Jornada reivindica valores del arte de la animación

Las conferencias y exposiciones llegan a varios espacios culturales de La Habana.

El productor y realizador belga Jean Luc Slock imparte conferencia.

Foto: IPS Cuba

La Habana, 6 nov.- Exposiciones, talleres para adultos, niñas y niños, proyecciones de audiovisuales y conferencias que develan la riqueza de un arte en ocasiones considerado menor, incluye la jornada Días de animación en La Habana, que por segunda ocasión se organiza en la capital cubana.

Según la curadora Caridad Blanco, el encuentro es el resultado de un grupo de gente apasionada por la animación, que se han articulado y buscado el apoyo de instituciones para realizar un programa que saca a la luz “las potencialidades de la animación en su trabajo con la comunidad y da posibilidades de superación a los artistas en torno a las técnicas y sus posibilidades como arte”.

En su momento, agrega, mucha gente la despreció, porque no la entendía, como ocurrió con una buena parte del cine de animación de los años 60, con obras que son joyas y antecedentes de la animación contemporánea, pues la llevaron más allá de su época y necesita ser reivindicadas y estudiadas.

Artista belga Mathieu Labaye en pleno proceso de creación.

Foto: IPS Cuba

Animación por dentro

Según Blanco, especialista del Centro de Desarrollo de las Artes Visuales (CDAV) la animación es mucho más que cine, más que dibujo animado, mucho más que cine para niños y mucho más que la posibilidad de un mensaje educativo, es imaginación, es libertad, es una forma de la pintura y del arte contemporáneo.

“Hoy en día hay obras que son instalaciones, mapping y festivales de luz, que llevan este arte a una nueva dimensión, con posibilidades para enriquecer las capacidades plásticas del propio lenguaje del cine”, indicó.

“Es una expresión multidisciplinar que enriquece la relación con el universo de la imagen en movimiento, justo lo que define esa conexión entre arte contemporáneo y cine, que pertenecen algunas de sus manifestaciones a ese universo mayor que es el de la imagen en movimiento”, dijo.

Para Blanco, “aquí no importan las fronteras, porque la animación también se relaciona con el cine experimental, con autores de diferentes momentos de la historia que aportaron sus búsquedas, un cine o una animación inteligente, destinados a hacer pensar a la gente, a desbordarse en elementos de poesía, a hacer enunciaciones simbólicas complejas”.

Las nuevas tecnologías han dado a los artistas la posibilidad de crear sin tener que esperar por los grandes presupuestos de los estudios y “aunque no pueden hacer una película al mismo nivel que en Hollywood, Disney o Píxar, sí realizan un tipo de animación ajustada a sus intereses y con otras potencialidades artísticas”.

“Lo importante es lo que están intentando decir, que trasciende los mensajes habituales, el pop y el divertimento y van a reflexiones del orden político, sociológico, económico, poético y constituyen un imaginario desbordante de nuestro tiempo, que es necesario reconocer, para rescatar e interactuar con ellos”, añadió.

Días de animación en La Habana

Foto: IPS Cuba

Días diversos

Al espacio de reflexión y actualización se sumaron en esta edición profesionales de Bélgica, Portugal, México, Austria, Alemania y Cuba, quienes en formato de talleres compartieron sus saberes en temas como animación y performance, el reto de la creación audiovisual en contextos diversos y, para niños y niñas.

El taller La metodología de Camera Etc: El reto de la creación audiovisual en contextos diversos, fue impartido por el productor y realizador belga Jean Luc Slock, quien ha ganado gran reconocimiento en el panorama del cine de animación experimental europeo y llevado estas experiencias a numerosos países con niños, adolescentes y adultos.

Los alebrijes toman la Habana, un encuentro conducido por Asenat Velázquez (México) acercó a sus interlocutores a estos seres formados por partes de diferentes animales, pertenecientes al imaginario cultural mexicano. Son usualmente construidos con materiales reciclados y pueden ser pequeños, de unos 15 centímetros, hasta de una altura de varios metros.

Especial para animadores, estudiantes de arte e historietistas es el taller a cargo del artista belga Mathieu Labaye, quien comparte con el auditorio el proceso de gestación de sus obras, motivando a los participantes a escapar de los esquemas y categorías para expresarse de forma genuina y visceral.

El programa, que concluye este 9 de noviembre con las reflexiones de Labaye sobre su proceso creativo para la realización de los cortos  Orgesticulanismus y Le labyrinthe, incluye conferencias generales sobre el tema y otras que abordan el caso cubano.

Entre los temas tratados a lo largo del encuentro están la animación en el documental: experiencias cubanas, con Raydel Araoz (Cuba), la animación en Cuba como un ámbito multidisciplinar, de Caridad Blanco de la Cruz (Cuba) y Orgesticulanismus a Le labyrinthe: las inclasificables experiencias de Mathieu Labaye, del belga Jean Luc Slock (2018).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.