Proyecto Cuba Posible entra en la senda del ecumenismo

Por un camino de diálogo e inclusión.

Archivo IPS Cuba

El CCRD-C radica en la ciudad de Cárdenas, a 150 kilómetros al este de la capital.

LA HABANA, 9 sep.- El pulso del movimiento ecuménico local parece acelerarse con la noticia de que el Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba (CCRD-C) acoge el proyecto Cuba Posible, una plataforma de intercambio ideada por los laicos católicos Roberto Veiga y Lenier González.

La corriente ecuménica, de carácter universal, promueve la restauración de la unidad entre las y los cristianos divididos a lo largo de la historia por grandes cismas.

El CCRD-C, de origen presbiteriano y radicado en la ciudad de Cárdenas, a 150 kilómetros al este de la capital, anunció la víspera que comienza la iniciativa con “la responsabilidad de pensar a Cuba y a los cubanos con una vocación inclusiva y ecuménica, por medio del diálogo”.

La comunicación circuló por correo electrónico un día cargado de simbolismo para gran parte de la comunidad religiosa de la nación caribeña porque se cumplieron 402 años del hallazgo de la efigie de la Virgen de la Caridad del Cobre, Santa Patrona de Cuba para el catolicismo y Ochún para las y los creyentes de la Santería.

Según la declaración, la plataforma busca promover la cultura y espiritualidad así como “el fomento de una visión económica orientada al desarrollo y al bien común; el apoyo a las iniciativas que pretendan avanzar hacia una democracia más plena; y la consolidación de una relación de paz y cooperación entre Cuba y el mundo”.

El CCRD-C reveló que el proyecto “exigirá de la creación dinámica de múltiples acciones”, sin especificar cuáles serán. Espera, indicó, “contar con la colaboración de quienes estén comprometidos con la soberanía nacional y ciudadana, la justicia social, la esperanza, el compromiso con los débiles y la no violencia”.

Cuba Posible será guiada por un “comité rector” integrado por Rita María García, directora del CCRD-C; el reverendo Raimundo García, fundador en 1991 del centro; Veiga y González.

Los dos últimos integrantes, ex editores de la revista laica Espacio Laical, se desempeñarán además como coordinador y vice-coordinador general respectivamente.

Contará con un “consejo de dirección” al que se suman las figuras renombradas de la academia cubana del sociólogo Aurelio Alonso, el jurista Julio Cesar Guanche, la investigadora Mayra Espina, el poeta Víctor Fowler y el economista Pavel Vidal, radicado en Colombia.
   
“El hecho constituye un paso del movimiento ecuménico hacia una posición más activa dentro del contexto político, social y económico cubano”, interpretó el profesor de historia de las religiones Enrique López Oliva, que conversó en exclusiva con la Redacción IPS Cuba.

Se desconoce si la acometida incluirá un medio de comunicación con el perfil calificado por observadores de “crítico” e “inusual” sobre la realidad cubana, que Veiga y González le insuflaron durante una década a Espacio Laical, adscrita en la actualidad al Centro Cultural Padre Félix Varela, de la Arquidiócesis de La Habana.

Ambos profesionales estuvieron en la cúpula editorial de la revista del laicado católico hasta el pasado 10 de junio, cuando fue aceptada su solicitud de dimisión. Dijeron que la causa radicó en “la polémica que genera, en determinados sectores de la comunidad eclesial, el perfil socio-político de la publicación”, con versiones impresa y web.

La Redacción IPS Cuba contactó ayer con el reverendo Raimundo García, Vidal y Fowler que declinaron ofrecer declaraciones sobre Cuba Posible. Por su parte, Lenier González respondió que “muy pronto convocaremos a un grupo de agencias (de prensa) para conversar”, a las preguntas que IPS Cuba le envió por correo electrónico.
   
El 30 de junio último, Veiga y González lanzaron una comunicación para anunciar que trabajaban en un nuevo proyecto titulado Cuba Posible. Indicaron, sin ahondar en detalles, que se trataba de una “plataforma para socializar y canalizar las inquietudes, los criterios y las propuestas de cubanos y extranjeros”.

Más tarde, aportaron que la iniciativa “exige un medio de comunicación (hasta ahora digital)” y “muchas otras actividades, como podrían ser los casos de  diálogos directos, reuniones con grupos en la  Isla y en la diáspora, con instituciones cubanas y extranjeras”, en una entrevista para el sitio web de la red internacional de blogueros, traductores y periodistas ciudadano Global Voices.

La palabra ecuménico no se observa en ninguno de los textos anteriores.

Según López Oliva, ahora resulta “significativa” la alianza entre “este grupo de laicos católicos connotados” y “un centro ecuménico -de origen presbiteriano- que ha desarrollado un activo papel propulsando proyectos de las iglesias cubanas”.

Incluso, la sede del CCRD-C ha acogido varias asambleas del cristiano Consejo de Iglesias de Cuba.

El también profesor de la Universidad de La Habana indicó que el diálogo interreligioso en la nación caribeña “tiene avances y retrocesos”. “Percibo que existen prejuicios dentro del campo cristiano hacia las expresiones religiosas afrocubanas”, añadió.

La Santería o Regla de Osha-Ifá nació del sincretismo entre el catolicismo y la religión yoruba (grupo étnico del oeste africano), la alternativa que encontraron las y los esclavos africanos para mantener su fe ante la evangelización impuesta por la colonia española en Cuba (1492-1898).

Esta congregación cuenta en la actualidad con algunas organizaciones como las Casas Templo de Santería, Asociación Cultural Yoruba de Cuba y la Comisión de la Letra del Año “Miguel Febles Padrón”, que cada primero de enero emite una carta sacerdotal y agrupa unas 900 personas y 27 casas religiosas.

Investigaciones del estatal Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas encontraron un “reavivamiento de las prácticas religiosas por el incremento de grupos y actores emergentes que proyectan más su fe en la sociedad” en Cuba, que en 1992 dejó de estar declarado Estado ateo.

Sin embargo, identificaron que ha perdido espacio el ecumenismo, existe menos diálogo entre las instituciones religiosas y un retorno al fundamentalismo. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.