Libro sobre Guillermo Cabrera Infante se estrena en La Habana

Es el primero en más de cuatro décadas dedicado al cubano ganador del Premio Cervantes en 1997 y 2003.

Es uno de los representantes del “boom” latinoamericano junto al colombiano Gabriel García Márquez, entre otros.

La Habana, 18 ago.- Tras más de 40 años de ausencia en el ámbito editorial cubano, “Sobre los pasos del cronista: el quehacer intelectual de Guillermo Cabrera Infante en Cuba hasta 1965″ aborda la primera etapa profesional del polémico escritor, exiliado en 1965 y abiertamente contrario al gobierno socialista en la isla.

Sus autores, los periodistas Elizabeth Mirabal y Carlos Velazco, ganaron en 2009 con este texto el Premio de ensayo “Enrique José Varona”, otorgado por la no gubernamental Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

Publicado por la Editorial Unión de la mencionada institución, esta tarde se realizará en la sede capitalina de la Uneac la presentación inaugural al público cubano de un texto que profundiza en el periodismo del ganador en dos ocasiones del internacional Premio Cervantes y analiza fragmentos de sus crónicas impresas en revistas y diarios culturales de la época.

“No se puede entender la gran literatura de Guillermo Cabrera Infante sin conocer su periodismo”, dijo vía telefónica a IPS Mirabal. Para ella, en su quehacer periodístico se revelan muchas claves de su estilo, que luego alcanzan otras dimensiones en obras cumbres como las novelas Tres Tristes Tigres (1964) y La Habana para un infante difunto (1979).

Por esa razón, los autores proponen un bosquejo sobre la presencia del narrador en las principales publicaciones entre las décadas del 50 y 60 del siglo XX en Cuba como Nueva Generación, Carteles, el diario Revolución y su magazine literario Lunes de Revolución, y su participación en las polémicas culturales que marcaron la época e instituciones como el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica.

Además, escogieron fragmentos de producciones realizadas en la etapa primera del joven Guillermo en la prensa hasta cuando alcanzó su estatus en la isla caribeña de “gran cronista y crítico de cine”, cuya firma era el pseudónimo de G. Caín.

Se distinguió por “su inventiva para hacer un periodismo ágil, divertido, lleno de humor y energía, con aspiraciones literarias”, concluyó Mirabal, que cuenta al igual que Velazco con 25 años de edad.

El ensayo que hoy se presenta tuvo como antecedente la tesis que ambos jóvenes realizaron para obtener en 2009 la licenciatura en Periodismo en la Universidad de La Habana, sobre el singular periodista, que nació en 1929 en el oriente cubano y falleció en el 2005 en Londres.

La investigación, titulada “(Per) versiones de Guillermo Cabrera Infante: Un estudio en torno a su quehacer intelectual en Cuba entre 1947 y 1965”, incluyó testimonios de personas que lo conocieron durante ese período como el músico Harold Gramatges, el cineasta Enrique Pineda Barnet, la investigadora Nara Araújo, el escritor Pablo Armando Fernández y la profesora Graziella Pogolotti, entre otros.

Hasta el momento, sólo se han publicado algunos testimonios que resultaron del trabajo de diploma en La Gaceta, la revista de la Uneac, especificó Mirabal. El resto permanece inédito y “Sobre los pasos del cronista…” partió del trabajo de grado, pero tiene una estructura y objetivos diferentes, aclaró. (2011)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.