La Habana cumple 493 años

Inicialmente la villa estuvo ubicada en la costa sur hasta que quedó asentada en su espacio actual junto al puerto habanero.

Jorge Luis Baños - IPS

Este año concluyeron los trabajos de enmascaramiento de la Cámara de Rejas del Sifón de La Habana, sistema que funciona desde 1915 y es parte del paisaje de la Avenida del Puerto

La Habana, 16 nov.- Con tres vueltas a una ceiba ubicada en el lugar donde se oficiaron la primera misa y el primer cabildo, cerca de un centenar de obras en restauración y muchas más a la espera de ser salvado de las ruinas, la otrora villa de San Cristóbal de La Habana cumple hoy 493 años.

En un inicio, la naciente ciudad estuvo ubicada en la costa sur, pero el tino hizo a los colonizadores españoles buscar un sitio mejor, hasta que lo encontraron en la costa norte, entre un río y un puerto. Allí creció desde la segunda década del siglo XVI y trascendió al tercer milenio.

“Se acepta por lo común, que el asentamiento definitivo fue en el año 1519, a partir de un padrón de piedra que el propio Roig (Emilio Roig de Leuchsenring, historiador de la ciudad de 1942-1960) mandó a retirar de la columna del Templete, ante el peligro de que se borrase para siempre, según explicó en entrevista en 2004 Eusebio Leal Spengler, actual director de la Oficina del Historiador de la ciudad.

Andar por el Centro Histórico de La Habana, declarado Patrimonio de la humanidad por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 1982, permite ver sus costuras y descosidos, sus ruinas y también la obra restauradora.

“Hay ruinas y descuido pero también movimiento: se restaura el teatro Martí, el Capitolio, el castillo de Cojímar, comienzan los trabajos en el Gran Teatro de La Habana, hay una comisión trabajando sobre el Prado, se trabaja en el Malecón, la Universidad, el cementerio”, explicó recientemente Leal en declaraciones a medios radiales.

Este año concluyeron los trabajos de enmascaramiento de la Cámara de Rejas del Sifón de La Habana, sistema que funciona desde 1915, y se avanza en la rehabilitación de redes en el Malecón y en obras de ingeniería en la Avenida del Puerto, con el desmontaje de antiguas instalaciones portuarias y su conversión en espacios de uso social y recreativo.

Para el historiador que por 45 años ha encabezado este proyecto restaurador, la Plaza del Ángel, totalmente “cambiada y transformada, es un regalo por el aniversario de la ciudad”.

No todas las obras son hoy visibles, pero sí invaluables en el esfuerzo colectivo de las instituciones de la oficina para irle ganando espacios al rescate: cuadros, obras de arte y jardines están también en la lista de entregas por el aniversario.

Para 2013, anunció el historiador, se espera concluyan el rescate del Teatro Martí, cerrado desde hace cerca de dos décadas.

A su juicio, “llegará un momento en que las piezas de ese rompecabezas y se van a unir” y podrá apreciarse un espacio que más que edificios, calles y personas es “un estado de ánimo”.

La obra de restauración del Centro Histórico, por suerte salvado de los desastres inmobiliarios que hicieron desaparecer a sus homólogos en no pocas ciudades de América Latina, resulta muy costosa, compleja y se ha visto frenada por las circunstancias económicas del país.

A diferencia de rescates emprendidos en otras urbes antiguas, en La Habana tiene prioridad la obra social, con la reparación de viviendas, multiplicación de espacios culturales, misiones de beneficios para personas vulnerables y de la tercera edad.

Sin embargo, siguen acumulándose serios problemas debido al deterioro agudo del fondo habitacional, el envejecimiento de la población – un alto por ciento de los habitantes sobrepasan los 60 años-, y el hacinamiento, entre otros.

La ciudad fundada en 1519 creció a lo largo de sus casi medio milenio y tiene hoy dos millones 130.431 habitantes, el 24 por ciento de la población del país. Un millón 027 . 581 (48,2 por ciento) son hombres y un millón 102. 850 (51,8 por ciento), mujeres, para algo más de 932 varones por cada mil mujeres, según datos del cierre de 2011 de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información.

Datos no oficiales indican que en la capital cubana, donde se contabilizan más de 600.000 viviendas, una quinta parte del total nacional, la mitad se encuentra en regular o mal estado, y aquellas clasificadas como “buenas” requieren urgentes reparaciones parciales y totales.

Los sueños sobre la ciudad de no pocas de las personas que nacieron en La Habana o quienes fueron adoptados por la otrora villa de San Cristóbal, coinciden con los de Eusebio Leal.

“Quisiera que La Habana mejorara, se restauraran las casas que hoy están deterioradas en el Centro Histórico y se viera más bonita y elegante. También que las personas la cuidaran más y estuviera siempre limpia”, sueña sobre su ciudad una habanera de 12 años, estudiante de secundaria básica. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.