Otras voces se expresan paralelo a la bienal

La muestra estará abierta hasta el 22 de junio próximo en la Casa del artista y creador.

La exposición tiene la intencionalidad de girar alrededor del arte neoafricano.

Foto: Jorge Luis Baños

La Habana, 28 may.- Para incluir a artistas que están fuera de los grandes circuitos de las artes plásticas en Cuba, fue inaugurada la exposición alternativa “Addimú pa’ mí” en la Casa del artista y creador, muy próxima al Malecón habanero donde se exponen obras de la XII Bienal Internacional de La Habana.

La muestra, cuyo título es una frase de buenos deseos en una lengua africana, la conforman piezas de Daymí Izquierdo Ticet, Estela María de Varona, Leonardo Ernesto Pérez, Myrna Rosa Padrón Dickson y Wilay Méndez Páez.

Diarenis Calderón, una de las curadoras, indicó que la iniciativa surgió por sugerencia de la poeta Aurelis Troncoso, estudiante de educación, género y estudio de la diáspora africana del Hampshire College, en los Estados Unidos.

“El concepto de unificabilidad como criterio artístico compila cinco artistas de la plástica cubana unidos para crear y compartir sus vivencias generacionales y la pertenencia al mismo estado físico: la Cuba de los 2000”, apuntó Calderón en las palabras al catálogo.

Esta muestra tiene la intencionalidad de girar alrededor del arte neoafricano. La connotación múltiple de referencias y disciplinas, la pintura, dibujo, escultura e instalación proponen hurgar en los focos del arte de avanzada sobre las tradiciones afroamericanas y afrocaribeñas, agregó.

Está abierta al público en la institución sita en calle San Lázaro 661, entre Belascoaín y Gervasio, en el municipio Centro Habana.

Está abierta al público en la institución sita en calle San Lázaro 661, entre Belascoaín y Gervasio, en el municipio Centro Habana.

Foto: Jorge Luis Baños

De acuerdo con el artista de la plástica Lázaro Jarrosay, también curador, “esto es una exposición en el marco de la XII Bienal de La Habana pero no auspiciada por la Bienal”.

Aunque tienen diferencias generacionales, formación académica y formas de expresión, a estos cinco artistas los une el hecho de haber quedado al margen o no haber podido penetrar los circuitos del arte, pero que luchan por dar a conocer su obra, apuntó.

“Son gente que tienen su quehacer, su ideología artística, su principio estético muy bien definido, trabajan muy bien, pero todavía no les ha llegado el reconocimiento social y están pugnando por él desde estos aparentemente pequeños espacios”, reiteró.

A diferencia de las obras y espacios insertados en la bienal, que se promocionan a través de los medios de comunicación estatales, esta muestra se difunde mediante “la mensajería boca a boca. Como educadores populares, nos valemos de eso para tocar puerta a puerta, llamamos a amigos y amigas, y a veces, mediante las nuevas tecnologías”, apuntó Calderón.

A su vez, acuden a redes como al capítulo cubano de la Articulación Regional de Afrodescendientes de América Latina y el Caribe, la Red Barrial Afrodescendiente, el Centro Memorial Martin Luther King Jr., que “están más en la cotidianidad de Cuba, porque la élite tiene estructuras, medios y mecanismos para difundirse, que a veces ni sabemos cómo acceder a ellos”, agregó.

“Lo más importante en esta exposición es que persigue establecer puentes, porque todos y todas sentimos a África de una manera muy especial”, destacó Calderón.

Como curador, apuntó Jarrosay, hubiera incluido sin cuestionamiento alguno a estos cinco artistas en la Bienal de La Habana, “porque me parece que debe ser un poco más amplia, que junto a los extranjeros se presenten pintores jóvenes desconocidos”.

Esta exposición, explicó Calderón, es promovida por el proyecto artístico social Mirarte día a día, que trata de agrupar a artistas menos reconocidos por la fama y que trabajan el tema de la ascendencia africana en la cultura e historia cubanas.

También propone establecer vínculos y puentes con la diáspora africana en el resto del mundo y sobre todo en América, por la importancia de mantener una cultura de resistencia ante la dominación patriarcal, sexista, machista, colonizadora, blanca y hegemónica.

En lo social, trabaja con grupos de niños, niñas y adolescentes para transmitirles conocimientos de cómo enfrentarse a las condiciones adversas de la sociedad ante lo considerado diferente, ya sea desde la sexualidad, la heteronormatividad, las nueva tendencia de vivir las religiosidades diferentes, así como con mujeres negras en su empoderamiento, indicó.

Esta exposición cumple con el objetivo de la casa, que los artistas vengan a usar estas paredes necesitadas de reparación, pero que la casa cobre vida desde el punto de vista artístico, espiritual y anímico, con arte que llega a la comunidad, dijo Osdaly Díaz, directora de la institución sita en calle San Lázaro 661, entre Belascoaín y Gervasio, en el municipio Centro Habana. (2015)

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.