Parque en Pinar del Río defiende un concepto diferente

El proyecto, surgido en 2010, abarca 2.500 metros de lo que otrora fue un lugar yermo y basurero.

Proyecto sociocultural Fidias, ubicado en la occidental provincia de Pinar del Rio.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Pinar del Río, Cuba, 22 oct.- Donde antes dominaban los desechos y las aguas albañales, hoy se erige en esta ciudad un parque diferente, que es una galería al aire libre con esculturas de gran formato y la sede de un proyecto sociocultural de restauración de obras antiguas y patrimoniales.

Se trata del Parque de las Estatuas, en la ciudad occidental de Pinar del Río, que cubre unos 2.500 metros de lo que antes fue “un lugar yermo, lleno de aguas residuales y salideros”, explicó a la Redacción IPS Cuba Pedro Loaces Torres, gestor del proyecto.

La iniciativa tuvo su origen en un grupo de creación artística que desde hace dos décadas agrupa a artistas y artesanos nucleados alrededor del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC).

“También queríamos fomentar los oficios, divulgar a la población estos conocimientos, por lo cual propusimos un proyecto cultural para irradiar a la comunidad y enseñar la tradición de lo que estamos haciendo”, precisó Loaces.

“Teníamos una galería con un espacio reducido para esculturas de gran formato, por lo cual propusimos a la dirección del Gobierno y el Partido Comunista de Cuba en el territorio hacer un parque temático, abierto las 24 horas y que funcionara como una galería al aire libre”, recordó.

Esta idea fue aprobada el 2 de febrero de 2010 por el Consejo de la Administración Municipal (gobierno local).

Por su parte, Gliceria Domínguez, promotora y asesora cultural detalló que el parque pertenece a la estatal empresa de Comunales y acoge al proyecto sociocultural Fidias, en honor al famoso escultor griego que falleció en 431 AC.

“Para los pinareños este parque es como una taza de oro. Contamos con una galería de expoventa. Llega alguien y, si le gusta una obra, puede comprarla. En su lugar se coloca otra de un artista que trabaje en el proyecto”, apuntó.

A su juicio, se trata de un parque-galería que es “único de su tipo en el país”.

La plaza está dividida en áreas que muestran piezas dedicadas al arte antiguo y contemporáneo, cuenta con un parque infantil y un anfiteatro donde se ofrece una programación artístico-cultural con ventas de libros de autores locales, golosinas y artesanías.

Además se imparten cursos para niños, niñas y personas de la comunidad sobre dibujo, pintura, artesanía, muñequería en trapo, talabartería y otras manifestaciones artísticas, así como talleres sobre cerámica, herrería, carpintería y restauración.

Uno de los anhelos de la coordinación del proyecto es emplazar una réplica de 20 metros de la torre Eiffel, que será un mirador y por donde los niños y niñas podrán deslizarse a través de toboganes hasta charcos de agua, además de esculturas para que los menores interactúen con ellas.

“Nuestro fuerte es la restauración de muebles patrimoniales y obras artísticas antiguas”, recalcó Loaces, y para autofinanciar el proyecto brindamos servicios de carpintería a distintas empresas.

“El Gobierno nos apoya con insumos que no tenemos a mano, pero la mayoría de las cosas como combustible, electricidad, salario, sale de nosotros mismos”, precisó.

El proyecto llegó a nuclear 170 integrantes entre artistas, artesanos y cuentapropistas, pero “era demasiado peso”, para la única persona encargada de llevar la contabilidad, la teneduría de libros y velar por el pago de los impuestos en tiempo.

“Hoy estamos vinculadas cerca de 70 personas, aunque ese número fluctúa, pues si bien algunos se quedan trabajando aquí, otros se independizan y hacen su propio taller”, acotó el artista.

Refirió que el proyecto aporta anualmente entre 200.000 y 300.000 pesos cubanos (equivalentes a entre 8.000 y 12.000 dólares) para instituciones de la cultura, premios de creación artística con el fin de estimular a jóvenes o personas con talento; y proyectos de graduación que demandan la compra de herramientas y materias primas.

“Tratamos de generar fuentes de empleos para que los artistas se sustenten económicamente y se arraiguen más en nuestra provincia, porque a veces tratando de mejorar su economía, emigran hacia otros territorios o fuera del país”, subrayó.

La falta de personalidad jurídica mantiene al Parque de las Estatuas en un limbo, pues a los ojos de las autoridades podría considerarse un proyecto cultural multifacético o una cooperativa ilegal.

“Hemos querido presentarnos como cooperativa, pero la ley no establece ninguna con un perfil cultural. Eso nos ha afectado grandemente porque los impuestos que debemos pagar al Estado son mayores y no se contemplan las donaciones que hacemos. No hay nada desde el punto de vista jurídico que nos defienda”, reprochó Loaces.

Por el momento, la iniciativa brinda un espacio a personas con habilidades y talentos, a fin de estimularlos a trabajar como ayudantes y discípulos.

“Según adquieren experiencia, calidad y creatividad, los presentamos en exposiciones a la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas así como al FCBC. Luego, una vez que logran la membrecía en estas organizaciones y sacan su carnet como cuentapropistas, pueden comercializar sus obras, pero vinculados con el proyecto”, puntualizó. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.