Obra de dramaturga estadounidense llega a las tablas cubanas

Es una pieza de Melinda López, que fue mencionada por el expresidente estadounidense Barack Obama en su histórica visita de 2016 a La Habana.

Las lecturas de la pieza contaron con la presencia de su autora.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 10 oct.- Los impactos de la emigración en las familias, el perdón y la comprensión, se entretejen en la obra teatral “Sonia se fue”, de la dramaturga Melinda López, de padres cubanos y residente en Estados Unidos, cuya lectura dramatizada llegó por primera vez a la isla caribeña.

Primero en La Habana, en un encuentro organizado entre el Archivo Digital de Teatro Cubano, el grupo Argos Teatro y la Editorial Tablas-Alarcos, y luego, en el Festival Nacional de Teatro Camagüey 2018, ambas lecturas de la pieza contaron con la presencia de su autora.

Al concluir la presentación habanera, el 5 de octubre, López comentó a la Redacción IPS Cuba: “para mí, la obra habla de tener que decidir si debes algo a los padres o a la patria, de lo que es ser buen patriota, en los Estados Unidos y en Cuba, y también ser buen hijo, buena hija y buena madre”.

“Mis padres eran cubanos y siempre me ha interesado el tema del intercambio entre los Estados Unidos y Cuba, pues tenemos mucho en común”, dijo López, de 50 años.

La dramaturga Melinda López, de padres cubanos y residente en Estados Unidos.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Sonia, antes y después

La obra, publicada en español por la editorial cubana Tablas-Alarcos, tiene como personaje principal a Sonia, quien como muchos otros niños y niñas cubanos, fue enviada por sus padres a Estados Unidos en la década de los 60, en lo que se conoce como Operación Peter Pan.

El primer acto se desarrolla en Minneapolis, Estados Unidos, donde Sonia, ya mayor y con familia americana, recibe la noticia de que su hijo se alistará en el ejército.

El segundo acto se desarrolla en La Habana, en 1961. “Encontramos a Sonia, a los 15 años. Nos damos cuenta que sus padres la mandaron sola a los Estados Unidos y ella nunca pudo perdonarlos”, dijo López.

Escrita originalmente en inglés, en 2004, fue traducida por el director de teatro Alberto Sarraín, que es cubano residente en Estados Unidos. A juicio de la autora, Sarraín “ha hecho una traducción muy bonita, muy cubana”.

Presentada con anterioridad en Estados Unidos, la lectura en Cuba involucró en esta ocasión a seis actores locales, que integran la compañía Argos Teatro.

“La he visto actuada en los Estados Unidos, con actores americanos haciendo los papeles de los personajes cubanos, pero ahora he visto a los cubanos haciendo los personajes americanos”, dijo.

“Estoy muy emocionada al ver a los actores cubanos hablar de esas cosas”, destacó la dramaturga.

Sobre la elección por la lectura dramatizada en lugar de una puesta en escena tradicional, López especificó que es algo usual en los Estados Unidos: “no hay escenografía, no hay vestuario, pero los actores pueden dar las emociones, las batallas y el amor”.

De acuerdo con la también profesora de dramaturgia de la Universidad de Boston, producir teatro es muy caro y más difícil que publicar un libro. Por ello la lectura dramatizada ofrece una alternativa más económica “que es en vivo, sintiendo con la gente y el intercambio entre los actores”, valoró.

“Ojalá que este intercambio pueda seguir con otros actores, quizás actores cubanos y americanos, o también traer a Estados Unidos obras de los dramaturgos cubanos. Me gustaría mucho”, confesó.

La lectura en Cuba involucró en esta ocasión a seis actores locales, que integran la compañía Argos Teatro.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Melinda López y Barack Obama

La historia personal de López salió a relucir durante la visita a Cuba del ex presidente estadounidense Barack Obama, en marzo de 2016.

“Vine por primera vez a Cuba en 2000 y pude regresar al pueblo de mis padres, Caibarién. Cuando buscaba la casa de mi madre, me encontré con una vecina que la conocía desde niña, y ella vio a mi madre en mi cara”, recuerda.

Esa historia lo ha hecho a amigos y personas que quieren saber cómo es regresar a Cuba para emigrados y sus descendientes. “Yo ni estoy segura cómo esa historia llegó a quienes trabajaban con el presidente”, compartió.

“Él (Obama) lo puso como ejemplo de lo bueno que es tener intercambio y amor entre  los países. Los que somos de familia cubana, nos sentimos cubanos, y nosotros también queremos una oportunidad de disfrutar de este bello país y agradezco mucho haber podido venir y conocer Cuba”, concluyó. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.