Última reverencia de Adria Santana

La emblemática actriz del teatro cubano desarrolló una exitosa carrera en Cuba y los Estados Unidos.

Cubadebate

En la cinematografía cubana, su última aparición fue en el papel de Onelia en la película “Casa Vieja”

La Habana, 1 oct.- La actriz cubana Adria Santana, ícono de su generación artística, falleció el 30 de septiembre en horas de la mañana víctima del cáncer y sus restos serán incinerados para cumplir su voluntad, cuando personalidades de la cultura y su público lamentan la pérdida de una joya de la escena teatral en la isla caribeña.

Reconocida por su fortaleza y entrega al trabajo hasta el último momento, buena amiga y “maestra” de generaciones de artistas, Santana falleció en la capital de Cuba a los 63 años de edad, después de un largo tratamiento médico para paliar el avance invasivo de la enfermedad.

Fue la actriz fetiche desde 1989 del dramaturgo cubano Abelardo Estorino, con quien estableció una relación “umbilical, básica, esencial”, dijo en una entrevista a la publicación digital La Jiribilla.

“Es una pérdida enorme, me cuesta trabajo pensar en un reparto sin ella. Estábamos acostumbrados a trabajar juntos. Confiaba mucho en ella como actriz y como persona. Donde ella estaba, todo quedaba garantizado por su sutileza, su sensibilidad y su inteligencia. No sé si podré seguir haciendo teatro sin Adria”, afirmó Estorino a la prensa cubana.

Durante su vida regaló inolvidables interpretaciones al público en los personajes de Bernarda en “La casa de Bernarda Alba”, Delfina en “Morir del cuento”, la Lalita de “Contigo pan y cebolla”, el protagónico de Medea y su desempeño en la Greta del monólogo “Las penas saben nadar”, entre otras que incluso no aparecen en las biografías publicadas en revistas e internet.

Pero, entre las que recordaba con más cariño, estaba su participación en “Vagos rumores”, la única obra cubana incluida en un archivo que, en Estados Unidos, atesora lo mejor del teatro mundial.

La obra “me desarrolló como actriz, pues hacía tres personajes completamente diferentes, partiendo de mi tripa, de mi corazón, de mi alma, sin maquillaje ni vestuario ni nada que me apoyara para cambiar de personaje, y eso es gracias a Estorino”, recordó Santana en una entrevista con la revista digital La Jiribilla.

Asimismo, participó en dramatizados y novelas para la televisión como “La delegada”. En la cinematografía cubana, su última aparición fue en el papel de Onelia en la película “Casa Vieja” (2010) del director Lester Hamlet, basada en la clásica obra del mismo nombre de Estorino.

Nacida el 29 de agosto de 1948 en Las Tunas, a 689 kilómetros al sureste de La Habana, Santana se graduó en de la Escuela Nacional de Arte en 1970 y un año después ingresó en Teatro Estudio, dirigido entonces por sus fundadores Raquel y Vicente Revuelta.

Así comenzó a ascender su carrera de actriz dedicada y capaz de desenvolverse en disímiles personajes, consolidada al trabajar con otros directores cubanos como Héctor Quintero, Armando Suárez del Villar, Berta Martínez, Carlos Díaz y el colombiano Jorge Alí Triana.

Santana también colaboró entre 1996 y 2000 con el Teatro Repertorio Español en Nueva York, Estados Unidos, país donde recibió el Premio de la Asociación de Cronistas de Espectáculo de Nueva York (1997) y del Festival Internacional del monólogo de Miami, Florida (2001).

Entre los galardones de su laureada vida profesional en Cuba atesoró el Premio Nacional Omar Valdés de la no gubernamental Unión de Escritores y Aristas de Cuba, la Distinción por la Cultura Nacional y la Medalla Alejo Carpentier, ambas otorgadas por el Consejo de Estado de la isla.

La actriz Miriam Learra, Berta Martínez y Estorino lamentaron en declaraciones a la prensa local la muerte de Adria Santana, considerada una de las grandes actrices de las tablas cubanas por su tenacidad e histrionismo para hacer reír, llorar y pensar desde la escena.

Artistas e intelectuales cubanos, radicados dentro y fuera de Cuba, replicaron la noticia en las redes sociales.

“Se fue Adria Santana. Fuerte, luchadora, admirable nuestra Adria! Que tristeza enorme. Adiós a esa gran actriz y excelente amiga, sabia y sencilla, divertida y maternal. Adiós, querida Adria. Tus ojos y tu voz quedan por siempre en nuestra memoria”, escribió en su perfil de Facebook la actriz María Isabel Díaz, desde la ciudad estadounidense de Miami. (2011)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.