Sello editorial español abre más puertas a la literatura joven cubana

Ediciones La Palma dedica toda una colección a obras recientes de una nueva generación de escritoras y escritores poco conocidos fuera de la isla.

“Diez narradores cubanos que no son Pedro Juan Gutiérrez ni Zoé Valdés ni Leonardo Padura ni…”, anuncia la portada del primer volumen de Colección G.

Foto: Tomada de coleccioncuba.files.wordpress.com

La Habana, 23 ene.- Una de las motivaciones iniciales del joven crítico Gilberto Padilla al crear Colección G, de Ediciones La Palma, fue presentar nuevos autores cubanos en la escena internacional y cambiar el panorama de los grandes catálogos en el mundo, que suelen incluir casi siempre a las mismas figuras.

Así nació Malditos bastardos, una antología de relatos que incluye 10 narradores cubanos poco conocidos a nivel internacional, jóvenes de mucho talento que “no son Pedro Juan Gutiérrez ni Zoé Valdés ni Leonardo Padura”, como reza en la portada del libro, explicó en un conversatorio realizado, el pasado 16 de enero, en la sede de la Embajada de España en La Habana.

Según Padilla, algunas personas hasta pueden pensar que la literatura cubana se quedó detenida en escritores de unos 60 años por la poca difusión que existe de los nuevos.

“En el sistema editorial aquí falta la intención de facilitar a los autores una plataforma internacional de visualización. (Con la antología) quería romper ese localismo asociado a la literatura cubana contemporánea en el mercado internacional”, detalló.

A su entender, el autor tiene que ser una extensión de su propio libro porque si no hace un trabajo de promoción, por supuesto que su texto no se vende, apuntó.

En estos tiempos en que Cuba está de moda, las grandes editoriales también miran a la isla buscando talentos, pero muchos tienen firmados contratos por varios años con pequeños sellos locales con poca capacidad de distribución y, por tal motivo, deben permanecer atados a ellos, observó.

Hasta la fecha, Colección G está compuesta por cuatro títulos: la antología Malditos bastardos, y las novelas No sabe/No contesta, de Legna Rodríguez; Días de entrenamiento, de Ahmel Echevarría y La autopista: The movie, de Jorge Enrique Lage.

“Al inicio empecé recibiendo manuscritos y debo confesar que seguí mis propios criterios personales de selección”, dijo Padilla, quien continúa buscando historias que formen parte de una narrativa global.

También pretendemos mezclar las artes visuales contemporáneas con la escritura, y por ello se combinan los textos con obras de los cubanos Adonis Flores, Jorge Otero y Mabel Poulet.

El karma de la Colección G sería que la gente venga atraída por las artes plásticas y se quede con la escritura, o viceversa, bromeó.

Según contó el director de la Colección Cuba del sello español Ediciones La Palma, Ignacio Rodríguez, en 2014 conoció a Gilberto y le habló de su deseo de tener un contacto más constante con la creación en Cuba.

Y así nació el proyecto de Colección G, compartió.

“Queríamos tener más libros sobre narrativa cubana, sobre todo de las nuevas generaciones, ahora van surgiendo otras ideas como la de publicar una antología de literatura erótica escrita solo por mujeres: ellas tienen mucho potencial dentro de la producción de las letras en este país”, detalló.

En las librerías de Madrid, la antología Malditos bastardos fue muy bien recibida y eso nos alienta también, agregó.

La editorial La Palma, de Islas Canarias, hizo sus primeras incursiones en Cuba durante 1994.

Pero fue 20 años más tarde, en febrero de 2014, que materializaron un convenio con la Editorial Cajachina, perteneciente al Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso.

En la Feria Internacional del Libro de La Habana 2014, ambos llegaron al acuerdo de realizar un volumen que recogería 10 relatos de 10 narradores jóvenes y prolíficos en publicaciones y premios como Ahmel Echevarría, Orlando Luis Pardo, Legna Rodríguez, Jorge Enrique Lage y Raúl Flores. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.