Taller entrena a promotores de La Habana para trabajar con adolescentes

Es una iniciativa acogida por un centro pionero en La Habana Vieja que capacita a profesionales y brinda opciones de desarrollo a las y los adolescentes de la capital.

Investigadores, promotores e instructores de arte intercambiaron en sesiones teórico-prácticas y en equipo.

Foto: IPS_Cuba

 

La Habana, 13 abr.- Proporcionar herramientas al trabajo cultural que favorezca la participación de adolescentes como actores de transformación y desarrollo local, fue el saldo de un encuentro que reunió durante dos días en esta capital a promotores culturales e instructores de arte. 

Organizado por el estatal Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello (Icic) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el taller Participación cultural de niñas, niños, adolescentes y jóvenes en ámbitos comunitarios tuvo como sede al Centro a+ espacios adolescentes, enclavado en la parte fundacional de la ciudad.

Realizada los días 10 y 11 de abril, la capacitación propició el intercambio entre investigadores, promotores e instructores de arte involucrados en el trabajo con esa franja poblacional en varios municipios de La Habana, a través de sesiones teórico-prácticas y en equipo.

Abrir las puertas

El taller se propuso darles a promotores culturales herramientas teóricas y metodológicas que les permitan estimular formas de participación en las y los adolescentes para dialogar de una manera más efectiva con los proyectos comunitarios, explicó el investigador Pedro Emilio Mora, del Icic.

“Se trata de una labor que hemos desarrollado durante años para acompañar procesos: el estilo de participación que predomina es el disfrute desde el consumo”, apuntó.

Con este enfoque, continuó, “perseguimos dar maneras que trabajen más de cara a las necesidades reales de la adolescencia y los conviertan en los verdaderos protagonistas de los procesos de transformación”.

Con técnicas participativas, las y los talleristas construyeron definiciones sobre participación, cultura, comunidad y adolescencia, entre otros, que fueron posteriormente abordados con profundidad por los investigadores del Icic.

Dos días duró la capacitación con técnicas participativas.

Foto: IPS_Cuba

En el trabajo en grupos, se analizaron problemas del trabajo cultural con adolescentes para proponer posibles soluciones y se diseñó una propuesta de trabajo, que contempló las recomendaciones teóricas y metodológicas recibidas durante el taller.

“Quisiéramos romper con el esquema tradicional de la escuelita de arte, desde una onda verticalista muy dirigida. En su lugar, queremos mover formas de hacer diferentes, algo que pusiera una creatividad que ni siquiera pensaban que llevaban dentro”, indicó el también profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana.

Todos ganan

Al final del encuentro, instructores de arte y promotores culturales expresaron cómo sus expectativas se habían cumplido, e incluso, habían sido superadas.

Anniel Hernández, del Taller de Transformación del Barrio Buena Vista, en el municipio de Playa, declaró que el encuentro “me ha dado muchísimas herramientas para promover la inclusión y participación en el trabajo que hago a diario con adolescentes”.

En ocasiones, dijo, “cuando abordo temas de prevención del VIH/sida se me hace difícil llegar a ellos y aquí he aprendido algunas técnicas que me permitirán hacer las cosas de otra manera”.

Laritza Bolaños, promotora cultural del municipio de Diez de Octubre, compartió: “el taller me ha brindado un modo de acercarme para poder trabajar con adolescentes. A veces se hace complejo entenderlos y llegar a ellos de una manera que nos sintamos todos en una misma plataforma de socializar”.

“Llegué con muchas expectativas y el taller me brindó una plataforma teórica muy organizada y la posibilidad de asociar los constructos teóricos con la experiencias que uno tiene en el aula y con las tradiciones”, compartió Elaine Vázquez.

Para ella, fue “genial el trabajo como grupo sobre la motivación, cómo los afecta su falta y cuáles son las opciones culturales”.

A su juicio, las técnicas aprendidas ayudan a construir y formular otras y moldearlas en función de cada grupo de adolescentes.

Varias voces se pronunciaron por darle seguimiento a la experiencia, de manera que puedan seguir aprendiendo y eliminando las lagunas en este tipo de intervención.

Por su parte, los investigadores del Icic expresaron que estos talleres son sendas de dos vías porque ellos se enriquecen en el intercambio con personas que en su día a día trabajan con niñas, niños, adolescentes y jóvenes. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.