Pintor de una generación silenciada regresa a museo cubano

El cubano Carlos García de la Nuez presentará un libro al cierre de la exposición, en agosto venidero.

Este artista integró el grupo 4x4, considerado de vital importancia en las artes plásticas de la década de los ochenta.

Foto: Tomada de www.cnap.cult.cu/

La Habana, 10 may.- A Carlos García de la Nuez no le bastó que sus pinturas asomaran de vez en vez en galerías cubanas. El representante de la controvertida Generación de los 80, que reside en México, entró por la puerta grande del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) con la exposición Cardinales.

Más allá de las emociones que le proporciona el reencuentro con amigos y familiares, García considera esta muestra, abierta al público hasta agosto próximo, como un regreso a la semilla de sus orígenes.

“Aquí es donde aprendí qué era la pintura, cuando pasé nueve años caminando por las salas de este museo”, dijo a la Redacción IPS Cuba.

“Después de tantos años de ausencia, estoy extremadamente feliz por estar con los artistas y mostrarle a la gente lo que estoy haciendo. Es extraordinario”, insistió.

Precedencia

Este pintor formó parte del grupo 4×4, considerado de vital importancia en las artes plásticas de ese período de la historia local. Según especialistas, su estética basada en el lenguaje gestual expresionista, con influencias del arte abstracto, dignifica el arte nacional.

García de la Nuez pertenece a un grupo de egresados de las escuelas cubanas de arte en los años 80 del siglo XX, que rompió con las tendencias precedentes y abrió el camino hacia los más diversos estilos contemporáneos.

A juicio del creador, esa etapa marcó todo lo que vino después en las artes visuales y otros espacios de la cultura cubana. “Puso al arte cubano en la palestra del arte contemporáneo internacional”, aseguró.

“A veces eso duele porque siempre han existido artistas extraordinarios, pero masivamente, fue la generación de los 80 la que consiguió llamar la atención internacional”, consideró

Para él, “grupos como 4×4, Hexágono y Volumen I fueron quienes rompieron el muro de falsa tradición, de cosas súper hechas, no solo en soporte sino en ideas”.

En el caso de las artes plásticas, el debate tiene una connotación especial, pues la crisis económica que persiste desde 1991 originó el éxodo de casi todos los representantes de esa generación.

También sobre su lugar en el panorama nacional cayó un velo de silencio durante años, que de alguna manera comenzó a rasgarse en los últimos tiempos.

El regreso de García a las salas del Bellas Artes agrega una nueva página al reconocimiento de ese colectivo, que sigue siendo desconocido incluso para las nuevas oleadas de artistas de la plástica.

“Mucha gente piensa que la Generación de los 80 ha estado muriendo, debido al discurso de quienes tuvieron los poderes culturales en los 90 y 2000. Pero artistas de nuestra generación están extraordinariamente vivos como Gustavo Acosta, Pepe Bedia, Ricardo Rodríguez Brey y otros que hacen una obra importantísima en el mundo”, destacó.

Regreso

“Para quienes admiramos a Carlos, ver lo que está haciendo es una fiesta. Y no sucede algo parecido con muchos otros contemporáneos que viven, por ejemplo, en Miami”, compartió el crítico de las artes visuales Orlando Hernández.

Las nuevas generaciones, opinó, “necesitan saber que no salieron del aire, que tienen un antecedente de decenas de personas que les cimentaron el camino”.

“Ojalá que este nuevo contexto de relaciones entre Cuba y Estados Unidos permita estos intercambios y muchos más”, aspiró.

Hernández, partidario de trabajar en el rescate de los vínculos con los artistas cubanos en la diáspora, destacó la necesidad de que se conozcan sus obras, sobre todo cuando pululan “otros paisajismos locales, hoteleros y sin calidad”.

“Por su importancia, deben venir y dárseles su lugar en el Museo Nacional de Bellas Artes, lo que transmitiría el mensaje de su relevancia”, sostuvo el crítico.

Cardinales patentiza también la maduración, cristalización y la hondura de un fenómeno artístico, en cuyas metáforas visuales se entroniza la meticulosidad de una obra con estilo auténtico, pintura llena de pasión, que proyecta a su vez, la sencillez de una luz que seduce el alma”, escribió la curadora Hortensia Montero.

Con anterioridad, durante la edición de 2015 de la Bienal Internacional de Artes Visuales, en el MNBA expuso la obra del paisajista Tomás Sánchez, también residente en Estados Unidos.

Otras creaciones de artistas de la Generación de los 80 fueron incluidas en la muestra La madre de todas las artes, que se exhibe actualmente en los salones del Centro Wifredo Lam. (2016)

2 comentarios

  1. Vicente Cabeiro

    Excelente exposición del Maestro Carlos Garcia.

  2. Jaime Contreras Nogueira

    Estimado Sr. Carlos García de la Nuez. Soy el Cónsul General de Chile en Montreal y admirador de su obra, aún cuando solo lo he visto en internet y en Youtube. Me hace pensar el Rothko y Riechter. Cuanto desearía tener un libro suyo y autografiado. Digame como contactarlo. Desde luego compro el libro. Cordialmente,
    Jaime Contreras N

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.