Espacio joven debate sobre economía de la cultura

El nuevo espacio impulsa la reflexión en torno a temas de actualidad para la sociedad cubana.

La Revuelta tiene una frecuencia trimestral.

La Habana, 28 oct.- La Revuelta, que invita a reflexionar, debatir y socializar el arte y pensamiento joven, abordó en está ocasión el polémico asunto de la economía de la cultura en Cuba, en su sede del estatal Instituto Cubano de Investigación Cultural “Juan Marinello” (ICIC).

El espacio, ideado por los investigadores jóvenes de ICIC, regaló en su segunda edición el panel “…Pero se mueve…Economía y producción cultural en Cuba, el debate de hoy”, donde investigadores y creadores de distintas manifestaciones artísticas analizaron los retos económicos del quehacer cultural en los tiempos de reforma del país.

Según Acosta de Arriba, especialista en artes visuales, no pocos de los egresados de las escuelas cubanas de arte han conseguido insertar sus obras en los circuitos del mercado internacional.

No obstante, consideró que en el país no existe una infraestructura de galerías que satisfaga las aspiraciones de los nuevos creadores. Por ello, se impone la aparición de galerías no estatales para que los jóvenes talentos puedan mostrar y comercializar sus obras, dijo, en la cita del pasado 24 de octubre.

Desde la creación audiovisual, el realizador Pedro Luis Rodríguez, insistió en las particularidades del séptimo arte. A diferencia de la pintura, donde se trabaja a solas con la musa, la realización audiovisual requiere del trabajo en equipo, acotó el integrante del g-20.

Este grupo de cineastas dialoga desde mayo pasado con las autoridades culturales en busca de la transformación del sistema cinematográfico a la luz de la actualización del modelo económico cubano, que implementa desde 2008 el gobierno de Raúl Castro.

Rodríguez indicó que ya existe un documento, firmado por la más alta dirección de país, para legalizar a los realizadores independientes de audiovisuales, un demanda de antaño y elevada por el g-20. Pero esto por sí solo no sería la solución, acotó.

El gremio reclama la formulación de una nueva figura jurídica, las productoras no estatales, que podrían contribuir a elevar la producción cinematográfica, que es muy costosa, así como la comercialización y distribución del cine en Cuba.

A su juicio, no se trata de que todo sea independiente. El Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos –que monopoliza esa actividad hace más de 50 años- seguirá haciendo y financiado las películas de su interés, esclareció.

El panel también abordó las complejidades del mundo de la música y los resultados de investigaciones realizadas por un equipo del ICIC.

Según el panel, este instituto “debería ser escuchado por las instituciones a favor de la cultura”.

En la jornada fue presentado el libro “Poder vivir en Cuba. Experiencias del Ciclo-taller 50 aniversario de la Revolución Cubana”, de un colectivo de autores, fruto de uno de los espacios de debate realizados en el centro en 2009.

La Revuelta contó también con su espacio Penumbras, para la proyección de cortos y documentales de jóvenes realizadores, el intercambio con medios digitales, exposición de grabados y fotografías, y la venta de libros de varias casas editoriales.

Revuelta

Esta iniciativa, de frecuencia trimestral, busca promover el arte y la creatividad de la juventud cubana, combinarlos con el debate y divulgar las investigaciones del ICIC, explicó Yolaida Duarte, del equipo organizador.

“Se nos ocurrió convertir el centro de investigaciones de reconocimiento nacional  en un espacio cultural mucho más grande y con acceso para el público. Nos atrevimos a esta gran locura, que desde un inicio llamamos La Revuelta”, dijo.

Este proyecto, cuya primera edición fue en julio pasado, no excluye a nadie, porque promueve las relaciones intergeneracionales del público que asiste a las actividades.
Para investigadores del centro esta propuesta juvenil rompe esquemas.

Según el estudioso Rafael Acosta, La Revuelta es como ponerle una pizca de sal al centro. “Estos muchachos están tratando de crear algo nuevo y en movimiento. Eso está muy bien”, dijo.

“En las nuevas condiciones en que estamos viviendo estos espacios son necesarios. Es importante que la juventud traiga temas relativamente novedosos como la economía de la cultura, vital hoy para instituciones como la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y el Instituto Cubano de Radio y Televisión”, dijo el investigador Rodrigo Espina.

“Lo que más le pido a los jóvenes es que mantengan el espacio para que les sigan otros jóvenes que vengan a cambiarnos las mentes y movernos el piso”, dijo Espina. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.