Concierto de The Rolling Stones reivindica el rock en Cuba

La música de ese género estuvo prohibida en la isla pues las autoridades la consideraban extranjerizante y asociada al “enemigo”.

El rock ha ganado espacio en los últimos tiempos en el país y el concierto de sus “satánicas majestades” es también una muestra de ello.

Foto: Tomada del sitio web de la banda británica The Rolling Stones.

La Habana, 25 mar.- La banda británica The Rolling Stones, una leyenda del rock, cantará por primera vez en una plaza del Caribe este viernes, en la capital de Cuba, un país donde el género y sus seguidores atravesaron obstáculos e incomprensiones en el pasado reciente.

Se espera que miles de personas de distintas regiones abarroten en la noche la explanada de la Ciudad Deportiva, para disfrutar del espectáculo gratuito, una señal de los nuevos aires en el país, visitado esta semana por el presidente estadounidense, Barack Obama, para sellar el histórico deshielo.

Estigma

Y es que con la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana, en 1961, las autoridades cubanas consideraron negativo todo lo que provenía de la nación norteña y quienes lo consumieran, eran vistos como personas con “problemas ideológicos”.

Por espacio de varias semanas técnicos y productores británicos y cubanos han trabajado en el montaje del escenario donde los Rolling harán el concierto en La Habana.

Por espacio de varias semanas técnicos y productores británicos y cubanos han trabajado en el montaje del escenario donde los Rolling harán el concierto en La Habana.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

Bajo esa premisa, se reprimieron por “extranjerizantes”, sonoridades como el rock y la estética que este traía aparejado, como el pelo largo, aunque no era exclusivo de los Estados Unidos. Quien escuchara música en inglés era acusado de “diversionismo ideológico” y era marginado de instituciones estatales y educativas.

A escondidas, algunos jóvenes se congregaban para sintonizar emisoras extranjeras  y escuchar a The Beatles, The Rollings Stones y Bob Dylan, artistas “prohibidos” en ese momento.

Por esa razón, muchas de esas personas, hoy en la tercera edad, esperan con ansias el concierto multitudinario que regalarán esta noche Mick Jagger, Keith Richards, Ron Word y Charlie Watts.

Como consecuencia de esta política cultural, la producción de música rock resultaba casi nula en Cuba. La grabación de discos y la venta se redujeron considerablemente aunque existían agrupaciones que, sin cultivarla directamente, se aproximaron a sus variantes.

En medio de esas hostiles circunstancias proliferaron en la isla más de 70 grupos.

De acuerdo a la musicóloga Liliana González, el replanteamiento de la música rock a partir de la hibridación como criterio de creación es la clave para entender los años ochenta del siglo pasado en materia musical.

Primera aceptación

Durante la segunda mitad de 1980, la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) promovió una nueva política cultural para intentar suprimir los viejos tabúes alrededor del rock, que ya dejaba de asociarse a la música del “enemigo”.

Muchos cultores del género comenzaron a afiliarse a la Asociación Hermanos Saíz (AHS), la cual está regida por la UJC y representa a jóvenes artistas de todo el archipiélago.

En la década del 80, gran cantidad de grupos de los países socialistas visitaron Cuba. Mientras, algunos medios como la revista El Caimán Barbudo y la emisora Radio Ciudad de La Habana apoyaban la difusión del rock.

Además, surgieron espacios dedicados a ese género en las casas de Cultura de diferentes municipios, el más popular de ellos fue el Patio de María, creado en 1987 en el capitalino Plaza de la Revolución por la valiente promotora cultural María Gattorno.

Este lugar gozaba de gran concurrencia por ser de los pocos dedicados exclusivamente al rock, pero en los primeros años de la década de 2000, las autoridades lo cerraron alegando que allí se consumían drogas.

De manera general, en los años noventa hubo una diversificación de ese género y gracias a un mayor apoyo institucional, músicos extranjeros visitan el país y proliferaron los festivales de ese tipo en varias provincias: Ciudad Metal en Santa Clara y el Festival de rock en Alamar, barriada periférica de la capital cubana, entre otros.

También el rock cubano se abrió a ciertos sectores del mercado internacional y aparecieron publicaciones independientes como los fanzines, encargadas de divulgar el quehacer rockero.

Pero la crisis económica, llamada oficialmente período especial, disminuyó considerablemente las subvenciones culturales y el rock sintió con fuerza el peso de esos recortes, debido a su subordinación a la tecnología.

Otra era

El 8 de diciembre de 2000, develaron en La Habana una estatua en honor del ex Beatle, John Lennon, en un acto solemne al que asistió el entonces presidente cubano, Fidel Castro. Desde años antes, ya los roqueros realizaban en ese lugar conciertos dedicados al legendario músico británico.

Para el investigador Humberto Manduley, el hecho más destacado de esta década es la admisión de grupos de rock en las empresas artísticas estatales.

Más tarde, en 2007, fue fundada la Agencia Cubana del Rock, un anhelo largamente acariciado por los promotores de esa música. También abrió el Máxim Rock, ahora cerrado por reparaciones, para conciertos solo de ese género.

A pesar de las grabaciones de discos de rock, gestionadas por la AHS, y de que vertientes como la trova se apropiaran de esas sonoridades, todavía la divulgación del género es escasa en la radio, la televisión y otros medios de la isla.

Asimismo, persisten en la población los prejuicios y la asociación del rock a las drogas.

Entre las tribus urbanas que tomaron fuerza durante los últimos años en Cuba, los roqueros ostentan el mérito de ser la más antigua del país.

Perseguidos por las autoridades cubanas y calificados de antisociales en los primeros años de la Revolución socialista de 1959, los amantes de la música rock aún cargan con algunos de esos estigmas (2016).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.