Reinaldo Montero entra a la Academia Cubana de la Lengua

El dramaturgo fue elegido para integrar dicha institución, el 9 de abril, junto con la ensayista Cira Romero y el novelista Leonardo Padura.

Reinaldo Montero en la presentación de la revista Casa de las Américas. El escritor será el miembro de la Academia identificado con la X, la misma letra que usó el dramaturgo Abelardo Estorino a quien considera uno de sus maestros.

Foto: Tomada de laventana.casa.cult.cu

La Habana, 2 oct.- La Academia Cubana de la Lengua tiene un nuevo miembro, el novelista, dramaturgo y guionista Reinaldo Montero, quien al agradecer su incorporación a dicha institución significó la amistad y relevancia de la obra del también dramaturgo Abelardo Estorino (1925-2013).

“Abelardo Estorino es uno de mis maestros. Y de las cosas más importantes que me han pasado en la vida una de ellas es haber trabajado con él (…) Esta charla de hoy es mi homenaje a su valía y de algún modo, un abrazo”, afirmó Montero en la ceremonia efectuada la víspera en el Palacio del Segundo Cabo, en el Centro Histórico capitalino.

Durante la sesión abierta, pública y solemne de la Academia Cubana de la Lengua (ACuL), el nuevo integrante recibió una medalla con la letra X que identifica la silla que le corresponde como académico, el diploma acreditativo y un ejemplar de la última edición del Diccionario de la Lengua Española.

Coincidentemente, la X fue la letra que perteneció a Estorino mientras integró la ACuL.

 

Reinaldo Montero (Ciego Montero, Cienfuegos, 1952) tiene una treintena de libros de narrativa, poesía y ensayos, además de una docena de obras de teatro estrenadas entre los cuales sobresalen Donjuanes (1986), Medea (1997), Manera de ser Sófocles [ensayo sobre Abelardo Estorino] (2004), Música de cámara (2004), La visita de la Infanta (2005) Bajando por la calle del Obispo (2008), Áyax y Casandra (2016) y El viaje circular (2018).

Ha merecido diversos reconocimientos, entre los que destacan cuatro premios nacionales de la crítica en Cuba y los premios Fray Luis de León, Alejo Carpentier, Juan Rulfo y Casa de las Américas.

 

El director de la entidad, el escritor Rogelio Rodríguez Coronel, destacó que Montero fue invitado a participar en la institución debido “a una larga trayectoria y meritoria obra, por el dominio de la lengua y el idioma”.

Por su parte, la secretaria de la Junta de dirección de la ACuL, Nuria Gregory, resumió algunas de sus más importantes obras literarias, guiones de cine y reconocimientos.

En su discurso de ingreso titulado “Abelardo Estorino y la condición suficiente”, Montero analizó de manera sucinta los factores que inmortalizan la obra de uno de los íconos de la dramaturgia cubana, célebre por obras como El robo del cochino, La casa vieja, Parece blanca y Vagos rumores, entre otras.

Aseguró no tener “a mano la prueba del tiempo”, pero dijo a los presentes que de Estorino y su larga relación de trabajo y amistad aprendió que la única tierra firme es el arte, la importancia de llegar al centro de la naturaleza de las cosas y que “la memoria es lo único que permanece”.

Además de agradecer a los miembros de la ACuL, tuvo palabras de reconocimiento para su hija Inés “que ha llegado del otro lado del mar para escuchar a su padre, y quien antes le aconsejó escoger la X porque donde está la X está el tesoro”.

“Agradezco a la dichosa edad y a los siglos dichosos, estos, que vieron florecer –como decían los antiguos- a mi amigo del alma, Abelardo Estorino”, concluyó.

Cira Romero, Leonardo Padura y Reinaldo Montero, nuevos académicos de la Academia Cubana de la Lengua.

Por su parte, el académico de número y Premio Nacional de Literatura (2000), Antón Arrufat tuvo a su cargo el recibimiento del nuevo miembro.

“Estas palabras son un elogio. Son más cortas de lo que debieran ser. Quien las escribe, que tiene fama de ser remiso al elogio, no quisiera serlo esta vez. En este caso, personalmente, estima a Reinaldo Montero, ha leído su obra que ya empieza a ser extensa y diversa y espera que siga su brillante expansión multiforme”, resaltó el poeta, narrador, dramaturgo y ensayista, de 83 años.

Recordó que tras graduarse como filólogo en la Universidad de La Habana, en 1979, Montero entró a trabajar como asesor de la compañía Teatro Estudio lo cual, a su juicio, “debió ser un significativo momento en su afanosa necesidad de acercarse al teatro, respirarlo de cerca, no solamente escribirlo”.

En esa etapa, añadió, escribió notas de los programas, impartió clases a los actores y revisó textos de traducciones.

Pero insistió en que Montero “también ha escrito –a veces con fortuna y con menos fortuna, como todos-, todos los géneros, hasta uno bastante nuevo, el guion cinematográfico. Los ha escrito casi conjuntamente, en el mismo año, poesía, narrativa, ensayo”.

A juicio de Arrufat, la extensa obra del novel académico “me parece suficiente ejemplo, demostración fehaciente de su capacidad creadora, lenguaje desenfadado, exuberante; inquietante imaginación provocadora”.

Montero fue seleccionado para integrar la ACuL el 9 de abril de 2018, durante una sesión plenaria en la cual también resultaron electos la escritora, ensayista e investigadora Cira Romero (1946) y el novelista, guionista, periodista y crítico Leonardo Padura (1955). (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.