Teatro de títeres de Cuba busca crear una red

Un encuentro reúne a agrupaciones de varias provincias cubanas e invitados internacionales.

Actores de Teatro La Proa actúan para niñas y niños sin amparo familiar.

Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 7 ago.- La primera Jornada Habana Titiritera: figuras entre adoquines comienza hoy para propiciar el intercambio y la superación en todas las especialidades del teatro de títeres de manera que se incorporen técnicas y estilos poco usuales en la escena cubana contemporánea.

Organizado por el grupo Teatro La Proa, en coordinación con el Consejo Nacional de las Artes Escénicas y el Centro de Teatro de La Habana, la cita reunirá hasta el próximo 13 de agosto a grupos de la capital y las provincias de Matanzas, Sancti Spíritus, Cienfuegos, además de naciones como México, Estados Unidos, Chile y Venezuela.

Arneldy Cejas, actor, diseñador y director artístico de La Proa y la jornada, explicó que “La Habana cuenta con 100 grupos de teatro, de ellos 38 para niños y de títeres, lo que crea una evidente necesidad de intercambio y de creación de una red para socializar la labor de los titiriteros”.

Entre los objetivos del encuentro, figuran socializar experiencias como las cajas Lambe-lambe o teatro para un solo espectador, de sombras, con títeres de hilos, para bebés o puestas titiriteras para jóvenes y adultos.

“Perseguimos sensibilizar a los públicos en las estéticas del arte titiritero, mostrando un amplio y diverso abanico de espectáculos que abarquen todas las edades y espacios”, enfatizó el actor y director.

El programa de la jornada prevé funciones de títeres destinadas a toda la familia, exposiciones, talleres con niños y para profesionales del retablo, presentaciones de libros y homenajes.

 Algunas obras de la primera Jornada Habana Titiritera: figuras entre adoquines

-Chímpete-Chámpata, Teatro Nacional de Guiñol

-Los zapaticos de rosa, Teatro de Las Estaciones

– El príncipe de los colibríes, Titirivida

– Pepe y La Chata, Alas Teatro

– Los dos ruiseñores, Teatro Escambray

– Bebé y el Sr Don Pomposo, Okantomí

-Mowgli, el mordido por los lobos y Romance en Charco Seco, La Proa

-El hijo del viento, Bastián y Bastiana y La Cuca, El Arca

-Historias bien guardadas, La Salamandra

-En fin… el mar, Pálpito

-Sones, Cristeli

-Titiritero, Teatro del Puerto

-Como la noche y el día, Alas Teatro

-Historia de burros, Papalote,

-Floripondín y Azucena, Tentempié

-Federico y María: una historia de seda y aluminio, Cañabrava

-Érase una vez… un pato. CREATI AC, México

-Títeres Gabymar, Venezuela

Las sedes estarán en el Centro Histórico habanero: Teatro La Proa, Centro de Teatro de La Habana, El Arca, Museo de Arte Colonial, Teatro Martí, casas de México, de la Obrapía, de la Poesía y la Casa Natal de José Martí. Las subsedes serán La Madriguera, Casa del Alba y el Jardín Internacional de los Títeres de Adalett, en La Lisa.
Cejas y La Proa albergan el deseo de que la jornada tenga una continuidad porque “la ciudad y el público merecen que les regalemos una semana llena de títeres para refrescar el verano, al menos cada dos años”.

“Queremos que se quede y repetirla en el 2019. Para esa ocasión, esperamos contar con las instituciones que desde el principio recibieron la idea con los brazos abiertos: el Consejo Nacional de las Artes Escénicas, Centro de Teatro de La Habana, Asociación Hermanos Saiz y la Dirección de Gestión Cultural de la Oficina del Historiador de la Ciudad”, declaró a la Redacción IPS Cuba.

A juicio de Cejas, el teatro de títeres en Cuba goza de muy buena salud, “con muchos grupos a lo largo del país haciendo muy buenos títeres”.

“Algunos han sido escuelas para varias generaciones de titiriteros: Teatro Papalote y Las Estaciones, en Matanzas; el Guiñol de Guantánamo, o Los Cuenteros de San Antonio de los Baños, El Teatro Andante, de Granma; cinco de los más experimentados, que además convocan a encuentros para propiciar el crecimiento profesional de los colegas”, consideró.

Entre los más jóvenes, incluye a Teatro sobre el camino, de Santa Clara, a Alas Teatro, de Pinar del Río, que hacen un trabajo renovador, así como en la capital a Teatro El Arca, que se ocupa además de rescatar la historia con su museo, el grupo Polichinela de La Habana,  y Teatro Pálpito.

Sin embargo, dijo, “aún nos falta una escuela donde se estudie la especialidad, se formen atrezzistas y realizadores de muñecos y surjan creadores que defiendan nuestro arte. La necesitamos para experimentar con nuevas formas, estilos, estéticas y temas. ¡Adónde llegaríamos entonces si tuviéramos una escuela!”. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.