Cultura sueca aterrizó en Fábrica de Arte en La Habana

Bajo el título de Sueciakonstcuba, la jornada se extendió del 5 al 15 de octubre y algunas de sus exposiciones seguirán abiertas al público hasta fin de año.

La jornada mostró en Cuba el arte contemporáneo sueco y propició el intercambio entre estudiantes de ambas naciones.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 17 oct.- Artes plásticas, teatro, música y danzas suecas llegaron a la capital cubana del 5 al 15 de octubre, en una de las mayores jornadas dedicadas a esa nación nórdica, a más 8.300 kilómetros de esta isla caribeña y lejana también en cuanto códigos culturales.

La Fábrica de Arte Cubano (FAC) y la Casa Víctor Hugo fueron las sedes principales de las actividades, dirigidas de forma especial a los jóvenes y con numerosos espacios de intercambio para estudiantes de ambas naciones.

Según el músico X Alfonso, al frente de la FAC, fue una gran satisfacción acoger la primera semana cultural de ese país europeo en Cuba.

“En ediciones pasadas del festival Peace and Love, tuve la oportunidad de trabajar con artistas suecos y de ahí nació la idea de esta gran muestra”, dijo Alfonso a medios de prensa.

El embajador de Suecia en Cuba, Jonas Lovén, consideró que esta ha sido la más ambiciosa y amplia jornada realizada en el país caribeño.

“Más de 50 invitados estuvieron en las jornadas dedicadas a Suecia. Ahora queremos formar lazos duraderos entre las escuelas e instituciones artísticas de ambas naciones, e intercambiar con las academias locales”, señaló el diplomático.

Artes plásticas y diseño

La FAC albergó en sus naves varias exposiciones de artistas suecos, algunas de las cuales se mantienen hasta finales de año.

En la Nave 3 puede verse la obra de Henrik Isaksson Garnell, en la muestra de The painter’s skin.

Según la crítica Nina Grundemark, este creador realiza fotografías científicas con el fin de dar vida a objetos, por ello su trabajo adquiere una forma abstracta y sitúa a un sujeto ordinario dentro de una narrativa surrealista y compleja.

Para el propio creador, su fotografía implica la “exploración de deterioro” que se dedica a registrar, mejorar o distorsionar la realidad. De ese y otros temas habló el 8 de octubre durante una clase magistral ofrecida en la Sala Humberto Solás de FAC.

La Nave también mantiene hasta diciembre una muestra de arquitectura y diseño sueco, donde es posible apreciar las diversas formas del mobiliario de Karl Malmsten (1888–1972) y las piezas producidas en la Universidad de las Artes de Konstfack, entre otros.

El 13 y el 15 de octubre, profesionales y alumnos de ese centro de altos estudios ofrecieron dos presentaciones en FAC: una sobre su programa de arquitectura y diseño, y otra para el de formación de maestros.

Un desfile de modas, que estuvo a cargo la Academia de Alta Costura Tillskararakademin, de Estocolmo, cerró la jornada el sábado 14 en la Nave 3 de la FAC.

Teatro

Los días 8 y 15 de octubre, la actriz Hilde Gorpe sorprendió al público bailando casino para tratar de exponer lo que puede suceder cuando la cultura cubana se encuentra con la sueca.

En la obra KontraKulta, abordó las diferencias socioculturales entre ambos países sobre la base de sus experiencias vividas en Cuba gracias a una beca que recibió en 2011 para estudiar aquí. Durante ese tiempo, la artista integró varios proyectos de teatro en La Habana.

Gorpe escribió y produjo KontraKulta en Suecia en 2009, y luego la modificó y tradujo al español para esta ocasión. La pieza movió la risa y la reflexión entre las y los espectadores.

Con voluntarios del público, mostró algunos bailes suecos tradicionales como el de Las Pequeñas Ranas, que suele ser desplegado alrededor de una Cruz de Mayo, en el Solsticio de Verano (Midsommarafton).

Otra puesta que resultó muy bien recibida fue Crisálida (6 y 13 de octubre), una producción conjunta entre Compañías Danza Teatro Retazos, de Cuba, y Memory Wax, de Suecia.

Este performance, estrenado en 2015, exploró conceptos como identidad, comunidad, libertad y pertenencia utilizando el lenguaje de la pantomima y varios temas de folklore y de hip-hop.

Con la danza contemporánea como pilar, el espectáculo creó un mundo de contrastes por medio de la coreografía de Miguel Azcue y bajo la dirección general de Isabel Bustos. La Nave 3 de la FAC sirvió de escenario para esas presentaciones.

Música

El famoso pianista sueco Staffan Scheja abrió el jueves 5 de octubre la Semana de la Cultura Sueca en La Habana, con un concierto en FAC. Dos días más tarde, subió al escenario de la Basílica Menor de San Francisco de Asís con un programa de música clásica que incluía piezas de Chopin y Beethoven.

En tanto, el cartel de FAC abarcó a “algunos de los íconos del punk más importantes de Suecia”, divulgó el sitio web de esa institución cultural.

Swedish Punk Allstars estremeció el 12 de octubre la Sala de Conciertos de la Nave 4 y la presentación fue catalogada como “un éxito” por la embajada sueca en La Habana, que difundió en su cuenta oficial en Facebook fragmentos de ese espectáculo.

Los artistas suecos compartieron la escena con agrupaciones cubanas como el Ensemble Interactivo de La Habana, que realizó algunas adaptaciones de melodías y canciones populares y tradicionales de la nación nórdica (2017).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.