Padura: un escritor cubano que vive en Cuba

El reconocido autor opinó sobre la “falsa imagen de vacío” que gravita sobre la literatura de la isla.

Jorge Luis Baños - IPS

Leonardo Padura, Premio Roger Callois de 2011, es uno de los escritores cubanos más laureados en el extranjero.

La Habana, 28 nov-. Como una “vocación de fe” definió el escritor Leonardo Padura a la práctica literaria en Cuba, tras apuntar algunos de sus principales aciertos y desaciertos en las últimas dos décadas en su intervención introductoria de la Semana de Autor que le dedica este mes Casa de las Américas.

El novelista es el primer cubano que recibe en estas jornadas anuales el homenaje de esa institución cincuentenaria, la cual reconoce esta vez su trayectoria como una de las plumas más influyentes y populares nacional e internacionalmente a partir de su publicación de textos como La novela de mi vida (2002) y El hombre que amaba a los perros (2009).

Para su conferencia inicial en la Casa, donde intervendrá todas las tardes hasta el día 30, Padura eligió el tema “Escribir en Cuba en el siglo XXI” y se refirió a las condicionantes que atraviesan el ejercicio la escritura en su caso y en el de muchos de sus colegas.

El recuento de sus 30 años de carrera en el mundo de las letras, en los cuales fue definitorio el decenio de 1990, sirvió al autor para explicar cómo se ha redefinido en las últimas décadas el contenido y el carácter de la obra de los escritores cubanos.

Los cambios experimentados en el terreno de la creación pautaron, al decir de Padura, la existencia de dinámicas diferentes dentro del campo, evidentes, sobre todo, en la relación menos desprejuiciada entre los autores y sus obras.

El desencanto, el cansancio, la revisión de la historia y de algunas verdades, dieron como resultado una literatura de fuerte vocación crítica, que en algunos casos ha llegado al disenso con el pensamiento oficial, señaló Padura.

También el hecho de que algunos escritores hayan comenzado a publicar fuera del país durante la etapa conocida como el Período Especial, en los años 90 del pasado siglo, es para el creador del personaje Mario Conde una de las razones que han permitido a un grupo de ellos alcanzar mayores dosis de independencia.

El homenajeado consideró que, a pesar de ello, tal vez el mayor error de esta literatura haya sido la falta de una perspectiva más universal o menos localista, ya que “una parte de la misma encalló en lo inmediato, dificultándose así el acceso a editoriales foráneas”.

Según Padura, otras condiciones marcan “el estado calamitoso” de géneros como la novela en los últimos años, entre ellas, que la situación del escritor se vuelve difícil de sostener económicamente en Cuba y la lamentable desinformación que padecen los autores del patio con respecto a lo que se escribe en el resto del mundo.

“El escritor cubano que vive en la isla en el siglo XXI se mueve a bastonazos de ciego en la literatura de su tiempo”, sentenció el también autor del libro de crónicas La memoria y el olvido (2011).

Además, comentó que con frecuencia los escritores deben enfrentar una muy estrecha política promocional, a lo que se suma el “ruinoso estado” de la crítica en el país.

Tampoco puede olvidarse, dijo Padura, que un elemento definitorio en la obra de los autores cubanos es que apenas tienen sus libros y algunas entrevistas para expresar su relación con el mundo.

“El escritor se ha convertido en uno de los más importantes recolectores de la historia del presente que tendrá el futuro, por lo cual su trabajo cobra una dimensión mucho mayor”, reconoció el autor, quien próximamente publicará en España una novela titulada Hereje.

A propósito de estos temas y sobre la obra de Leonardo Padura estarán debatiendo también por estos días en Casa de las Américas especialistas y escritores como Grazziella Porogolotti (Cuba) y Jonathan Dettman (Estados Unidos). (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.