Filme polémico se estrena hoy en La Habana

La proyección de “Regreso a Ítaca” se pospuso en diciembre pasado por razones sin esclarecer.

Regreso a Ítaca pretende mostrar “una Cuba viva”, pero no desde la mirada turística, signada por estereotipos.

Regreso a Ítaca pretende mostrar “una Cuba viva”, pero no desde la mirada turística, signada por estereotipos.

Foto: Fotograma del filme

La Habana, 2 may.-  Mucho se ha debatido en los circuitos artísticos e intelectuales cubanos sobre la película “Regreso a Ítaca”, del director francés Laurent Cantet, antes de su estreno hoy en el XVIII Festival de Cine Francés, que comenzó el 30 de abril.

Más que por su contenido o valor artístico, los debates entorno a la película se deben a que fue excluida de la programación, en diciembre último, del 36 Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, decisión adjudicada al estatal Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) y el Ministerio de Cultura.

A pesar de que la ficha de la película se publicó en el catálogo del festival de Nuevo Cine, el director de la cita, Iván Giroud, notificó entonces por escrito a Cantet la decisión de no incluir en cartelera su proyección.

“Regreso a Ítaca” está inspirada en uno de los pasajes de “La novela de mi vida” (Tusquets, 2002), del Premio Nacional de Literatura 2012, Leonardo Padura, donde el cubano emigrado Amadeo se reencuentra después de 16 años con un grupo de amigos y comentan sus vivencias en momentos como el llamado Período Especial, la etapa de crisis en Cuba por el derrumbe en 1991 del campo socialista.

Como la mayoría de los textos de Padura, este describe las experiencias, sueños y frustraciones de una “generación perdida”, comprendida por las y los contemporáneos del autor, que a su juicio se han debatido entre emigrar y sobrevivir en la profunda depresión del país.

No obstante, la intención de Cantet no fue concentrarse en la crítica al gobierno socialista como lo han hecho muchas otras piezas del cine cubano y coproducciones, sino ofrecer una mirada al pasado reciente de la nación desde pequeñas historias personales.

“Esta película que hice con una ternura extrema me parece que está más cerca de un mensaje de amor para el pueblo cubano que de una tesis contrarrevolucionaria con la que la han querido empañar”, expresó el francés en un mensaje fechado el 18 de diciembre de 2014, que circuló por correo electrónico.

Por ese medio se habían hecho públicos otros mensajes que, ante la retirada del filme del festival de Nuevo Cine, expresaban la inconformidad de prominentes personalidades, entre ellas, los Premios Nacionales de Cine Leo Brouwer, Julio García Espinosa, Daysi Granados, Eslinda Núñez, Juan Padrón, Manuel Pérez, Fernando Pérez, Raúl Pérez Ureta, Enrique Pineda Barnet y Juan Carlos Tabío.

El grupo de cineastas conocidos como g-20, quienes lideran las gestiones por la aprobación de una Ley de Cine en Cuba, redactaron un documento titulado “No ha de temerse a la sinceridad”, donde calificaron el hecho de “un acto de censura, ajeno por completo al espíritu cultural de la nación cubana” y “disparate cultural y político”.

Los creadores dijeron haber hecho gestiones para que no se eliminara “Regreso a Ítaca” del programa del festival y lamentaron que organizaciones como la Unión de Escritores y Artistas de Cuba no intervinieran activamente en el asunto.

“Aspiramos a recobrar cuanto antes los tiempos en los que podíamos dialogar con las autoridades culturales, las del Gobierno y el Partido (Comunista de Cuba, único), sobre cualquier tema, proyecciones futuras o diferencias”, agregó la declaración.

La película de Cantet, autor nominado al Óscar y premiado en festivales como San Sebastián y Cannes, se rodó en menos de 20 días en el barrio capitalino de Centro Habana, en una locación con vista al mar, y contó con los servicios del Icaic durante ese proceso.

Los papeles protagónicos fueron concedidos a los actores de primera línea Isabel Santos, Jorge Perugorría, Fernando Hechevarría y Néstor Jiménez.

En su recorrido internacional, la cinta ha merecido premios como el que otorga la sección paralela Jornadas de Autores en el Festival de Venecia; el Abrazo, en el 23 Festival de Biarritz; y el del 43 Festival Internacional de Cine de Huesca.

Dentro de Cuba, desde hace algunas semanas, circula por vías informales una copia del filme, pero se espera que su proyección en el Festival de Cine Francés atraiga a una gran cantidad de público. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.