Foro itinerante reafirma los valores de un barrio

Organizado por el grupo de teatro callejero Gigantería y el proyecto ArteCorte, la iniciativa implicó a actores privados y estatales de la comunidad.

El foro pretende ser una plataforma de desarrollo donde distintos artistas desarrollen lenguajes y dispositivos para intervenir la ciudad.

Foto: Tomado de Habana Radio

La Habana, 13 oct.- El Foro Itinerante de Arte Urbano (FIU) transformó durante la última semana los espacios de un barrio habanero enclavado en la parte más antigua de la ciudad, para reafirmar los valores de una comunidad.

Del 5 al 11 de este mes, el FIU ocupó varios lugares del Consejo Popular Catedral, en La Habana Vieja, donde durante los últimos años se han multiplicado los negocios privados, en gran medida, para satisfacer la creciente demanda del turismo foráneo.

Organizaron la cita el grupo de teatro callejero Gigantería y el proyecto ArteCorte, liderado desde 16 años por Gilberto Valladares “Papito”, quien comenzó con una peluquería y talleres sobre este oficio hasta aunar en la actualidad a varios emprendedores particulares.

Las estatuas vivientes, atractivo para adultos y, en especial, para niños.

Las estatuas vivientes, atractivo para adultos y, en especial, para niños.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

A juicio de José Javier Reyes, estudiante de ingeniería informática, estas iniciativas logran sacar a las personas de sus casas y unirlas en actividades comunes.

Aurora Rosabal, de 78 años, opinó que ArteCorte le ha cambiado poco a poco la cara al barrio y ahora organiza estas actividades, donde no hay que ir muy lejos para disfrutar de una buena película o una obra de teatro.

La directora del FIU, María Victoria Ballester, explicó a la Redacción IPS Cuba que esta iniciativa sirve también para celebrar el aniversario 15 de Gigantería, abrir nuevos espacios de intercambio entre artistas, integrarlos a la comunidad y convocarlos a emplear la ciudad como un escenario creativo.

“Una de las premisas resultó entonces utilizar los disímiles lugares del barrio: la cancha deportiva para los conciertos, la Casa de Abuelos para las puestas de teatro y el parque para los talleres. En la calle se realizaron exposiciones y las paredes se llenaron de grafitis”, contó.

El Callejón de los Peluqueros es un ejemplo de cuánto se puede hacer por la comunidad.

El Callejón de los Peluqueros es un ejemplo de cuánto se puede hacer por la comunidad.

FIU acogió un programa de cine cubano sobre temática urbana, con proyecciones al aire libre en una gran pantalla situada en el Callejón de los Peluqueros, que fue organizado por ArteCorte con el apoyo de la Familia Solás y el Café Artes de Aguiar.

Conformaron la muestra el documental “Humberto” (Carlos Barba) y los largometrajes de ficción “Suite Habana” (Fernando Pérez), “Habana Station” (Ián Padrón), “Conducta” (Ernesto Daranas), “Canción de Barrio” (Alejandro Ramírez), “Habana Blues” (Benito Zambrano) y “Barrio Cuba” (último filme de Humberto Solás).

“La concurrencia de la comunidad ha sido sorprendente. Incluso desde la propia organización del foro hemos tenido que desarrollar una plataforma de colaboración que involucra a vecinos y diferentes actores del barrio, tanto estatales como no estatales”, señaló Ballester.

Agregó que, del mismo modo, “la Oficina del Historiador de La Habana dio su apoyo incondicional”.

En las jornadas de grafitis con el artista cubano-estadounidense Mastrappa, la gente se unió y pintó. Otra actividad con muy buena acogida fue la carrera de estatuas vivientes, donde participaron unos 20 artistas de toda Cuba y hubo una votación para elegir al personaje más popular, amplió.

La exposición Santo Ángel y el tiempo, de los diseñadores Kike y Katia (Enrique Smith y Katia Hernández), unió imágenes antiguas con otras nuevas de ese barrio, en una vertiente conocida como “refotografía”.

También atrajo la atención del público la presentación de la aplicación para teléfonos inteligentes desarrollada por un estudiante del Colegio de San Gerónimo, para identificar sitios arqueológicos de La Habana Vieja, apuntó la directora de FIU.

Al foro llegaron agrupaciones provenientes de Pinar del Río, Cienfuegos y Matanzas. De esta última provincia es el grupo Mirón cubano, principal promotor del festival de teatro callejero de esa ciudad de la porción occidental.

Obras de teatro y danza callejera, sesiones de DJ, conciertos de jazz, trova y hip hop, performance y actividades para niños completaron la agenda del encuentro.

Las tradiciones tampoco quedaron fuera de la programación de la cita, que cerró el pasado domingo 11 con la quema de La Tarasca, especie de procesión ritual organizada por Gigantería desde hace cuatro años para revivir esa ceremonia de las fiestas del Corpus Cristi en La Habana.

En próxima ediciones, FIU pretende profundizar en la investigación sobre temáticas urbanas y en los modos de trabajar e intervenir creativamente la ciudad. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.