Fortalece Cuba trabajo en ciudades patrimoniales

La Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana (OHCH) fue fundada en 1938. Con posterioridad fueron creadas oficinas en otros centros históricos.

Archivo IPS Cuba

La red es una organización indispensable para el desarrollo de las ciudades patrimoniales.

La Habana, 25 jun.- Nuevas perspectivas de colaboración en la salvaguarda del patrimonio nacional abre la oficialización de la Red de Oficinas del Historiador y del Conservador de las Ciudades Patrimoniales de Cuba, cuya misión incluye fomentar el intercambio de experiencias en rehabilitación urbana.

Integrada por las Oficinas del Historiador de las ciudades de La Habana y Camagüey, las del Conservador de las ciudades de Santiago de Cuba, Cienfuegos y Trinidad y el Valle de los Ingenios, esta nueva institución crea un espacio de integración para perfeccionar los mecanismos de rehabilitación, el apoyo en la gestión del manejo y el desarrollo de proyectos de cooperación.

En el futuro, una vez constituidas, se integrarán la oficinas de Sancti Spíritus, San Salvador de Bayamo, Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa, tres de las siete primeras villas fundadas por los colonizadores españoles en Cuba, y la llamada octava villa, San Juan de los Remedios.

La red, legalmente constituida por un acuerdo del Consejo de Estado y la firma del presidente Raúl Castro, el pasado 24 de enero, tiene carácter nacional y personalidad jurídica propia y está encabezada por Eusebio Leal, Historiador de La Habana.

Su misión fundamental es fomentar el intercambio y transferencia de experiencias y conocimientos en materia de rehabilitación urbana y recuperación patrimonial, en aras de preservar el legado histórico y vivo de Cuba, lo cual no limita la autonomía que tiene cada ciudad u oficina en las actividades propias de esta labor.

Para el arquitecto Irán Millán Cuétara, director de la Oficina del Conservador de la ciudad de Cienfuegos, se trata de “un viejo anhelo” de todas las personas que, como en su caso, trabajan en el patrimonio desde hace prácticamente 30 años.

“Nos permite unirnos a todos los que nos dedicamos a este quehacer, para poder trazar una estrategia integral con las buenas prácticas de una zona en otra y posibles proyectos de uno en otro territorio, ayudarnos mutuamente, comunicarnos las experiencias, establecer redes como las ya creadas entre las escuelas de oficio”, dijo el también presidente del Comité Cubano del Consejo Mundial de Monumentos y Sitios (ICOMOS, por sus siglas en inglés).

“Tener la red es sentirnos protegidos legalmente por el Consejo de Estado y eso nos da una fuerza legal, que la tenemos de alguna forma en nuestro territorio, pero nos faltaba esta institucionalización, este reconocimiento legal que el Consejo de Estado ha considerado de una importancia que no podía esperar más”, declaró a la Redacción de IPS Cuba.

El trabajo de la entidad posibilitará entretejer las acciones de todas las áreas de promoción cultural, de la subdirección técnica del Plan Maestro y también de la colaboración internacional, muy importante para la labor de rehabilitación y restauración.

Alejandro Hartmann, historiador de la ciudad primada de Cuba, Baracoa, y director del Museo Matachín, considera que la red es una organización “indispensable” para el desarrollo de las ciudades patrimoniales. “Existimos desde hace tiempo, pero esta unión era una necesidad imprescindible de la sociedad cubana”, comentó.

“Para ciudades como Remedios, Baracoa y Sancti Spíritus la red es motivo de regocijo y gran alegría y va a sentar toda una pauta, dirigidos por el patriarca y espíritu del patrimonio cubano que es Eusebio Leal”, destacó.

La mirada de Hartmann va más allá: “esto nos sirve también para unirnos y colaborar con todas las redes que existen en otras partes del mundo”.

La red apoyará la gestión en el manejo de ciudades históricas, promoverá trabajos de restauración, investigación, comunicación y cuidado de valores patrimoniales, propiciará la participación de las instituciones estatales, sociedades, formas no estatales de gestión y la ciudadanía toda, en aras de la recuperación y rehabilitación patrimonial.

La Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana (OHCH) fue fundada en 1938 por Emilio Roig de Leuchsenring, cuyo legado fue abrazado por su sucesor Eusebio Leal, para impulsar una obra de salvaguarda del patrimonio reconocida internacionalmente.

Años más tarde, en otros centros históricos del país fueron creadas oficinas con el objetivo común de salvaguardar el patrimonio, con modelos de gestión adecuados al contexto socioeconómico y el marco institucional.

Cuba integra la Organización Latinoamericana y del Caribe para la Conservación de Centros Históricos (OLACCHI), la que tiene como misión fundamental, asumir el liderazgo en las acciones que conduzcan a rescatar y destacar las expresiones culturales propias del territorio latinoamericano y del Caribe, distintas instituciones relacionadas con esa actividad, las autoridades locales y el pueblo en general. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.