García Márquez tiene una escultura de cera en Cuba

Sentado en una mecedora, la estatua del Gabo comparte el espacio con José Martí, Compay Segundo y Ernest Hemingway.

Foto: Archivo IPS-Cuba

Leander trabaja en la terminación de la escultura en cera de Gabriel García Márquez.

La Habana, 7 ago.- El escritor colombiano Gabriel García Márquez, fallecido en abril pasado, ya tiene una escultura tamaño natural en el único Museo de Cera de Cuba, en la oriental ciudad de Bayamo, a 730 kilómetros al este de La Habana.

En la obra del artesano y artista Leander Barrios Milán, de 34 años, el Premio Nobel de Literatura, más conocido en Iberoamérica como el Gabo, aparece sentado en una mecedora, ataviado en ropas blancas que le pertenecieron en vida.
Gabriel García Márquez (1927-2014), gran amigo de Cuba y cercano al ex presidente Fidel Castro, falleció el pasado 17 de abril en México.

Con esta nueva figura, suman 15 las esculturas hechas en cera por Barrios Milán, entre las que se incluyen las de los patriotas José Martí (1853-1895) y Carlos Manuel de Céspedes (1819-1874); los músicos cubanos Benny Moré (1919-1963), Compay Segundo (1907-2003), Rita Montaner (1900-1958) e Ignacio Villa (Bola de Nieve) (1911-1971).

La primera de estas esculturas, creada en 2003, fue la del popular cantautor de música campesina Polo Montañéz (1955-2002), que falleció en un accidente automovilístico. Una de las más visitadas es la del escritor estadounidense Ernest Hemingway (1899-1961).

Leander se inclinó hacia las figuras humanas a partir de 2002. Desde la infancia, moldeaba animales domésticos y de corral en plastilina junto a su hermano Rafael.

El trabajo de ambos hermanos es totalmente artesanal.

Buscan fotos y algunas medidas elementales como estatura y peso aproximado de la personalidad objeto de la escultura.

“Se cogen la medidas y a partir de las fotos se hacen ciertas proporciones, buscando puntos de referencias similares en todas las personas, por ejemplo, la proporción entre el tamaño de los ojos y el de la nariz”, explicó Leander a la Redacción IPS Cuba.

“Una de las cosas en las que más tiempo se invierte es en hallar el color exacto de la piel. El rostro humano tiene varios matices y hay que tratar de acertar, por ejemplo, el área de la barba no es similar a la de la nariz”, agrega.

Mientras que en otros museos de cera emplean prótesis para los ojos, uñas y dientes, los Barrios Milán, residentes en el poblado de Guisa, a unos 22 kilómetros de Bayamo, lo moldean todo a mano.

Otra dificultad, indica, es conseguir el cabello apropiado. “Salgo a la calle y busco un cabello parecido entre la gente. Después hablo con la persona para ver si está de acuerdo en donarlo para la pieza”, detalla.

A su juicio el trabajo con la cera es complicado.

“En una figura en bronce, el autor no es tal vez tan observado ni criticado como en la cera. Las personas quieren ver el color exacto y opinan si tenía o no la nariz más larga. Es un trabajo muy exigente. Por eso, casi nadie trabaja esto en Cuba”, valora.

Las personalidades históricas tienen una complejidad superior al disponerse de escaso material fotográfico para conformar la figura. Por ejemplo, explica Rafael Barrios, solo había una foto de Perucho Figueredo (1818-1870), el bayamés autor del Himno de Bayamo, hoy Himno Nacional.

El proceso puede demorar unos tres meses.

A cada figura se le hace un expediente con la información y las fotos.

La cera, producida por apicultores de la provincia de Granma y adquirida por el estatal Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) para este equipo familiar de artesanos artistas, es mezclada con óleo para darle las tonalidades deseadas.

El cuerpo se hace con una estructura metálica de alambre o hierro, rellenado con maderas ligeras y poliespuma, y revestido posteriormente con cera.

Para dar por terminada una pieza, deben perfeccionar, limpiar, arreglar los detalles con un pincel, darle brillo a los dientes y a los ojos.

“Me gusta este trabajo por entero, pero me siento realizado cuando coloco el cabello y logro el parecido a la figura. Siento que con el Gabo he trabajado mejor”, comenta.

Con excepción de Polo Montañéz y el también  músico Compay Segundo (del proyecto Buena Vista Social Club), las figuras elaboradas por los Barrio son solicitadas por la Dirección Provincial de Cultura y el FCBC.

Adelanta que “el próximo encargo será Juan Formell (1942-2014)”, importante músico y ex director de la orquesta Los Van Van.

“La institución se pondrá en contacto con los familiares para traer la mayor cantidad de fotos y videos, pues hay bastante información física de su rostro y su cuerpo. Esperamos que esta escultura sea una de las más exactas”, dice Leander.

De acuerdo con Rafael Barrios (padre), en 1994 les plantearon al sector local de cultura la idea de hacer un pequeño museo de aves endémicas de Cuba, algunas amenazadas y otras extintas, pero el proyecto no cristalizó.

Fue en 2002 cuando uno de los dirigentes locales vio una colección de gallos finos y se interesó.

Surgió entonces la galería devenida luego museo, que es uno de los sitios más visitados de la ciudad, una de las siete primeras villas fundadas por los españoles en el país en 1513.

Además de las figuras humanas, el espacio incluye una rica colección de aves de Cuba, entre ellas la cotorra cubana, el tocororo, carpintero, la carta cuba, sijú platanero, así como pequeños reptiles. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.