Expo conecta espacios privados de arte contemporáneo en Cuba

Se trata de Mutaciones, que permanecerá abierta al público durante los meses de octubre y noviembre.

Mutaciones aúna voluntades e intereses. En esta foto vemos obras de la serie Una cabeza clara, 2017. Esculturas y bocetos (obra en proceso) de Michel Perez Pollo

Foto: IPS-Cuba

La Habana, 18 oct.- Una singular exposición de artes plásticas y visuales, titulada Mutaciones, nació como parte de un proceso de creación y desarrollo artístico en favor del intercambio, reconocimiento y colaboración entre cuatro espacios del Vedado capitalino, la mayoría de ellos privados.

Inaugurada el 13 de octubre, la iniciativa cuenta con el auspicio del autónomo Estudio Figueroa-Vives en colaboración con el taller del artista Michel Pérez (El Pollo), el proyecto de experimentación fotográfica Studio 8, la galería privada El Apartamento y la Embajada de Noruega en esta capital.

De acuerdo con el equipo organizador, el objetivo central es mostrar nuevas aristas y potencialidades del arte contemporáneo en Cuba, así como aunar propósitos “en un escenario general que dista aún mucho de practicar la real colaboración”.

Cuerpo extraño, 2017. Intervención de Fernando Rodríguez, expuesta en el Taller Figueroa-Vives

Foto: Archivo IPS-Cuba

A partir de tres niveles fundamentales: la idea, los espacios, los artistas y obras, la muestra sugiere una sutil complicidad entre las diferentes partes.

Cristina Figueroa-Vives, curadora e integrante del estudio homónimo, explicó a la Redacción IPS Cuba que la exposición nació “de la necesidad de repensar el concepto de colaboración y conectar espacios culturales geográficamente muy cercanos”.

Cada lugar cumple un rol diferente. Por ejemplo, el estudio de arte Figueroa-Vives se aproxima al concepto de institución cultural donde se generan proyectos expositivos, curatoriales y editoriales.

De la serie Una cabeza clara, 2017. Esculturas y bocetos (obra en proceso), de Michel Perez Pollo.

Foto: Archivo IPS-Cuba

Precisamente a sus predios fue invitado Studio 8, un proyecto impulsado por Juan Carlos Alom (La Habana, 1964) quien a través del taller de creación Fotografía en movimiento visibiliza esa manifestación como genuina expresión cultural.

Los integrantes narran historias en soporte analógico de 16 mm, un tipo de película que en el pasado siglo devino herramienta usada por antropólogos y etnógrafos para describir y estudiar al otro en su medio y que ahora intenta representar la realidad cubana actual.

A ello se integra el taller del artista Michel Pérez (El Pollo), donde se produce arte en la intimidad propia de un espacio de creación individual.

Confluyen asimismo una galería privada como El Apartamento, que promueve y gestiona obras y exposiciones con el formato y objetivos propios del sistema de galerías internacionales, y la sede diplomática del Reino de Noruega, una activa patrocinadora de artistas, proyectos y obras en muy diversos campos de las artes en el país.

Taller de Michel Pérez Pollo

Foto: IPS-Cuba

“Hay que recorrer las cuatro sedes para entender de qué va el proyecto, cómo se realiza la mutación. Buscamos reflexionar sobre el reconocimiento que necesitan estos espacios, el respeto mutuo entre ellos, y cómo esto debería ser si no un ejemplo, al menos un patrón a seguir dentro de las políticas culturales”, argumentó Figueroa-Vives.

A su juicio, la conexión entre tan disímiles proyectos no ocurre debido a su gestión autónoma, “sino de las personas, voluntades e intereses”.

“Proyectos así los puede generar desde un barrio y vecinos, hasta entidades y espacios de arte más institucionales. El interés y la voluntad deben venir desde los gestores. Una vez que hay voluntad e intereses se puede hacer cualquier cosa”, complementó.

Significó además que la autoría de las obras responde a edades y estéticas disímiles, desde estudiantes hasta artistas y profesionales maduros y consagrados.

“Lo interesante es que muchas veces se ve al privado como “el enemigo”, e incluso que entre ellos lo son”, lamentó.

Para ella, “una de las ideas de esta iniciativa es que todos los proyectos conviven con sus diferencias, intereses particulares, desde el arte más ortodoxo hasta las propuestas más experimentales y bizarras, pero se respetan”.

Durante la noche inaugural de Mutaciones, que permanecerá abierta al público en octubre y noviembre, cerca de un centenar de personas conectaron mediante un recorrido a pie los cuatro espacios. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.