La Marca reivindica al tatuaje en La Habana

Es un taller-estudio de tatuajes, surgido por la idea del artista Leo Canosa en la zona más antigua de la ciudad.

El local abrió al público el 30 de enero de 2015 con el objetivo de posicionar formal y legalmente el tatuaje en Cuba

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 3 feb.- Con más de 800 tatuajes realizados, llegó a su primer año de vida el proyecto La Marca, que defiende esa “huella en la piel” como una expresión del arte desde su sede en el casco histórico de esta capital.

Aunque no existen normas precisas en Cuba para regular los lugares para tatuarse, La Marca forma parte de los estudios talleres que desde hace poco tiempo son legales. Cuenta con el apoyo de la Oficina del Historiador de La Ciudad (OHC) y es conocido como el primer local profesional de tatuaje en Cuba.La Marca, estudio-galería de arte corporal del artista Leo Canosa, celebró el  primer aniversario de su fundación. Popularmente Conocido como el primer local profesional de tatuaje en Cuba, consede en el Centro Histórico La Habana Vieja, este local abr

Este es un estudio de arte corporal que le da un trato personalizado a quien desee hacerse un tatuaje, pero abarca otras muchas actividades pues lo concibieron con un enfoque comunitario, explicó a la Redacción IPS Cuba uno de sus fundadores, David Pérez.

“Todos los materiales que se utilizan son importados. Incluso algunos colaboradores y amigos nos hacen ese favor”, especificó.

“Hay mucha gente que tiene fe en La Marca y nos apoya. Aquí hay mucho rigor profesional y casi todos los tatuadores son graduados de escuelas de arte y hasta tenemos un diseñador”, agregó.

“Si bien las personas pueden traer sus propios bocetos, nuestra óptica es tratar de producir nuevos dibujos teniendo en cuenta las ideas del cliente”, detalló, sobre el lugar donde no se hacen muchos “trabajos” por día para cumplir con el largo proceso requerido.

Labor cultural y comunitaria

La Marca acogió además el Workshop Mapping Havana con estudiantes del programa Study Abroad de la Universidad de Delaware (Estados Unidos), y la presentación del artista y tatuador mexicano Dr. Lakra durante la Bienal de La Habana 2015.Sirvió de sede a la exposición Marcadas, del fotorreportero catalán Edu Bayer, y el Happening de tatuaje y diseño de vestuario con artistas de La Marca junto al proyecto Cambiar de máscara, del pintor Manuel López Oliva.

Se vincula a eventos y proyectos culturales organizados por otras instituciones estatales o privadas, y brinda asesoría y acompañamiento a otros proyectos locales,Talleres infantiles, encuentros con adolescentes, presentaciones de libros, charlas educativas  y cursos dirigidos a otros tatuadores figuran en su programación habitual.

“Nosotros no enfrentamos tantos prejuicios, sino el cliente. Pero con el nivel de tolerancia actual, el tatuaje dejó de formar parte de esos temas tabú de toda la vida”, consideró.

A su juicio, “los prejuicios existen cuando no hay mucha información sobre algo y para eso también estamos: impartimos talleres y cursos dirigidos a varios públicos, y mantenemos un vínculo muy estrecho con la comunidad”.

“El precio, establecido por los propios tatuadores, depende del diseño y el trabajo en general”, aclaró Pérez, quien tiene ocho años de experiencia en esa labor.

Para él, “aunque el estudio pudo estar en cualquier en otro lugar, La Habana Vieja constituye uno de los centros más importantes del país, además de uno de los principales polos turísticos. Es muy bueno estar ubicados precisamente aquí”.

Dione Lugones, graduada de Gestión sociocultural y trabajadora de La Marca, explicó que el estudio “es mucho más que un negocio o un lugar donde hacen tatuajes: una parte importante de sus actividades va dirigida a la promoción de artistas jóvenes”.

Con varios tatuajes en su cuerpo, la joven refirió que la mayoría de sus colegas tienen entre 20 y 30 años: uno de los más veteranos es Leo Canosa, con 40 y tantos.La Marca, estudio-galería de arte corporal del artista Leo Canosa,  celebró el  primer aniversario de su fundación.  Popularmente Conocido como el primer local profesional de tatuaje en Cuba, con sede en el Centro Histórico La Habana Vieja, este local abr

Roberto Ramos, de los pocos que tatúa “a mano”, contó sus experiencias en este “difícil arte”. Según sus cálculos, fue bastante pareja la proporción entre los hombres y las mujeres que vinieron a La Marca durante su primer año.

La periodista Marta María Ramírez, especie de comunity manager de La Marca, apostó por buscar soluciones para que tatuar no sea alegal en esta isla. También dijo sentirse discriminada en ocasiones por llevar tatuajes.

“Fue un primer año marcado por el cierre de varios estudios de tatuaje, de su reapertura y más desamparo legal”, lamentó.

Ariel Sánchez, de 29 años, muestra ahora con orgullo sus 25 tatuajes. Para él, marcarse la piel puede ser algo casi adictivo. “Antes era más usual hacerlo a mano y las máquinas eran muy artesanales, pero en La Marca es otra cosa”, valoró.

El estudio resulta además un centro cultural alternativo a partir de su sinergia con diversas manifestaciones de las artes visuales y plásticas, el teatro, la danza, la literatura, el diseño gráfico y la música, indicó. Para celebrar su primer aniversario, el taller desarrolló un ciclo de cine relacionado con el tatuaje, organizado con el apoyo del Cinematógrafo Lumiére de la OHC. También inauguró la exposición Herramientas y Materiales, que reúne instrumentos artesanales empleados en la realización de tatuajes desde los inicios de esa manifestación en Cuba. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.