Panel analiza relaciones entre religiosidad y poesía

El espacio fue auspiciado por la revista Amnios, única del país dedicada por entero a analizar fenómenos, tendencias o temáticas relacionadas con la poesía.

La poesía cubana ha recibido una notable influencia de distintos credos y religiones, sobre todo del catolicismo, los ritos afrocubanos y las creencias de origen asiático.

Foto: Archivo IPS-Cuba

La Habana, 5 oct.- La religiosidad de cubanas y cubanos también ha sido canalizada mediante un tipo de poesía que recoge mitos, creencias, fábulas o un diálogo muy íntimo con entes más allá de la terrenalidad de las acciones humanas, coincidieron especialistas durante un reciente panel.

A su vez, los credos con mayor raigambre en el entramado social del país -de origen cristiano y africano- delinean un conjunto de poemas, poetas y poéticas devenidas parte indispensable de la identidad nacional, de la cubanidad, reflexionaron los poetas Roberto Méndez (1958), Teresa Fornaris (1971) y Omar Pérez (1964).

Auspiciado por la revista Amnios, el Panel Religiosidad y Poesía en Cuba que tuvo lugar el pasado 11 de septiembre resultó un espacio inaugural de futuros ciclos de talleres o paneles con los cuales la publicación quiere contribuir a pensar algún fenómeno, tendencia o temática relacionado con la creación, explicó la moderadora Yanelys Encinosa.

El magazine, auspiciado por el Ministerio de Cultura y con sede en La Habana, es el único del país dedicado por entero a analizar las más diversas tendencias y estilos de la poesía cubana y sus interacciones con la creación lírica universal contemporánea.

Al inicio de su intervención, Méndez cuestionó si existe la poesía religiosa y qué la determina, si la filiación de un autor, el tema que aborda o la actitud con que se trata el asunto. Por ello, consideró más prudente hablar sobre poesía de tema religioso.

En este sentido, resaltó la impronta cristiana y sobre todo católica desde el poema Espejo de Paciencia (1608), cuya autoría se atribuye al escribano Silvestre de Balboa, y que pese a numerosos cuestionamientos se le considera como la primera obra literaria cubana.

El texto épico que narra el secuestro y posterior liberación del obispo de La Habana, Juan de las Cabezas Altamirano, contiene un motete o canto religioso final, entonado en la Iglesia de Bayamo en 1604, que de resultar auténtico sería el más antiguo de su tipo en el país, destacó.

Explicó que dentro de la tradición poética católica y cristiana descollaron en distintos momentos y promociones literarias Gertrudis Gómez de Avellaneda (1814-1873), José Lezama Lima (1910-1976) y Fina García-Marruz (1923), con su significativo poema Transfiguración de Jesús en el monte (1947), entre otros muchos autores.

En el caso de la Avellaneda, la consideró como la personalidad literaria más destacada de su tiempo en Cuba y España, que “concibió una forma muy particular de entender y relacionarse con Dios, con lo cual se adelantó en casi 100 años a las conclusiones del Concilio Vaticano II”.

Subrayó que a partir de las influencias del catolicismo y de otras muchas corrientes filosóficas y hasta poéticas, Lezama elaboró su poesía, a la vez que construyó su propia religiosidad de una forma que todavía intenta desentrañarse.

Por su parte, Fornaris ofreció detalles sobre la impronta en la poética nacional del sistema religioso que gira en torno al oráculo de Ifá, de esencia profundamente naturalista, traído a Cuba por los esclavos africanos, entre un conjunto de ritos y prácticas como la Regla de Ocha o Santería, la Regla Conga o Palo Monte, el Abakuá y el Espiritismo, entre otras.

Llamó la atención sobre la amplitud del corpus religioso del ifaísmo, pletórico de fábulas e imágenes donde se proponen consideraciones éticas, la defensa de valores, el respeto por los mayores, la veneración de la mujer y el orgullo por el legado histórico cultural de las prácticas yorubas.

Destacó el trabajo del poeta, investigador y profesor de la Universidad de La Habana Leonardo Sarría (1977), quien en Golpes de agua. Antología de poesía cubana de tema religioso (2008), aglutinó una nómina significativa de autores que reflejan el tema.

Mencionó por ejemplo a Emilio Ballagas (1908-1954), Alejo Carpentier (1904-1980), Nicolás Guillén (1902-1989), Pablo Armando Fernández (1930), César López (1933), Georgina Herrera (1936), Rogelio Martínez Furé (1937), Miguel Barnet (1940) y Nancy Morejón (1944).

Por último, Pérez analizó las influencias del budismo y la escuela del zen (meditación), así como de la estética del haiku -forma de poesía tradicional japonesa-, en algunos creadores contemporáneos, mientras opinó que la interacción con la vida es la verdadera esencia de la creación. (2015)

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.