Monumento busca honrar a mártires de hermandad secreta

Los abakuá, fraternidad masculina de origen africano, han tenido una gran influencia en las artes y la historia nacional.

Cada 27 de noviembre, en la esquina de las calles Morro y Colón, en La Habana Vieja, se recuerda a los cinco jóvenes abakuás asesinados por el gobierno colonial español por defender a los ocho estudiantes de medicina, ejecutados bajos falsos cargos.

Foto: Tomada de HavanaTime

La Habana, 2 ene.- La Asociación Abakuá de Cuba (AAC) impulsa la construcción de un sencillo monumento para honrar a cinco mártires de esa hermandad secreta de origen africano, cuyo heroísmo apenas comienza a reconocerse dentro de la historiografía nacional.

La petición está recogida en una carta fechada el 24 de octubre de 2015 y firmada por René Martínez Pinillo, presidente del Consejo Supremo de la AAC, con el respaldo además de la Cátedra de Pensamiento Crítico y Culturas Emergentes Haydée Santamaría.

La misiva, a la cual tuvo acceso la Redacción IPS Cuba, solicita a Miriam M. García Mariño, directora del Registro Nacional de Asociaciones del Ministerio de Justicia, el apoyo para la “adecuada y oportuna tramitación” de los permisos con las autoridades correspondientes.

Refiere que como parte de un acuerdo adoptado en 2014, el monumento debe ser emplazado en la esquina de Morro y Colón, municipio La Habana Vieja, sitio donde fue abatido a bayonetazos y tiros el más joven de los cinco abakuás.7

En ese lugar, desde hace nueve años, la Cátedra Haydée Santamaría, la Cofradía de la Negritud y el Consejo Supremo de la AAC efectúan un modesto acto conmemorativo cada 27 de noviembre, como parte del proceso de rescate de la memoria histórica y reescritura del papel de los afrodescendientes en la cultura cubana.

“Salvador González, artista de la plástica que  dirige el espacio comunitario Callejón de Hammel, realizará el proyecto de la obra, cuyo boceto estará listo en breve y le haremos llegar a usted próximamente”, promete el documento.

Erigir al menos una tarja conmemorativa resulta un viejo reclamo, como lo demuestra una carta del Historiador de la ciudad de La Habana, Emilio Roig de Leuchsenring, fechada el 18 de enero de 1943.

En la misiva, Roig pedía al Ministro de Obras Públicas cumplir con un acuerdo de la Sociedad de Estudios Históricos e Internacionales, encaminado a la construcción de un monumento, como homenaje permanente, “a los que pagaron con sus vidas la defensa de aquellos inocentes”.

El 27 de noviembre de 1871, cinco cubanos de color perdieron la vida a manos del Cuerpo de Voluntarios de la entonces metrópolis española, en un intento desesperado por salvar a ocho estudiantes de Medicina, ejecutados bajo falsos cargos.

Reflejo de las relaciones irreconciliables entre Madrid y la aún joven nación cubana que desde 1868 luchaba por su independencia, el asesinato de los ocho estudiantes de Medicina se registra como uno de los hechos notorios de la historia nacional en el siglo XIX.

Sin embargo, los libros nunca mencionan a los cinco jóvenes negros “héroes desconocidos que son también mártires de la libertad”, lamentó Roig en su carta.

Aunque el Gobierno de aquella época logró borrar para la posteridad sus nombres, “los hechos son innegables; y aquellos nobles y valientes hijos del pueblo merecen que la patria honre su memoria anónima y que las generaciones venideras no desconozcan su sacrificio”, remarcó.

En Cuba, se conoce por abakuá a un tipo de hermandad secreta de origen africano para la ayuda y socorro mutuos, exclusivas para hombres, fundada en La Habana a principios del siglo XIX.

De procedencia carabalí –como se denomina al conjunto de etnias del sureste de la actual República Federativa de Nigeria y su frontera con Camerún-, es considerada un singular fenómeno etnográfico y antropológico, que fuera de África puede ser encontrado solamente en la isla caribeña.

El escritor y activista Tato Quiñones, uno de los principales estudiosos del tema, ha investigado los antecedentes de las fraternidades afrocubanas con una gran influencia en la música, la literatura, las artes plásticas, la guerra civil española y en diferentes pasajes de la historia cubana.

Su más reciente libro, “Asere, Núncue Itiá, Ecobio Enyene Abacuá. Algunos documentos y apuntes para una historia de las hermandades abakuá de la ciudad de La Habana”, fue publicado por la Editorial José Martí y presentado durante la Feria Internacional del Libro del pasado año. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.