Oficina del Conservador de Sancti Spíritus clama por existir

La prioridad de esa institución es definir su situación legal y estructura organizativa hasta lograr más independencia en sus acciones.

Velar por la preservación del patrimonio nacional motivó el establecimiento de una Red de Oficinas del Historiador y del Conservador de Cuba.

Foto: Tomada de Cubasí.cu

Sancti Spíritus, Cuba, 25 ago.- Tras su supuesta apertura en 2014, la Oficina del Conservador de la Ciudad de Sancti Spíritus, en el centro cubano, aún carece de un respaldo legal que avale su funcionamiento y goza poco de las prerrogativas dadas para el 500 aniversario de esta urbe.

Ahora el accionar de esta entidad está muy limitado, si bien jugó un papel fundamental en la elaboración y ejecución de los proyectos para restaurar y rehabilitar inmuebles patrimoniales con motivo de conmemorarse el medio milenio de la otrora Villa del Espíritu Santo, fundada en 1514.

Así explicó a la Redacción IPS Cuba, el director de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos de Sancti Spíritus, Roberto Vitlloch, quien debe liderar la Oficina del Conservador de la Ciudad.

Todas las obras del 500 aniversario se coordinaron con la Oficina del Conservador, aunque todavía no existía el decreto de su creación, pero el panorama cambió al año siguiente cuando quedaron en el aire las propuestas para continuar los trabajos, señaló.

“Actualmente estamos supeditados a la Dirección de Patrimonio de Cultura Provincial, lo cual limita mucho porque esa instancia tiene otras prioridades y el proceso de aprobación de cualquier solicitud o inversión es bastante lento”, amplió.

El proyecto de la Oficina del Conservador de la Ciudad de Sancti Spíritus pretende establecerla como una unidad presupuestada con tratamiento especial y subordinada al Consejo de la Administración Provincial: Vitlloch espera que lo aprueben finalmente en 2016.

“Lo primero es acabar de definir la situación legal, no hay decreto que avale su constitución y ni siquiera poseemos la propiedad del inmueble donde está enclavada”, alertó el especialista.

Además, agregó, los trámites van muy lentos porque “ya fue presentada la propuesta de creación de la Oficina y el decreto, contamos con un local independiente y hasta una institución adjunta: la Maqueta de la Ciudad”.

Una vez resueltas las cuestiones legales y de organización, sería posible impulsar un modo de autogestión económica de acuerdo a las prioridades establecidas en función de preservar el patrimonio material e inmaterial, indicó Vitlloch.

“Las estrategias comprenden dos direcciones: una dedicada al trabajo físico con los edificios, las calles, los espacios públicos, las plazas, los parques… y otra, enfocada en la socialización de esos lugares desde el punto de vista cultural”, informó.

Aún hay obras inconclusas del 500 aniversario, faltan señaléticas de barro, finalizar la nueva pavimentación de algunas calles, terminar la construcción de la maqueta de la ciudad, de la cual solo existen tres cuadrantes, añadió.

Por otra parte, debido a la actual situación legal y organizativa, la materialización de los proyectos comunitarios se complejiza mucho, sobre todo en lo económico.

El presupuesto actual resulta exiguo y no hay suficiente independencia para gestionar, decidir, establecer líneas de acción y trabajar conjuntamente con otros organismos como Vivienda, Planificación Física y Salud Pública.

Las ideas siguen acumulándose: fundar una escuela de oficios para cubrir la demanda de profesionales y especialistas en restauración, dar atención a los edificios de valor patrimonial en estado poco favorable, organizar recorridos turísticos de corte histórico, desarrollar proyectos comunitarios y de desarrollo local.

Tratar con los problemas de higiene, alumbrado, transporte, los asuntos culturales y sociodemográficos; generar nuevas fuentes de empleos; impulsar el intercambio con las universidades y otros centros docentes, también figuran entre las aspiraciones.

En diciembre de 2008, en el marco del VII Encuentro Internacional sobre Manejo y Gestión de Centros Históricos, celebrado en La Habana, se acordó crear la Red de Oficinas del Historiador y del Conservador de Cuba, con el fin de fomentar el intercambio en el campo de la rehabilitación urbana y la recuperación del patrimonio.

Si bien las Oficinas instituidas con anterioridad cuentan con estructura consolidada como la de Camagüey y Santiago de Cuba, ambas con comercializadora y una empresa propia de restauración; las de más reciente creación presentan una situación muy inestable, tal es el caso de Matanzas, Remedios, Bayamo, Baracoa y Sancti Spíritus. (2015)

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.