Revista descubre el homoerotismo en las artes cubanas

La presentación del volumen fue parte de los festejos por el Día Internacional del Orgullo Gay, celebrado cada 28 de junio.

Hoy en Cuba se promueven los debates sobre los derechos, representaciones y visibilidad de la comunidad LGTBIQ.

Hoy en Cuba se promueven los debates sobre los derechos, representaciones y visibilidad de la comunidad LGTBIQ.

Foto: Difundida en redes sociales.

La Habana, 5 jul.- El arte producido desde la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros, intersex y queer (LGBTIQ) narra el día a día en Cuba sin tapujos ni edulcoraciones, sugiere el dosier Desbordes de lo Homoerótico de la última entrega de la revista Extramuros.

La edición 38 propone dos segmentos fundamentales, una primera parte dedicada a la presencia de lo homoerótico en las artes del país y otro que rinde tributo al poeta y narrador Eliseo Diego (1920-1994).

Según el dramaturgo Norge Espinosa, la presentación de la revista, el pasado 27 de junio, en la librería universitaria Alma Máter, cerró un ciclo iniciado en la propia institución con el Curso de Literatura Cubana LGBTI, que impartió el pasado año junto al escritor Víctor Fowler.

“En este espacio pudimos crear un sitio de contacto para organizar y distribuir información sobre la presencia de lo homoerótico en la cultura cubana, que se halla muy dispersa y solo se le visibiliza de forma intermitente”, subrayó el también ensayista.

La investigadora y periodista Marta María Ramírez, por su parte, aludió los valores literarios del dosier durante la presentación del volumen.

A su juicio, la revista atrae la atención desde el inicio, “cuando aparece un Víctor (Fowler) que refiere entre sus motivaciones para trabajar el tema, el haber sido víctima de violencia homofóbica en la infancia”.

La activista feminista refirió, además, el acierto de la publicación al incluir un fragmento de la novela testimonio La casa Rosada, del escritor cubano Miguel Ángel Fraga, “sobreviniente de la enfermedad del VIH y el aislamiento”, tal y como enuncia una breve reseña introductoria.

“El autor narra su propia indefensión ante la enfermedad y las restricciones impuestas por las autoridades sanitarias (…) La novela es una reflexión sobre la sexualidad, el encierro y el miedo”, reflexionó.

Al respecto, la comunicadora resaltó “el uso preciso de términos como asilamiento y reclusión, sin temor a llamar las cosas por su nombre, un reclamo del feminismo desde hace mucho tiempo”.

La labor de búsqueda de sucesos referentes a la comunidad LGBTIQ en Cuba desde 1791 hasta 2013 fue reconocida por Ramírez, para quien “el esbozo de hechos, acciones, efemérides permiten a las personas adentrarse en una historia usualmente no contada o mal contada”.

Para la presentadora, el artículo “Eros y emancipación: Ofelia Rodríguez Acosta”, de la escritora Zaida Capote, rescata una figura poco conocida de las letras cubanas y que merece “formar parte de una nueva cronología, por sus aportes como periodista y escritora feminista”.

El fotógrafo, grabador y pintor Eduardo Hernández también adorna las páginas de Extramuros, con obras que reflexionan sobre los hombres y el homoerotismo.

“El autor ha logrado hilvanar un discurso que incomoda y asusta a personas conservadoras, pero que se impone porque necesitamos tomar el control de nuestros cuerpos”, puntualizó Ramírez.

Norge Espinosa, entretanto, esbozó una panorámica de la trayectoria de Hernández, quien “por 30 años ha realizado una labor casi secreta en La Habana, desmontando toda una genealogía de cuerpos masculinos que narran la ciudad y el país de otro modo”.

“En su carrera ha sido consecuente y por eso ha logrado convertirse en referencia en el tratamiento artístico del cuerpo desnudo”, precisó.

En el segundo segmento, la revista comparte impresiones sobre el poeta y narrador Eliseo Diego, a 20 años de su muerte.

Recorre la vida del Premio Internacional de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo (1993) a través de las palabras de su hija Josefina, quien protagoniza luego una entrevista que reivindica su calidad como escritora y traductora.

“Josefina ha sido bastante maltratada por el patriarcado, según el cual solo la obra de su padre es importante, aunque ella tenga voz propia”, sostuvo Marta María Ramírez.

El número 38 de Extramuros mantiene además sus secciones habituales con reseñas literarias y promoción del arte y la cultura en la capital.

Antes de concluir la presentación, trascendió que la próxima edición contará con una mirada contrastante a la última Bienal de La Habana y rendirá tributo a la compositora, guitarrista e intérprete cubana Marta Valdés. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.