Proyecto defiende la diversidad mediante el arte

Incluye el espacio Con voz propia, dedicado a las mujeres y realizado tres veces al año.

Las coordinadoras sensibilizan sobre el respeto a las mujeres, las personas no heterosexuales y afrodescendientes.

Las coordinadoras sensibilizan sobre el respeto a las mujeres, las personas no heterosexuales y afrodescendientes.

Foto: Jorge Luis Baños

La Habana, 22 abr.- El proyecto comunitario Mirarte día a día se vale de los valores éticos y estéticos de las distintas manifestaciones artísticas para fomentar acciones ciudadanas en defensa de la justicia social, la lucha contra todas las discriminaciones y el respeto e inclusión de las diversidades.

La iniciativa surge en 2009, a partir del interés de las activistas sociales Mirna Padrón y Diarenys Calderón que se definen “como mujeres negras, no heterosexuales, preocupadas por mejorar la calidad de vida de su comunidad y un poco más allá”.

“Empezamos a buscar cómo encajaban nuestras características como personas y como pareja que somos, con nuestras profesiones, y decidimos que fuese a partir de las artes plásticas y visuales”, precisa Padrón en diálogo con la Redacción IPS Cuba.

Apunta asimismo el interés de demostrar la influencia de África y su diáspora a través de la antropología visual, amén de propiciar espacios de reflexión y análisis sobre diversidad y justicia social.

“En estos casi seis años hemos realizado nueve exposiciones entre colectivas y personales, con la participación de 12 artistas, algunos graduados de escuelas de arte y otros autodidactas”, indica.

Estas acciones se han efectuado en espacios comunitarios, galerías, parques y áreas colectivas, previa coordinación con las autoridades.

Una de las más recientes ocurrió a fines de diciembre de 2014, cuando Mirarte día a día convocó a una jornada para respaldar la prevalencia de la paz en las Américas.

Artistas y activistas sociales se reunieron en el parque de la Virgen del Camino, populosa zona del municipio capitalino de San Miguel del Padrón, a fin de rechazar todos los fundamentalismos y políticas injerencistas que amenazan a esta parte del orbe.

Una de los momentos más importantes devino la transformación de un lienzo donde varios transeúntes, desde menores hasta personas de la tercera edad, estamparon sus deseos de una humanidad mejor y más comprometida con la paz y la defensa de la Madre Tierra.

“Estas exposiciones en espacios comunitarios nos han permitido llegar hasta lugares no elitistas y fusionar el arte con los problemas del entorno, canalizado mediante la interpretación de la obra del artista”, explica Padrón.

Asimismo, resalta la realización del espacio Con voz propia, tres veces al año -febrero, mayo y noviembre-, dedicado a las mujeres, principalmente a las de piel negra, “si bien todas y todos encuentran cabida en esta iniciativa”.

Comenta que se han abordado temas como el de la espiritualidad en la mujer negra, su empoderamiento, así como las nuevas tendencias de las lideresas desde las casas templos.

“En otros encuentros analizamos el manejo de productos químicos peligrosos, sobre todo en la vida doméstica, con los cuales violentamos a otros y nos auto-violentamos sin apenas darnos cuenta”, advierte.

Agrega la activista que las acciones de Con voz propia, al igual que Mirarte día a día, resultan itinerantes: “lo mismo pueden ocurrir en La Habana, en Matanzas que en Santiago de Cuba; depende de las necesidades del grupo vulnerable con el cual vayamos a trabajar”.

Para Calderón, la otra coordinadora del proyecto, lo más importante de sus acciones es el legado de responsabilidad de todos los seres humanos para preservar la familia y propiciar el respeto y la inclusión social.

También aboga por levantar la voz contra todos los tipos de violencias, la intrafamiliar, de género, al igual que contra las discriminaciones, independientemente del motivo por el cual ocurran.

“Habernos adiestrado con la metodología de la Educación Popular (modelo pedagógico liberador) nos ha ayudado a organizarnos de forma autónoma, independiente, a tener una voz horizontal para proyectarnos con respeto, sin violencia e incentivar tales valores en nuestras comunidades”, argumenta.

Subraya que ante los previsibles cambios que ocurrirán en lo inmediato en el acontecer político, económico y social cubano resulta necesario empoderar más a la ciudadanía y defender un proyecto social donde no tengan cabida las discriminaciones, exclusiones, ni la violencia.

“Preservar la paz y la seguridad es nuestra principal meta”, asevera. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.