Ciudad cubana reivindica el teatro hecho por mujeres

Violencias, inequidades y estereotipos de género, fueron problemas debatidos en el encuentro internacional Magdalenas sin fronteras.

La actriz y activista brasileña Daniele Santana, integrante del grupo paulista Contadores de Mentiras participa durante la V edición del Magdalena sin fronteras en la ciudad de Santa Clara, provincia de Villa Clara.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Santa Clara, Cuba, 21 ene.- Como cada tres años, esta ciudad del centro cubano se convirtió en el vórtice de la creación y el pensamiento escénico hecho por mujeres, durante la V edición del encuentro internacional Magdalena sin fronteras, realizada del 10 al 20 de enero.

La cita es auspiciada por una gran red bautizada como The Magdalena Project, que promueve y visibiliza el universo femenino de la escena bajo la coordinación principal de la artista galesa Jill Greenhalgh.

Espectáculos, conferencias, demostraciones de trabajo y talleres de creación, conformaron un intenso programa que llenó los espacios teatrales de Santa Clara, a 268 kilómetros al este de La Habana.

Participaron artistas de Chile, Brasil, Puerto Rico, Estados Unidos, México, Colombia, Ecuador, Italia, Reino Unido, Dinamarca y Noruega.

“Esta es una manera de tejer relaciones de horizontalidad, y tratar de alejarnos del verticalismo y patriarcado tan presentes en nuestras sociedades”, afirmó la actriz y directora teatral cubana Roxana Pineda, en la sede provincial de la no gubernamental Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

Bajo el título Vidas, grupo, teatro, realidad, se efectuó un diálogo entre las creadoras, donde salieron a colación preguntas de género.

¿Cómo sobrevivir desde la condición de mujer de la escena en estos tiempos de tanta banalización del pensamiento?, estuvo entre las interrogantes que respondieron las participantes.

En ese espacio, la poeta, directora teatral y activista social colombiana Patricia Ariza, al frente de Teatro La Candelaria y la Corporación Colombiana de Teatro, planteó la necesidad del arte para lograr la paz en su país, que intenta cerrar el último conflicto armado de las Américas.

Al festival, Ariza trajo la obra Memoria, que da voz a los desplazados y las víctimas colombianas. La pieza fue interpretada por las actrices Nora González y Alexandra Escobar.

Niños de la comunidad rural de Guinía de Miranda disfrutaron de obra de teatro presentada a los niños de una escuela primaria, durante la V edición del Magdalena sin fronteras en la ciudad de Santa Clara, provincia Villa Clara.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Por su parte, la directora escénica e investigadora estadunidense Gwynn Mc Donald, basó su obra En su lugar, una canción, en la lucha por los derechos del movimiento negro en los Estados Unidos a partir de la figura de la cantante Nina Simone (1933-2003).

La actriz y activista brasileña Daniele Santana, integrante del grupo paulista Contadores de Mentiras, apuntó que “hay mucho prejuicio con la mujer en el teatro. Si es difícil para una mujer en escena, es doblemente difícil para una mujer negra, y la mayoría de las veces es víctima de diversos estereotipos”.

Otra de las líneas tradicionales de Magdalenas sin fronteras son los encuentros pedagógicos y los talleres de intercambio y creación para invitados, profesionales y jóvenes estudiantes de la Escuela de Nivel Medio de Actuación y de Danza.

Esta vez, las maestras fueron Julia Varley (Odin Teatret, Dinamarca); Cristina Castrillo y Bruna Gusberti (Teatro delle Radici, Suiza); Geddy Aniksdal y Annette Rode (Grenland Friteater, Noruega); Patricia Ariza y Nora González (Teatro La Candelaria, Colombia); Jill Greenhalgh, Suzon Fuks y Meg E. Brooks (Reino Unido y Australia); Gwynn Mc Donald (EE.UU); Margarita Espada (Puerto Rico) y Silvia Kater (México).

Las presentaciones tuvieron lugar en diversos espacios como el centro cultural y comunitario El Mejunje, el Teatro La Caridad y la sede del Estudio Teatral de Santa Clara, en busca de atraer a diversos públicos.

Además, la cita incluyó un recorrido por algunas zonas de interés de dos comunidades de la provincia central cubana, Guinía de Miranda y Dolores, donde se presentó una obra de teatro a niños y niñas de dos escuelas primarias. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.