Documental analiza controversial fiesta popular cubana

Las Parrandas de Remedios, que tienen lugar en el homónimo municipio, ubicado en la región central del país, fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Nación en 2013.

Las Parrandas de Remedios, fundadas alrededor de 1820, han recibido múltiples cuestionamientos por el peligro al que se expone la población durante el espectáculo de fuegos artificiales, en el cual han ocurrido graves accidentes.

Foto: IPS_Cuba

La Habana, 10 jun.- Durante la noche del 24 de diciembre, el cielo de la ciudad de Remedios, en la central provincia de Villa Clara, apenas puede divisarse por el colorido espectáculo de fuegos artificiales que ilumina las pupilas de los asistentes a una de las fiestas populares más famosas de Cuba.

Las interioridades de esa celebración y su significado para el pequeño poblado, a 347 kilómetros de La Habana, fue reflejado en el documental ¿Qué remedio? La Parranda (2017), de la joven realizadora Daniela Muñoz.

“Quería mostrar la esencia de la parrandas, pero también los problemas que enfrenta la población cada año”, dijo Muñoz a la Redacción IPS Cuba, luego de la exhibición del filme, el 30 de mayo, en el espacio Cine Bajo las Estrellas, que convoca la Real Embajada de Noruega.

Propósito

Para la cineasta, de 23 años, “si quienes ven la obra captan lo grandiosa que son esas fiestas y sus conflictos me siento satisfecha, y así ha sido, sobre todo con las personas de Remedios”.

Además de la proyección del documental ¿Qué remedio? La Parranda, Daniela Muñoz expuso una selección de instantáneas que tituló Conga y Pólvora.

Foto: IPS_Cuba

Muñoz comentó, además, que la investigación comenzó “de forma inconsciente” desde que asistió a la fiestas en 2014 y 2015.

“En esas visitas conocí a muchas personas, estuve cerca de los fuegos artificiales e hice cantidad de grafías que luego fueron muy útiles”, relató.

El cartel de ¿Qué remedio? La Parranda, de la diseñadora Diana Carmenate, recibió el premio Coral en la 39 edición del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano.

Foto: IPS_Cuba

Qué remedio…, con una duración de 60 minutos, se filmó entre agosto de 2016 y enero de 2017, y fue la tesis de graduación de la realizadora en la Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual, en la especialidad de fotografía.

La obra ha transitado por diversos espacios, entre ellos el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano (2017), la Muestra Joven del ICAIC (2018) y las Romerías de Mayo (2018), pero la proyección más importante fue durante el estreno, en Remedios, en diciembre de 2017.

“La premier fue muy linda, tanto que ninguna otra proyección la va a superar”, manifestó Muñoz.

También agregó que la exhibición en Remedios le permitió constatar que “el documental realmente logró reflejar lo que sienten y la forma en que esas personas del lugar ven las parrandas”.

La directora, fotógrafa y productora remarcó que en el audiovisual también se abordaron temas complejos, como “la posibilidad de encontrar nuevas vías financiamiento para las parrandas, el cuestionamiento recibido por la peligrosidad de los fuego artificiales y otros temas sobre los que se habló con sinceridad”.

“Las personas necesitaban hacer sus denuncias, mostrar sus inconformidades y expresar sus ideas para mejorar las parrandas”, añadió.

En su opinión, que “ellos pudieran ver su opiniones en la pantalla les da cierta esperanza de que su voz será escuchada”.

Del documental al performance

Muñoz compartió con el público asistente a la sede diplomática una selección de instantáneas que tituló Conga y Pólvora, “que pudiera acompañar cada una de las proyecciones”, apuntó.

Asimismo, mencionó que de conjunto con integrantes de su equipo creativo trabaja en un proyecto “que incluirá fotografía, vestuarios como los usados en las parrandas, maniquíes, estatuas vivientes e instalaciones”.

“Lo que queremos es hacer una especie de miniparranda artística, con matices performáticos”, puntualizó.

Fondo noruego

Además, la última edición de Cine bajo las estrellas proyectó el cortometraje El debut (2017), de Fabián Suárez, y dio a conocer la convocatoria del Fondo Noruego para el Cine Cubano en 2018.

La subvención, que desde 2014 estimula la producción audiovisual en el país caribeño, presenta este año la novedad de que el monto destinado para los proyectos premiados será de 8.000 CUC y no de 5.000 como en las ediciones anteriores.

La entrega de dosieres para el fondo finaliza a mediados del mes de septiembre y las personas interesadas pueden dirigirse a la sede de la embajada nórdica, ubicada en la calle 21, entre H e I, en el barrio habanero de Vedado.

Hasta el momento, el fondo ha apoyado 68 obras, la mayoría producidas por jóvenes. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.