“Strawberry fields forever” en Bienal de La Habana

El pintor camagüeyano Joel Jover presenta un inusual recorrido por su obra en el complejo histórico Morro Cabaña.

Archivo IPS Cuba

La propuesta de Joel Jover intenta reproducir el espíritu de la canción de John Lennon, integrante del grupo británico Los Beatles

La Habana, 20 may- Siete cuadros y una instalación de la exposición “Strawberry fields forever” es la propuesta que trae el artista camagüeyano Joel Jover a los salones del complejo Morro Cabaña durante la XI Bienal de La Habana.

“Cada vez que terminaba una serie, hacía un cuadro grande resumen. Nunca supe muy bien que objetivo tenía eso”, explicó a la Redacción de IPS en Cuba.

“Para un curador ortodoxo, la exposición sería un dolor de cabeza porque, supuestamente, no tiene un hilo conductor, a no ser el tratamiento de las telas, con mucha materia y el personaje `El gran simulador´, la máscara que utilizo en casi todas las obras”, detalló.

La muestra de Jover en la XI Bienal de La Habana puede disfrutarse en las salas 15 y 16 del Pabellón D del complejo histórico Morro Cabaña desde el 12 de mayo hasta el 11 de junio.

La serie incluye piezas creadas entre 2004 y 2012 y son una suerte de resumen de esa etapa en la técnica y la manera de abordarla: una técnica mixta sobre lienzo que incluye yeso, carbón, barniz, acrílico, óleo y creyón.

“Desde esa época, vengo utilizando esta pintura matérica, una forma de poner materia en el lienzo, no hacerlo todo plano. Todo con lo que se pueda pintar, está en esas obras”, insiste.

Inaugura esta no intencionada retrospectiva, devenida homenaje de Jover a su generación, una obra de 2004 dedicada a recordar al escritor Willian Saroyan.

Por su parte “Strawberry…”, que le da nombre a la exposición, trata de reproducir el espíritu de la canción de John Lennon (integrante del grupo británico Los Beatles), como una convocatoria a la reflexión sobre el individuo y la manera en que las personas se comportan ante determinadas circunstancias.

Otro de los cuadros, “El alma incorrupta de los que mueren en el mar”, de 2012, “tiene que ver con las personas que tienen su fin en el mar y mi visión de cómo siguen vivas en la memoria y transcurre su paso de la muerte a la vida”.

“Cafetera con máscaras”, un cuadro de cinco metros llenos de cafeteras y máscaras, es un homenaje a la naturaleza muerta, indica el pintor, nacido en Puerto Tarafa, en la localidad camagüeyana de Nuevitas, en 1953.

La muestra incluye, además, la instalación “El flautista de Hamelín”, con diez taburetes con máscaras del Gran Simulador, que siguen a un Narciso, que se excita mirando su imagen, evidencia de su narcisismo y banalidad.

Con unas 40 exposiciones personales en Cuba y otros países, múltiples premios y obras en colecciones institucionales y privadas en todas las latitudes, Joel Jover nunca se ha visto tentado a dejar su provincia natal por las posibilidades que ofrece al arte la residencia en ciudades como la capital cubana.

“Estoy trabajando en un proyecto que me tiene muy complacido, algo que nunca he podido decir, son obras de pequeño formato, con un metro de alto y se llama `Los viajes del simulador´ y comenzó en paisajes de lugares donde he estado”, cuenta el artista.

La propuesta incluye imágenes de Italia, Nueva York, España, Alemania y Moscú, entre otros y salta hacia lugares donde Jover no ha estado, pero que le gustaría visitar. “Son paisajes muy sencillos hechos al carboncillo, donde aparece el simulador”, cuenta.

“Esto me ha dado pie para hacer una nueva serie que no he terminado todavía pero ya estoy pensando en la otra que se va a llamar `La casa del simulador´, sobre interiores de la casa donde vivo, con el simulador dentro”, dice. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.