Reliquia católica e indígena de visita en Cuba

Una de las piezas cristianas más antiguas realizadas por los aborígenes del llamado Nuevo Mundo se creó en tierras cubanas.

Jorge Luis Baños - IPS

El facistol mide 37 centímetros de ancho por ocho de largo y tiene una altura de 31 centímetros.

La Habana, 12 feb.- Durante el año 2012 se expondrá en la capital de Cuba un porta misal en forma de concha, que se le atribuye al fray Bartolomé de las Heras, el capellán del almirante Cristóbal Colón. La pieza fue realizada por la población originaria de la isla caribeña, la taína, y es considerada la reliquia cristiana e indígena más antigua del Nuevo Mundo.

Expuesta al público en el antiguo Palacio de los Capitanes Generales en La Habana, sede del Museo de la Ciudad, el atril, tallado en madera y con detalles en hueso de pescado y carey –caparazón de un tipo de tortuga – se expone en el país de “forma excepcional”, gracias a un préstamo autorizado por el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano.

Propiedad actual del Museo Etnológico de la Santa Sede, la pieza de finales del siglo XV representa el encuentro de la cultura amerindia y europea a través del arte, dijo Nicola Matelli, director de la esta institución vaticana, a la prensa local y extranjera en la apertura de la exposición el 5 de febrero.

Así, el religioso detalló que la obra llega a la nación caribeña en el año que se celebrarán dos grandes acontecimientos católicos: la visita del Santo Pontífice Benedicto XVI, prevista para marzo; y los cuatro siglos de la primera aparición de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba.

El enigmático facistol, aún no investigado por especialistas, fue donado el 28 de diciembre de 1935 al Museo Etnológico del Vaticano por el padre Ernest Baudouy, quien lo recibió del sacerdote Pierre-Baptiste Morel. Este último la heredó de su madre, Anna Moulin y Sabon de Morel. Antes, una familia de la ciudad oriental Santiago de Cuba la guardó durante años.

Investigación en curso

Varias incógnitas rodean a la pieza católica y taína, expresó Eusebio Leal, historiador de La Habana, en conferencia de prensa realizada el 8 de febrero, con motivo al acontecimiento cultural y científico.

Por esa razón, el equipo de arqueología de la Oficina del Historiador de Ciudad de La Habana encauzará un estudio para precisar los materiales –y su origen- que sirvieron para crear el porta misal, como el tipo de madera empleada, los huesos de peces y animales marinos, y las conchas de carey, entre otros.

Asimismo, se revisarán los archivos colombinos para conocer más sobre las personas relacionadas con el objeto. Por ejemplo, Fray Bartolomé de las Heras, a quien se le atribuye su propiedad, no aparece registrado entre los frailes que viajaron con Cristóbal Colón al Nuevo Mundo, especificó.

La pesquisa permitirá conocer si verdaderamente el atril puede denominarse la reliquia “más antigua de la evangelización”, indicó Leal. En ese sentido, recordó la Cruz de Parra, una pieza católica realizada por los taínos para la primera villa fundada por los colonizadores españoles en el oriente cubano, la actual ciudad de Baracoa.

Con este propósito, se desarrollará un ciclo de conferencias sobre arqueología aborigen en Cuba a partir del 21 de febrero, en el Colegio Universitario de San Gerónimo de La Habana. Entre los ponentes, estarán la arqueóloga Lourdes Domínguez, el historiador Gabino de la Rosa y el antropólogo Gerardo Izquierdo. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.