada Nueva Trova Cubana, junto a figuras como Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Noel Nicola.

A pesar de la fidelidad de su público la poca aparición del artista y su obra en los medios de comunicación nacionales revelan lo incómodo que aún resulta su presencia en espacios institucionales, a más de 20 años de que decidiera decir, justamente, lo que pensaba durante un viaje al exterior y volver a su país a enfrentar las reacciones ante su manera de pensar.

“Ya nadie recuerda lo que dijo Pedro Luis en aquel momento y tampoco su honestidad de regresar y enfrentar la censura de su obra en los medios y el cierre por mucho tiempo de cualquier opción de presentación pública. Quizás, aquellas palabras hoy hubieran sonado normales”, explicó a la Redacción de IPS Cuba una seguidora de la Nueva Trova desde inicios de la década del 70 del siglo XX.

A esto se sumaron los mensajes de fuerte crítica social de algunas de sus canciones que, sin lugar a dudas, resultaban incómodas para determinados sectores oficiales. Aunque, según testimoniantes, hubieran sido “tolerados” como ha sucedido con las propuestas de cantautores como Frank  Delgado y Carlos Varela.

En cualquier caso, Ferrer, de formación en buena parte autodidacta, compone y canta sus propias canciones, y se mantiene entre los músicos favoritos de la población cubana, que admira su arte y espera sus textos ingeniosos, de crítica social y un chispeante humor, cuya circulación depende muchas veces de producción independientes y subterráneas.

Durante todos estos años, el músico ha mantenido el contacto con su público a través de peñas en pequeños espacios culturales y presentaciones muy esporádicas en grandes escenarios como las salas habaneras del Teatro Auditorio Amadeo Roldán y el Mella. En esta última ocasión, quizás como síntoma de nuevos tiempos el concierto fue anunciado con un spot en la televisión estatal.

El artista se presentó junto a su grupo de pequeño formato, donde trabaja su hija Lena Ferrer, quien hizo la percusión y parte de los coros. En la cita, interpretó varios de sus temas emblemáticos como “100% Cubano”, “Romance de la niña mala”, “Abuelo Paco”, “Uno de la extrema izquierda” y “Yo no tanto como él”.

Habitualmente en sus espectáculos, Ferrer intercala comentarios y poemas entre canción y canción. Su poesía, mayoritariamente décimas, sonetos y romances, transita desde el más hondo lirismo, hasta la crítica social aguda y el ingenioso humor. El magistral dominio del idioma español de este autor resulta su principal instrumento a la hora de componer, según observadores. (2011)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.