Teatro de títeres se renueva en Cuba

Cada dos años, llegan decenas de titiriteros a la ciudad de Matanzas, en el occidente del archipiélago.

Archivo IPS Cuba

Espectáculo Circo del Zoo, de Gigantería, en el Parque de la Libertad.

La Habana, 29 abr.- Aunque no existe una escuela de formación especializada, el teatro de títeres en Cuba goza de buena salud, según artistas jóvenes y otros más experimentados en esta tendencia creativa.

El actor Christian Jiménez, de Cienfuegos, a 232 kilómetros al sureste de La Habana, indicó que “quizás el teatro de títeres ha tenido momentos más altos que ahora, pero no está declinando ni mucho menos”.

“Está activo a pesar de que mucha gente joven se ha ido del país o algunos grupos se desintegraron”, sostuvo.

Jiménez subrayó que la fortaleza del teatro de títeres está en las provincias cubanas, a diferencia de otras manifestaciones cuyo desarrollo depende de La Habana.

A su juicio, resulta desventajoso que “no se acaba de constituir una escuela de titiriteros para que la gente joven pueda obtener los conocimientos específicos sobre el títere. Eso provoca estancamiento en un movimiento que está urgido de renovar, entre otros, a sus directores”.

Para Rubén Darío Salazar, director del grupo Teatro de Las Estaciones, de Matanzas, “el teatro de títeres está en un estado saludable. Nos mantenemos y luchamos por andar cada vez más sanos”.

“Lo hermoso, lindo y vivificante está en que cada uno tenga su espacio, su manera de decir y clamar por el mundo del arte”, apuntó.

La mirada de Yany Gómez, de Teatro Tuyo, de la provincia de Las Tunas, en el oriente cubano, está en las nuevas generaciones de titiriteros y el público.

“Hay muchos jóvenes que se están graduando con ideas frescas y muchas influencias de diferentes lugares. Eso nos ayuda a incrementar las técnicas y formas de hacer teatro. El público agradece ver cosas diferentes y de calidad”, declaró a la Redacción IPS Cuba.

De hecho, la riqueza del movimiento cubano fue demostrada en el XI Taller Internacional de Títeres, que sesionó en la ciudad occidental de Matanzas, del 19 al 27 de abril, con la participación de grupos de Argentina, Brasil, Nicaragua, México, Venezuela y Finlandia.

Durante el encuentro, la ciudad llamada La Atenas de Cuba se vistió de títeres, vivió intensas jornadas de talleres e intercambios durante las mañanas, para dejar paso a las presentaciones en teatros y parques, exposiciones y pasacalles, que animaron las tardes y las noches.

Se presentaron obras como “Romance en Charco Seco”; “La muchachita del mar”, una interpretación del cuento de Hans Christian Andersen; “Gris”, a cargo de Teatro Tuyo; y apropiaciones de clásicos como “El patico feo”, “Alicia en busca del conejo blanco” y “Pedro y el Lobo”.

Entre las obras presentadas por grupos foráneos se encontraron “Ave Fénix”, de la compañía de María Baric, de Finlandia; “Geni, la última tentación” (Brasil-México); “Nuestra raíz” (México) y “Eumel” (Alemania).

También se incluyó la exposición “Constelación de títeres”, donde el grupo de teatro local Papalote recogió muestras de muñecos y escenografías de nueve obras presentadas entre 1991 y 2012, que reflejan la vitalidad de este arte.

En tanto, Gabriela Céspedes, del grupo de teatro Gabriela, clavo y canela, de Argentina, dijo que se lleva “un gran aprendizaje de los titiriteros de Cuba, que trabajan incansablemente porque este arte no se pierda y demuestran que se puede producir y crear con pocos recursos”.

Paralelamente, en el balneario de Varadero, a 121 kilómetros al este de La Habana, sesionó una reunión del Consejo Mundial de la Unión Internacional de las Marionetas, con la presencia de importantes directivos de la asociación. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.