Rutas y Andares, el reto de la renovación

Un proyecto que promueve el conocimiento del patrimonio atrae cada año a decenas de personas.

Jorge Luis Baños - IPS

Rutas y Andares comprende visitas guiadas a museos, talleres de conservación y restauración, obras de la ingeniería civil cubana, entre otras opciones.

La Habana, 31 ago.- Con el reto de renovarse con nuevas opciones concluyó el programa Rutas y Andares que desarrolla cada verano la Oficina del Historiador de la ciudad, mediante recorridos de las familias por museos y lugares de interés de la parte más antigua de La Habana e inclusive más allá de sus fronteras.

En el tradicional encuentro con familias que hayan finalizado un grupo específico de rutas, andares o talleres, Eusebio Leal, historiador de la ciudad, destacó: “creemos que, en primerísimo lugar, tenemos que consagrarnos a nuestros compatriotas, a los cubanos, primero, ellos y después los que vienen de todas partes del mundo”.

“Estas rutas y andares son una selección de todas estas ideas, y de la experiencia de muchos años guiando y explicando”, abundó.

A juicio de Leal, “cada visita es una creación y tiene que ser algo para dar y recibir” para lo que es necesario “leer y aprender y asistir cada día al deslumbramiento del conocimiento”.

El proyecto consiste en visitas guiadas a museos, talleres de conservación y restauración, obras destacadas de la ingeniería civil cubana y recorridos por las instituciones martianas, el arte contemporáneo, personalidades de la literatura y el romanticismo, entre otras.

Según destacó el último boletín El Semanal, un suelto informativo que acompaña esta experiencia, “se trata de sugerir nuevas lecturas a la ciudad y formas novedosas de acercarse al museo, pero también de contar con expertos en cada materia que sean capaces de guiar los recorridos y comunicarse con un público heterogéneo.

Bárbara Moreno, promotora cultural de la Oficina del Historiador y una de las iniciadoras de este proyecto, considera que cada año constituye un reto hacer nuevas propuestas con las colecciones que tenían los museos desde los inicios.

Para lograrlo, “el grupo gestor trabaja durante varios meses en el análisis de los resultados de los estudios de público de la edición anterior y de las propuestas generadas por los especialistas de la institución y las familias participantes”, explicó la publicación..

De acuerdo con Katia Cárdenas, directora de la Dirección de Gestión Cultural de la Oficina del Historiador, en las diversas opciones contempladas en Rutas y Andares participaron 12 mil 500 personas.

El programa incluyó ocho tipos diferentes de rutas, con visitas a 31 museos. Entre las novedades se encontraron los recorridos con audioguías por el Museo de la Ciudad, opción escogida por 350 personas.

Según explicó Cárdenas, entre julio y agosto se realizaron 21 andares con diferentes temáticas: espacios interiores y públicos de la ciudad, las maravillas de la ingeniería civil; la conservación y restauración, las artes plásticas y la arquitectura, las que atrajeron a más de mil andantes. Cuatro de ellos traspasaron los límites del Centro Histórico y llegaron al Vedado y Guanabacoa.

Esta opción, que en 2012 llegó a su décimo segunda edición, brinda la posibilidad de entrar en contacto con personalidades de la cultura. Por ejemplo, en el andar tras las huellas de la poetisa Dulce María Loynaz, Premio Cervantes en 1992, los escritores

Pablo Armando Fernández y César López, amigos de la autora, y su editor, Juan Nicolás Padrón, contaron sobre su amistad, sus encuentros y conversaciones.

Otra de las propuestas incluyó visitas a los talleres de los ceramistas Ángel Norniella y Amelia Carballo, la galería del pintor Pedro Pablo Oliva y el taller donde trabaja la pintora Zaida del Río.

Estas Rutas y Andares fueron posibles por la participación de 126 guías profesionales de la Oficina del Historiador, 12 intérpretes del lenguaje de señas y cerca de 400 colaboradores, tanto de la oficina como de otras instituciones, entre ellos arquitectos, investigadores e intelectuales.

A juicio de Cárdenas, este año las palmas se las llevan los 36 talleres dedicados a niños y adolescentes, que abarcaron diversos campos de la ciencia, las artes, la literatura y el patrimonio.

Para Marielis Rodríguez González, estudiante de estomatología, debutante en las Rutas y Andares, esta es la más seria y enriquecedora de todas las opciones que cada año se preparan para el verano. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.