Documental destapa asuntos tabú sobre el reggaetón cubano

Se trata de Reggaetón Revolución: Cuba en la Era Digital de la cubanoamericana Lisette Poole.

La realizadora (a la derecha) comentó que “el género explotó en popularidad gracias a el paquete” semanal, un compendio de materiales digitales diversos que se distribuye offline por todo el país.

Foto: Cortesía de Fernando Medina.

La Habana, 5 abr.- Un documental de unos 20 minutos de duración realizado por la cubanoamericana Lisette Poole pretende arrojar luz sobre el fenómeno comunicativo y comercial del reggaetón en Cuba, que se desarrolla en espacios alternativos.

Reggaetón Revolución: Cuba en la Era Digital aborda los puntos más problemáticos del fenómeno de reggaetón en Cuba: procesos productivos informales, distribución y promoción alternativas, relación conflictiva con los medios de comunicación masiva estatales, la censura en algunos espacios públicos y la reciente comercialización fuera de la isla caribeña.

La cinta tuvo su premier el pasado 31 de marzo, en la sede de la Real Embajada de Noruega en La Habana, como parte de un encuentro mayor que incluyó un panel sobre el tema y cerró con un pequeño concierto de jóvenes exponentes del género urbano.

De izquierda a derecha en el panel: la cantante La Diosa, la musicóloga Carmen Souto, el productor independiente Marcos Junco y Marcos Juárez, de la compañía estadounidense Pandora.

Foto: Cortesía de Fernando Medina.

Justo después de la reproducción del documental, comenzó el debate a cargo de La Diosa, cantante y compositora  cubana de reggaetón; Carmen Souto, musicóloga especialista de la fundación cultural Casa de las Américas; el productor independiente Marcos Junco y Marcos Juárez, director del departamento de música latina en Pandora, una compañía estadounidense de reproducción de música digital.

El representante de Pandora aseguró que el reggaetón es hoy el género latino más popular en los Estados Unidos en un terreno dominado por los puertorriqueños. “Me di cuenta de la riqueza del reggaetón cubano en 2015, cuando ya eran populares Gente de Zona y Chacal y Yakarta”, compartió.

Entonces “nos saltó un reporte que genera el sistema de Pandora donde se puede ver lo que está buscando la gente y no existe en la plataforma. Muchos buscaban la canción Como te descargo y al rastrearla en YouTube me impresionó la calidad del video y fue una suerte de nueva época del reggaetón al mismo nivel que toda la música urbana internacional”, continuó.

El grupo Sugar, compuesto por estudiantes de arte, apuesta al género urbano y regaló sus composiciones al público en la embajada.

Foto: Cortesía de Fernando Medina.

Por su parte, el productor Marcos Junco comentó cómo vivió “el punto de giro que tuvo el rap hacia el reggaetón y cómo se fue desarrollando la euforia de los estudios independientes”. “Todos los artistas fueron dejando los estudios oficiales y fueron entrando a sus cuartos con una computadora y un micrófono para hacer maravillas”, describió.

“En los estudios independientes hay una persona detrás de una computadora llevando muchos roles a la vez, tanto hacer música, grabarla, poner su voz e incluso salir a la calle a promocionar el trabajo que ha hecho, tratar de colocarlo en la radio, en la TV y etc.”, abundó sobre estos estudios que florecieron gracias a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Aseguró que “estamos pasando por la etapa de la digitalización; a pesar de no tener internet para valorar un margen real de todo lo que está sucediendo en el mundo”.

Las palabras de la musicóloga Carmen Souto arrojaron luz sobre el carácter mixto y de fusión del reggaetón: “no es un género puro. Es música fusionada con fuerte influencia de la timba y la rumba, ello lo convierte en una propuesta extremadamente atractiva y ha generado para todos y en el mundo un interés especial sobre el reggaetón que se hace en Cuba”.

Jóvenes miran fotos sobre el fenómeno del reggaetón en Cuba de la fotógrafa Lisette Poole.

Foto: Cortesía de Fernando Medina.

“La cesura fue muy mencionada en el documental, creo que fue uno de los motivos para hacer este documental: cómo a pesar de ser un género altamente censurado por los medios de comunicación sigue siendo un género muy popular dentro y fuera de Cuba, pero sobre todo dentro”, remarcó.

“Es que ese principio de censura”, alegó Souto, “en muchos sentidos hace muy visible lo que se está consumiendo, cuando un organismo reprime determinado género lo vuelve visible pues todo el mundo necesita consumir lo que está siendo prohibido”.

La musicóloga también llamó la atención sobre la industria independiente alrededor del género, que se escucha en todo el país y resulta el preferido por la franja más joven.

“Este fenómeno permitió, en la figura de muchos artistas, generar su propio sello y espacios para grabar y también construyó un circuito de producción y comercializaciones de esa música. Hoy es una industria independiente muy efectiva, incluso más que la industria oficial de la música que tenemos en Cuba”, aseveró.

Ante la pregunta desde el público de por qué buscar legitimación en canales oficiales si se tiene una industria propia tan bien desarrollada, los panelistas estuvieron de acuerdo en que esa independencia underground es muy relativa pues aún se precisa de un aval institucional para presentarse en grandes plazas e incluso permisos oficiales para grabar videos clips, lo cual solo se logra estando afiliado o siendo reconocido por alguna institución estatal.

Reggaetón Revolución: Cuba en la Era Digital aborda los puntos más problemáticos del fenómeno de reggaetón en Cuba.

Foto: Cortesía de Fernando Medina.

En otro momento, la cantante La Diosa habló sobre la imagen de la mujer y el hombre en esta manifestación cultural.

“Partiendo de la idea de que vivimos en una sociedad regida por preceptos patriarcales, el reggaetón también es un género dominado por los hombres desde sus inicios y es muy difícil la participación de la mujer en estos espacios”, expuso.

“Cuando la mujer utiliza el recurso de defensa frente al hombre y este se refiere a ella como objeto de placer no acaba de surgir un mínimo común denominador donde ambos salven diferencias para luchar por un género que el público agradece cuando se hace con clase y sabor”, concluyó La Diosa.

Reggaetón Revolución: Cuba en la Era Digital destapó la caja de Pandora sobre las fracturas que presenta el sistema de producción musical cubano, su relación con los medios de comunicación, los parámetros de censura y los modelos de negocio alternativos que se han diseminado por toda Cuba. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.