Cineastas cubanos siguen impacientes

Representantes del gremio han realizado una decena de asambleas abiertas para proponer cambios en el estado actual del sector.

Jorge Luis Baños - IPS

El realizador Fernando Pérez ha afirmado en distintas ocasiones que no se debe

La Habana, 27 nov-. Los debates sobre la regulación y derroteros del cine en Cuba cobraron nuevamente intensidad en noviembre, luego de que un grupo de realizadores y otros especialistas del medio audiovisual convocaran a una Asamblea de Cineastas en esta capital.

 El colectivo conocido como G-20 integrado entre otros creadores y gestores culturales por los directores Fernando Pérez y Rebeca Chávez, encabeza las acciones que desde 2012 se realizan de manera organizada para proponer un marco legal actualizado y coherente con las nuevas dinámicas del cine en el presente.

Estos encuentros persiguen generar un ambiente de participación democrática en la construcción de nuevas posibilidades para los realizadores en el país y para la actualización de la cinematografía nacional.

Un año y cinco meses después de la primera reunión de cineastas, que tuvo lugar de manera espontánea en las instalaciones del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), fue convocada una nueva sesión para reclamar respuestas sobre la demora en los procesos de discusión y aprobación de las nuevas medidas.

Los integrantes del gremio pretenden actuar “contra el inmovilismo”. En el llamado al intercambio del pasado primero de noviembre expresaron su necesidad de “un reconocimiento legal, un reconocimiento social, y un reconocimiento político de nuestros derechos a participar creativamente en las transformaciones y el desarrollo de nuestra sociedad.”

Entre las medidas propuestas están la de contar con una sombrilla jurídica que reconozca en toda su amplitud al cine cubano de hoy, dentro del que actúan con mucho protagonismo, pero al margen de la ley, las productoras independientes.

El G-20 ha tenido la oportunidad de intercambiar en varias ocasiones con las autoridades del ICAIC y del Ministerio de Cultura y sus miembros destacan que las conversaciones han sido diáfanas y muy dialógicas.

Sin embargo, no todas las propuestas han sido respondidas por las autoridades competentes. Entre ellas, el proyecto de ley parece ser el que más polémica y resistencias ha despertado, a pesar de que el deseo de los cineastas es que esta no copie simplemente otras experiencias foráneas, sino que se adapte a las necesidades y realidades de Cuba.

A finales de septiembre pasado debió ponerse en circulación un documento que aborda la actividad de las productoras independientes, pero su aprobación se ha postergado, según explicó en la Asamblea la realizadora Magda González.

Del trabajo del G-20 resultó un documento sobre los problemas del cine cubano y sus posibles soluciones, que ha sido recibido y estudiado por la Comisión de Implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social de Cuba, instancia que dirige el proceso de actualización del modelo social del país.

Desde tales espacios comienzan a gestarse algunas medidas que podrían favorecer no solo a la producción cinematográfica cubana, sino a otros tipos de actividad cultural, como la revisión de las políticas para otorgar financiamientos del estado a los proyectos artísticos.

En lo que estas medidas se concretan, los cineastas se proponen seguir elaborando en colectivo propuestas que contribuyan al rediseño del sector y continuar generando encuentros que reivindiquen su derecho a la participación en el proceso de transformación del cine.

“Creo que debemos mantener nuestra impaciencia, debemos exigir y presionar. Esta presión es una necesidad política dentro del marco de cambios que se lleva a cabo en nuestro país”, expresó el director Enrique Colina en la Asamblea.

Los cineastas intercambian constantemente información por la vía del correo electrónico y han decidido extenderse hacia las redes sociales en internet después de su último encuentro.

Desde el 5 de noviembre existe un perfil en Facebook para ofrecer información actualizada sobre actividades de todo tipo impulsadas por el gremio. En menos de un mes la página ha alcanzado más de 450 seguidores. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.