Jóvenes apuestan al baile de casino como más que un pasatiempo

Esta danza despierta hoy mayor interés entre el público nacional y extranjero.

Los encuentros para bailar casino en Cuba se dirigen principalmente al mercado foráneo.

La Habana, 12 sep.- Popular en Cuba desde hace unas cinco décadas, el baile de casino ya no es solo un pasatiempo o diversión en esta isla caribeña. Su creciente fama en varias regiones del mundo lo convierte en otro motivo de atracción turística.

Si bien existen más de 200 encuentros internacionales dedicados a ese tipo de danza, el Cuba Salsa World Festival busca posicionarse ahora entre esa larga lista desde su sede en esta capital, una de las cunas del ritmo.

Así explicó, Teresa Segarra, una de las coordinadoras de ese proyecto, quien destacó el apoyo dado a la iniciativa por instituciones estatales como la empresa comercializadora de productos culturales Artex, el Consejo de Casas de Cultura de La Habana y el Ministerio de Cultura.

El objetivo de los próximos encuentros será alcanzar trascendencia internacional con la participación de invitados extranjeros, a diferencia de la primera edición, celebrada del 19 al 23 de agosto último, que tuvo carácter promocional, señaló.

Tal es el deseo de su principal organizador y director artístico, Lázaro Martín, un bailarín cubano radicado en Italia, lugar donde ha desarrollado citas similares desde el 2001.

Aunque en Roma tiene su academia de baile, Martín deseaba trasladar la experiencia a su país natal.

La concepción del Cuba Salsa World Festival difiere del ya conocido Baila en Cuba, organizado por la agencia de turismo cultural Paradiso, dirigido solo a extranjeros y sin carácter competitivo pues solo imparte clases.

Hace 10 años, la capital acoge anualmente en la última semana de noviembre ese encuentro que reúne a academias europeas y americanas, y en esta ocasión pretende romper un récord con una rueda de casino gigante de 1.500 parejas, reveló Segarra.

De acuerdo al gerente general de Paradiso, Rolando Pérez, el programa turístico cultural Bailar en Cuba constituye uno de los principales atractivos para viajeros europeos interesados en este destino.

Mientras desde las instituciones se apoyan y alientan iniciativas dirigidas al mercado foráneo, el público nacional también desea protagonismo y participación en ellas.

Al joven sonidista de 27 años Yorni Blen, quien bailó en el Cuba Salsa World Festival, le gustaría que en Cuba existieran más proyectos semejantes.

Junto a los integrantes de la rueda de casino Ángeles Forever, perteneciente a la Casa de Cultura de Sitios y Ángeles, en el municipio capitalino de Centro Habana, Blen desea crear una escuela de baile de casino.

“Aunque ya existen algunos particulares dedicados a impartir esas clases, hace falta más que voluntad para pagar la licencia, conseguir un local, garantizar buenos equipos de audio…”, compartió.

También debe contarse con una buena promoción en las redes sociales, un sitio en Internet o ambas, porque buena parte de los interesados son extranjeros, añadió.

Según Alberto González, que se define como “casinero” de la vieja guardia, en los últimos tiempos cada vez un mayor número de personas recurren al baile con ánimos de lucro.

A juicio de este fundador de Los Tradicionales, una de las primeras ruedas de casino de La Habana, el término salsa lo quieren imponer aquellos que intentan aprovecharse o desvirtuar el baile de casino.

Esa manifestación atrajo a una ola inmensa de jóvenes cuando salones privados como el Casino Deportivo abrieron gratuitamente a todos los públicos luego de 1959, tras el triunfo de la Revolución Cubana.

Aunque muchos defienden el nombre baile de casino, el término difundido en el mundo es el de salsa, como mismo denominan al género musical que nació de la mezcla de sonoridades cubanas con otras propias de Latinoamérica y el Caribe.

El concepto, surgido en la década de 1960, gustó en el mercado latino e incluso, al público europeo. Aunque ahora son diversas las formas de bailar salsa, entre las variantes más populares figura la rueda de casino, coqueteo entre la música popular y las danzas de salón. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.