Proyecto audiovisual incluye a personas invidentes

Gracias al cine club Tocando la luz, más de 90 películas cubanas cuentan con audio descripción.

Mediante el proyecto, las y los participantes disfrutan de películas cubanas recientes como ¿Por quién lloran mis amigas?, que ha sido presentada en varios cines del país por su directora Magda González Grau (cuarta de izquierda a derecha), así como por parte de su elenco, en esta foto aparecen Edith Massola, Yazmín Gómez y Luisa María Jiménez.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 26 jun.- Con más de 90 películas con audio descripción, el proyecto Cine Club Tocando la luz brinda desde hace siete años una experiencia cinematográfica diferente a personas invidentes y débiles visuales en Cuba.

Con cita el segundo miércoles de cada mes en el capitalino Multicine Infanta, la iniciativa propone desde clásicos de la fílmica cubana hasta las más actuales novedades audiovisuales.

Gracias al profundo guion pensado para las particularidades de la audiencia, las y los espectadores pueden obtener detalles de la visualidad de la película, inaccesibles en su versión original.

“Mediante el cine estas personas adquieren cultura, vocabulario; disfrutan de una mayor y mejor inserción social”, aseguró su fundador, Jorge González Frómeta, a la Redacción IPS Cuba.

El especialista del conocido Proyecto 23 del estatal Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (Icaic), insistió en cuánto ha crecido Tocando la luz en este tiempo.

“En un inicio eran simples audio descripciones, ahora profundizamos en mejores maneras de traducir, sonoramente, las cintas a códigos más inclusivos para estas personas”, añadió.

En ese aspecto, los textos se intercalan como una nueva pista de sonido, en los instantes que no entorpecen los diálogos originales del largometraje.

Destacadas guionistas del entorno televisivo de la nación caribeña han realizado las adecuaciones textuales y sonoras, como Magda González y Ana Nora Calaza.

González Frómeta agregó que el espacio es más que un cine club, es un entorno de socialización.

“Aquí ellos no son los invitados, sino que invitan a un escenario diferente, a sus amigos, parejas, familias”, sumó.

Como parte de la propuesta, han acudido a dialogar con la audiencia premiados realizadores y guionistas cubanos como Rigoberto López, Lester Hamlet, Ernesto Daranas y Fernando Pérez.

Asimismo las y los asistentes han disfrutado de íconos del celuloide cubano como Se permuta (1983), Memorias del Subdesarrollo (1968), Lucía (1968) y Fresa y Chocolate (1993).

De igual forma, entran en la programación los estrenos cubanos más populares de cada año en la isla caribeña, siempre en busca de variedad temática y genérica y con prioridad para obras nacionales.

Para mayor información, esta alternativa dispone, en cada sesión, de un programa con datos y sinopsis sobre la película en cuestión, impreso enteramente en sistema Braille.

Durante el periodo vacacional, la programación se reforzará con una cita semanal que tendrá, entre otras propuestas, la proyección de las cintas ¿Por quién lloran mis amigas? (2018), La hoja de la caleta (2017) y Los buenos demonios (2017).

En la actualidad, el cine club Tocando la luz cuenta con filiales provinciales en las ciudades del oriente cubano Granma y Holguín, y espera extenderse a otras zonas del país.

El proyecto está auspiciado por el Icaic, el Instituto Cubano de Radio y Televisión y la no gubernamental Asociación Nacional de Ciegos y Débiles Visuales.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.