Cine cubano desborda industria nacional

Cuba produce audiovisuales a través de vías diferentes a las del estatal Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica.

Jorge Luis Baños - IPS

La producción audiovisual cubana se diversifica en la actualidad

La Habana, 17 ene.- El reconocimiento del audiovisual cubano que hoy se realiza a través de medios alternativos y fuera del país, y la necesidad de transformar al estatal Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (Icaic), figuran entre las ideas vertidas en un debate que el crítico de arte Juan Antonio García Borrero acoge en su blog “La pupila insomne”.

“La infinidad de problemas que se mueven en la calle hoy, necesitan un cine que los abarque, que los atienda y los exponga”, propuso el cineasta Mario Crespo. “Para expresar eso, se requiere una estructura, un cuerpo cinematográfico ágil y que se mueva al ritmo de la realidad que hay afuera”, continuó el intelectual. A su juicio, el Icaic no ofrece esas posibilidades en la actualidad.

Encendida por un texto del realizador Enrique Álvarez, que incluyó preguntas sobre el pasado, presente y futuro del cine cubano, la polémica arrastró opiniones, más complementarias que encontradas, para aunar criterios sobre las vías de reactivar un movimiento audiovisual, que incluya a los nacidos y descendientes de personas cubanas que producen en otras latitudes.

En general, “son muchas las cosas que deberán cambiar para resolver estos dilemas, incluidos asuntos de orden económico y monetario, políticas migratorias y de prensa y fíjate hasta dónde he tenido que llegar. Necesitaremos el hilo de Ariadna”, valoró Crespo, quien vive en Caracas, en su blog titulado La Quintica.

Para él, ya es “indispensable” ver de forma separada “la cinematografía nacional” y la industria estatal. “Es necesario entender que ya existe fuera del Icaic un “cuerpo cinematográfico nacional” que tiene obra, crítica, escuela que no controla ni fiscaliza, facilitado por las nuevas tecnologías, enfatizó.

Gracias a las posibilidades de la tecnología digital, nació en el país el llamado cine alternativo o independiente, que cuenta desde hace diez años con el espacio oficial de la hoy Muestra Joven, que se celebra cada año. Así, la producción audiovisual dejó de ser privativa de un grupo limitado de empresas fílmicas y se fortaleció, además, en otras entidades como la televisión.

En ese sentido, el artista Abelardo Mena consideró que “metidos de lleno en los nuevos desafíos de la sociedad cubana (en medio de un nuevo malestar de la cultura, sea política-económica-social), esta presunta (solo presunta) voluntad aislacionista, desmembrada, de cineastas oficiales e independientes, encontrará cauce natural en una institución que intente superar las barreras productivas de estos años”.

“Un nuevo movimiento audiovisual es posible e incluso políticamente deseable bajo el status presente”, concluyó el especialista.

A su vez, García Borrero celebró que “buena parte de esas críticas y reflexiones (sobre la cinematografía y el las funciones del Icaic) estén partiendo de los propios cineastas” y mencionó los nombres de Jorge Luis Sánchez, Rolando Díaz, Enrique Álvarez y Mario Crespo.

Asimismo, remarcó que “ahora los tiempos son definitivamente otros. Hay dispersión. Hay red de redes. Hay independencia para los creadores, aunque no para quienes exhiben y consumen, que siguen dependiendo del gusto hegemónico impuesto por las compañías más poderosas”, un contexto en el que se inserta Cuba con sus peculiaridades.

Para el bloguero, estas discusiones deben conquistar canales al que accedan más personas y generar verdaderos debates, que eviten algo que señaló como un problema de la gente de la isla: “nuestra voluntad de escuchar creo que nunca ha existido”. Solo así, se aprovecharán “las posibilidades que brinda polemizar, ponernos a pensar entre todos cuáles pudieran ser las ideas más valiosas, dirigidas a mejorar un proyecto cultural”. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.