Casas comunitarias fomentan la participación social

Los Talleres de Transformación Integral del Barrio (TTIB) favorecen el empoderamiento ciudadano en comunidades con desventaja social de la capital cubana.

Archivo IPS-Cuba

Ante la coyuntura apuntada por la reforma económica y las nuevas formas de gestión de los gobiernos locales los TTIB exploran mecanismos para favorecer la autogestión comunitaria.

La Habana, 28 jun. La participación de habitantes de comunidades habaneras en la superación de problemas físicos y sociales de su entorno ha crecido gracias al trabajo de los Talleres de Transformación Integral del Barrio (TTIB), reconocieron personas vinculadas a esta experiencia fundada hace un cuarto de siglo.

En la Casa Comunitaria sede del TTIB de La Ceiba, una de las localidades con mayor índice de pobreza en el municipio Playa, se reunieron este jueves 27 de junio representantes de los Talleres junto a actores locales, funcionarios públicos y representantes del Poder Popular (gobiernos locales) de la zona para evaluar retos y fortalezas de este trabajo ante la actual coyuntura que vive el país.

Creados en 1988 por el Grupo para el Desarrollo Integral de la Capital (GDIC) para promover la participación de las instituciones y de la población en las transformaciones de cada comunidad con un enfoque integral de trabajo, en la actualidad existen 20 TTIB que abarcan en su conjunto una población aproximada de 500 000 habitantes.

Como línea fundamental de trabajo se encuentra la coordinación de los Planeamientos Estratégicos Comunitarios para lo cual integran a instituciones, organizaciones y a la población.  Para ello siguen los ejes comunes del mejoramiento del hábitat y el saneamiento ambiental; el rescate de las tradiciones locales y refuerzo del sentido de pertenencia y de la cultura urbana; la integración de actores para el desarrollo barrial y el desarrollo de la economía local.

La experiencia del TTIB de La Ceiba, fundado en 1998, resulta referencial en este sentido según Raisa Labrada Romero, especialista del GEDIC, actual subdirección de investigación y desarrollo de la Dirección de Planificación Física en La Habana.

Foto Archivo IPS-CubaEn su opinión, el éxito de los talleres ha estado en la lectura cotidiana del contexto para aprovechar las nuevas energías de la sociedad cubana pues constituyen “una escuela de construcción de ciudadanía y de un estilo de participación alejada del consumo”.

Según expuso la especialista principal de La Ceiba, Caridad Caballero León, la función de los Talleres ha sido concertar esfuerzos para que las personas se conviertan en agentes de los cambios que necesitan.

Uno de los pilares de trabajo constituye el rescate de la memoria de este barrio de tradición obrera a través de la creación de una Sala Museo, concursos anuales de historia barrial y capacitación para maestros e infantes de la localidad.

Además, la Casa Comunitaria se ha convertido en espacio de encuentro donde se celebran talleres y cursos de capacitación en manualidades, peñas culturales, encuentros de adultos mayores, promoción de salud y debates sobre temas sociales, entre otras actividades.

El coordinador de la Cofradía de la Negritud, Tato Quiñones, reconoció que fue allí donde pudieron celebrar los primeros encuentros de este grupo de la sociedad civil que promueve la equidad racial hace varios años, cuando desde el discurso público se defendía que en Cuba no existía racismo y eran evidentes las resistencias a visibilizar el tema.

Quiñones defendió el rol de los TTIB como mediadores entre los gobiernos locales y la comunidad, pero llamó a diagnosticar los intereses de las personas antes de encaminar las acciones futuras e integrar en ellas a los líderes y lideresas de la comunidad.

Entre los proyectos más significativos desarrollados en La Ceiba, Caballero destaca la reconstrucción de 5 ciudadelas y un edificio con problemas de infraestructura y salubridad, iniciada en 2006 con esfuerzos de los propios habitantes y materiales gestionados por el TTIB.

También se ha capacitado a las y los educadores en temas de concertación y comunicación dialógica en busca de una cultura de paz, pues la violencia resulta uno de los principales problemas del barrio, asociado al consumo de alcohol y drogas, refirió la especialista.

Como se trata de una comunidad notablemente envejecida según un reciente diagnóstico, el TTIB de la Ceiba pretende aprovechar la experiencia de personas mayores en proyectos intergeneracionales, entre ellos la planificación de acciones para cambiar barreras arquitectónicas y mejorar el alumbrado público con paneles solares.

A eso se suma un proyecto para atraer jóvenes a la Casa Comunitaria a partir de intereses específicos y desarrollar en ellos y ellas habilidades para el liderazgo y el activismo ciudadano.

“Si tenemos en cuenta que para participar hay que saber, querer y poder, lo más importante es enseñar a las personas a ejercer sus derechos”, significó Caballero León.

Durante el encuentro se celebraron los 15 años de los TTIB de La Ceiba, Buena Vista y Cubanacán (Municipio Playa), Párraga  (Arroyo Naranjo), Vedado-Malecón (Plaza de la Revolución), Balcón Arimao (La Lisa) y Alamar Este (Habana del Este). (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.